Qué ver en Marrakech: Turismo tras las huellas de Yves Saint Laurent
LECTURA

Descubre qué ver en Marrakech siguendo las huel...

Descubre qué ver en Marrakech siguendo las huellas de Yves Saint Laurent

Yves Henri Donat Mathieu-Saint-Laurent, más conocido como Yves Saint Laurent, no nació en Marrakech, sino en Orán (Argelia) y allí vivió hasta que, tras graduarse, se mudó a París. Sin embargo, el que fue el modisto más joven de la alta costura francesa, se enamoró de Marrakech desde que la visitase por primera vez en 1966, acompañado por su socio y pareja Pierre Bergé. Al año siguiente, la pareja decidió comprarse una casa en la ciudad marroquí y, a partir de ese momento, el influjo de Yves Saint Laurent en esta ciudad imperial se haría cada vez mayor hasta convertir la ruta por el Marrakech de YSL en un obligatorio que ver en Marrakech. ¿Te vienes?

El primer viaje a Marrakech del diseñador Yves Saint Laurent: vida y aventuras en Marruecos

Cuando en febrero de 1966, Yves Saint Laurent y su pareja llegaron a Marrakech estuvieron a punto de volverse. Tras varios días de lluvia, se desesperaban ante la falta de luz y de sol que esperaban encontrar en Marruecos. Y justo cuando se disponían ya a hacer las maletas para regresar al invierno parisino, el sol hizo acto de presencia para revelar los auténticos colores de la ciudad. Aquél día, Yves Saint Laurent se enamoró de Marrakech y ese embrujo lo llevó a sus colecciones. La siguiente vez que el modisto regresase a la ciudad marroquí, lo haría ya a su propia casa.

Qué visitar en Marrakech: Casa de Yves Saint Laurent

Yves Saint Laurent dejó una impronta indeleble en Marrakech

Sería Dar el Hanch o la llamada Casa de la serpiente, un riad (la tradicional casa o palacio marroquí) dentro de la Medina al que viajaban dos veces al año, siempre en las mismas fechas, el 1 de septiembre y el 1 de diciembre. Este sería un buen punto en el que empezar la ruta de cosas que ver en Marrakech siguiendo la ruta del modisto. Para continuar, nada como visitar un clásico: la plaza Jamaa El Fna. Al joven Yves Saint Laurent le encandilaban los bailarines, los acróbatas y los encantadores de serpientes que se dejaban ver en este céntrico punto de encuentro de la ciudad.

Para seguir con los lugares imprescindibles que visitar en Marrakech puede recorrerse el barrio de Guéliz, deteniéndose en sus impresionantes residencias art-decó, lugar en el que el modisto adquiere su segunda vivienda en la ciudad y donde acudirían a visitarle personajes de la talla de Andy Warhol o los Getty.

El rastro de YSL en los jardines imprescindibles que ver en Marrakech

La Menara, uno de los jardines más conocidos de Marrakech, apareció en una campaña publicitaria de YSL después de que el diseñador hubiera paseado por sus rincones en innumerables ocasiones. Construido en el siglo XII, estos jardines cuentan con un enorme estanque artificial junto al que se erige el pabellón de La Menara, con su peculiar pirámide de color verde en el tejado. Las vistas del Atlas desde aquí es algo imprescindible que ver en Marrakech.

Qué hacer en Marrakech: Jardines La Menara

El Jardín Majorelle es un imprescindible en el Marrakech de YSL

Aunque si hay unos jardines unidos al nombre de Yves Saint Laurent ese es el Jardín Majorelle, en el barrio de Guéliz. La pareja se involucró para salvar este jardín que en los años 80 estuvo a punto de desaparecer tal y como se conocía, consiguieron protegerlo y crearon una asociación para salvaguardar tanto los jardines como el estudio y la residencia de Majorelle, el pintor del que recibe el nombre este rincón único de la ciudad. Desde entonces, y bajo la supervisión del modisto, se crean nuevas fuentes, aparecen nuevas especies y, posteriormente, nace allí el Museo Bereber, en el bellísimo edificio azul del recinto.

El museo de Yves Saint Laurent en Marrakech, un imprescindible en tu viaje a Marruecos: turismo, cultura y glamour

Y como última parada que ver en Marrakech siguiendo la ruta de Yves Saint Laurent está, como no, su museo, situado junto al Jardín Majorelle. El Musée de Yves Saint Laurent tiene más de 4.000 metros cuadrados entre los que se encuentra una sala para la exposición permanente, otra para las temporales, una biblioteca con más de 5.000 ejemplares, un auditorio para casi 150 personas, una librería y una cafetería.

Todo en el museo es un homenaje al modisto, desde la fachada que evoca la trama de una tela color tierra al hall cuyas paredes parecen un típico forro de las prendas de alta costura. En él pueden contemplarse más de 5.000 prendas y más de 15.000 accesorios. Un completo homenaje a uno de los modistos más relevantes de la historia junto al lugar –el Jardin Majorelle- en el que reposan sus cenizas y en la ciudad que le hizo feliz y a la que cambió para siempre.