San Fermín 2018 y otras fiestas populares españolas del verano
LECTURA

San Fermín 2019, comienzan las fiestas populare...

San Fermín 2019, comienzan las fiestas populares con el chupinazo

Santiago de Compostela y San Sebastián están separadas por 676 kilómetros. Distancia que en verano se puede recorrer haciendo paradas en cada una de las fiestas populares que se celebran en el norte de España, como la mundialmente reconocida como San Fermín 2019.

El día del Apóstol Santiago, el descenso del Sella y la Semana Grande de San Sebastián y Bilbao, son solo una muestra de todo lo que se celebra en el país. Toda esta algarabía arranca el 6 de julio en Pamplona con el chupinazo de San Fermín: España se une con el resto de festejos.


EN ESTE ARTÍCULO DE PIN AND TRAVEL:


Con el chupinazo de San Fermín 2019 comienzan las fiestas populares del verano

Cuentan que en época del Imperio Romano una ardilla podía recorrer la península Ibérica saltando de la rama de un árbol a otro. Hoy un viajero puede hacer ese mismo recorrido, pero encadenando una verbena con otra de cada localidad española durante los meses de verano.

El periodista y escritor estadounidense Ernest Hemingway, entre 1923 y 1959, asistió en nueve ocasiones  a una de esas fiestas populares; los Sanfermines. Se enamoró de la celebración, del ambiente y de la pasión con la que la gente lo vivía. En la actualidad los encierros de San Fermín son un acontecimiento internacional que cada año atrae a gente de todos los rincones del planeta. Hasta de las antípodas.

Los encierros de San Fermín

Sus crónicas publicadas en el periódico canadiense Toronto Star hicieron que las carreras de los bravos morlacos por el casco viejo de Pamplona tuvieran un eco inimaginable. Convirtió el chupinazo y las zancadas y quiebros por la calle de la Estafeta en algo universal.

Después de la fiesta de San Fermín 2019  (del 6 al 15 de julio), el espíritu festivo continúa por el norte de España.

Día del apóstol Santiago y el descenso del Sella

El 25 de julio en Santiago (y otros lugares de España) se celebra el día del Apóstol del mismo nombre. Esta fiesta combina lo lúdico con lo religioso durante dos semanas. Tiempo en el que los fuegos artificiales iluminan la ciudad en la noche. Incluso un gran castillo pirotécnico simula la fachada gótica de la catedral. Dentro de esta festividad es cuando el botafumeiro, ese gigante inciensario que hay en el interior del templo, se balancea de un lado a otro.

Descenso del Río Sella

Más mundano y deportivo es el descenso del Sella, la llamada fiesta de las piraguas, que acontece en las localidades asturianas de Arriondas y Ribadesella el primer sábado del mes de agosto. Este evento, también competición, está declarado Fiesta de Interés Turístico Internacional. Aquí en vez de bailar, beber y comer, lo que los participantes hacen es subirse a una piragua y remar 20 kilómetros, superando todo tipo de obstáculos: rápidos, cambios del nivel del agua y sortear a la gran masa de piragüistas que hay en el río. Está por ver dónde habrá más gente, si en el Sella o en esta edición de San Fermín 2019.

Dos semanas grandes: las fiestas de Donosti y las fiestas del Bilbao

Si San Fermín 2019, y todos los anteriores, comienzan con el tradicional chupinazo, la Semana Grande de San Sebastián (del 10 al 17 de agosto) lo hace con un cañonazo. Después de tantas verbenas a las espaldas, de haber corrido los encierros de San Fermín y de remar en el descenso del Sella te has ganado un merecido descanso a pocos metros de la playa de Ondarreta y el Peine del viento de Eduardo Chillida, en el hotel Barceló Costa Vasca de San Sebastián.  Ya no tendrás excusa para no nadar la travesía Getaria-San Sebastián, ni saltar en los conciertos de Álex Ubago, Bebe, Hombre G o Macaco.

Playa Ondarreta

La última etapa de este maratón de verbenas populares son las fiestas de Bilbao, del 17 al 25 de agosto. Donde tampoco faltan los conciertos, la comida y los fuegos artificiales. Aquí no hay playa, pero sí la ría Nervión y bien bonita que está decorada con el museo Guggenheim. Dormir con estas vistas en el hotel Barceló Bilbao Nervión es un placer y un remate fantástico a esta ruta de fiestas populares de España.