Conil, un paraíso del ‘conscious travel’

Trazamos una ruta por el pueblo gaditano y sus alrededores repleta de experiencias locales y auténticas. El conscious travel (viaje consciente) era esto...


El litoral gaditano es uno de esos rincones de nuestra geografía que más fácil nos pone practicar la nueva tendencia viajera: el conscious travel. ¿En qué consiste? Básicamente en un tipo de vacaciones respetuosas en las que el viajero desea sentir una conexión especial con el entorno, ya sea a través de su gastronomía o de experiencias auténticas alejadas de los tradicionales paquetes turísticos. Además, viajar de manera consciente contribuye también al desarrollo local, ya que con esta modalidad estamos participando de forma activa en la economía local, así como en la conservación de tradiciones y costumbres propias del destino que elijamos. 

Conil es conocido por conservar su idiosincrasia a pesar de sus altos índices de turismo

Pese a ser uno de los enclaves turísticos con más tirón en la península, Conil y sus alrededores son conocidos por haber sabido conservar su idiosincrasia. Prueba de ello es que en sus calles aún conviven turistas con lugareños, sin mermar un ápice los encantos que convirtieron la provincia en el destino preferido de gentes de todo el mundo.

A continuación, te proponemos una ruta que no deberá faltar en tu próximo itinerario si quieres sumarte a la tendencia viajera más sostenible.

Ruta por los mercadillos artesanales

Ir de mercadillo nos gusta a todos –o a casi todos–. Artículos vintage y artesanía local, elementos de decoración, bisutería, ropa, minerales… De todo y para todos los gustos. El de Conil se encuentra a lo largo del Paseo Atlántico, y está abierto de junio a septiembre. En él podemos encontrar todo tipo de souvenirs y complementos, y a medida que va cayendo la tarde, se pone de lo más animado. También en la Plaza Santa Catalina se celebran regularmente mercadillos de artesanos.

Otro que nos encanta es el rastro de Vejer, situado a pocos kilómetros de Conil, en una localidad considerada uno de los pueblos más bonitos de la geografía española y que no deberás pasar por alto en tu próxima escapada al sur. Objetos de coleccionismo, cuadros, antigüedades o ropa de segunda mano se dan cita el primer domingo de cada mes en horario de mañana en la calle Juan Relinque, una de las arterias del pueblo. Una buena excusa para disfrutar del Vejer más auténtico, sus callejuelas y gentes. 

Plaza de Santa Catalina en Conil de la Frontera

Un tapeo de km0

Seguimos de mercado en mercado, pero esta vez, nos vamos a uno gastronómico. En el Mercado de Abastos de Conil, situados en la zona de La Bodega, se pueden adquirir productos locales y de cercanía como el queso payoyo, vinos de la región, miel artesanal o, cómo no, el atún rojo de almadraba.

Esta delicatessen marina es también el foco del restaurante Atunante del hotel Barceló Conil Playa, que invita a disfrutar de un viaje gastronómico alrededor de esta especie. Además, en el hotel se puede adquirir fruta y verdura ecológica de km 0 en su Conscious Truck; un market de productos locales y frescos de temporada que ayuda a reducir la huella ecológica al mismo tiempo que incentiva la gastronomía local. Un plan redondo.

El atún rojo, el producto de km 0 que protagoniza la carta de Atunante

Hospedarse en Barceló Conil Playa, un hotel que fomenta el 'concious travel'

La perfecta localización de Barceló Conil Playa, sobre unos acantilados en la famosa cala Fuente del Gallo, y su diseño responsable y respetuoso con el medio ambiente convierten este hotel en un destino en sí mismo y el lugar desde donde conocer todos los encantos de la zona.

Con espectaculares vistas al océano, alojarse en Barceló Conil Playa supone estar en completa armonía con el entorno que lo rodea. El hotel cuenta con Calificación de Eficiencia Energética y posee una arquitectura escalonada y un diseño concebido desde la sostenibilidad, permitiendo que el hotel se integre perfectamente en el paisaje y fomentando su carácter responsable. Una base perfecta para disfrutar de tu escapada más consciente.

Barceló Conil Playa

De cala en cala

Si tu principal preocupación durante las vacaciones (sobre todo si quieres que sean lo más sostenibles posible) es el desplazamiento, son varias las compañías que ofrecen servicios de alquiler de coches y motocicletas eléctricos, para así evitar generar índices elevados de dióxido de carbono y apostar por un turismo más responsable. Una forma eco de conocer todas las calas y playas recónditas que ofrece la zona que, ya os avisamos, ¡no son pocas! Y como probablemente en algún momento te quedes sin carga, te conviene saber que Barceló Conil Playa dispone de infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos.

PLaya Fuente del Gallo, en Conil

Un museo entre árboles

¿Contemplar obras de artistas de prestigio en un paseo por el bosque? La Fundación Montenmedio Contemporánea es un espacio museístico al aire libre, donde el arte está en diálogo constante con la naturaleza. Situada en la Dehesa de Montenmedio, puede ser visitada durante todo el año, aunque es en los meses de verano cuando tienen lugar la mayoría de sus actividades, como conciertos o talleres para niños. Una manera sostenible de disfrutar del arte contemporáneo con obras de artistas de renombre internacional como Marina Abramovic, Maurizio Cattelan, Olafur Eliasson o Pilar Albarracín. Tip: no te vayas sin adentrarte en la imponente instalación del genio de la luz James Turrell: será una de las mejores experiencias sensoriales que te lleves de tu viaje al sur.

Obra " Pared de ladrillos Quasi" de Olafur Eliasson, en la Fundación Montenmedio Contemporánea

Avistamiento de animales marinos

Para ver de cerca ballenas y delfines hay que retirse unos kilómetros de Conil, concretamente a Tarifa. A diferencia de los zoos o parques acuáticos, a través de esta experiencia pueden contemplarse las especies que habitan la zona del Estrecho en su hábitat natural. Hay varias empresas que ofrecen paseos en barco desde Tarifa, solo hay que ponerse en contacto con ellas y reservar para el día que prefieras. Una actividad que encandila tanto a niños como a mayores.

Si buscáis una experiencia más inmersiva, el bautismo de buceo puede ser otra opción muy enriquecedora que puede realizarse en muchas de las playas de Conil. Hay pocas actividades tan sostenibles durante el verano como hacer deporte en el medio natural, donde no necesitamos otra cosa que nuestro cuerpo y ganas. En Conil, practicar el buceo puede ser una experiencia muy enriquecedora, ya que sus costas y fuertes corrientes hacen que sus fondos marinos sean todo un espectáculo. De hecho, son numerosas las empresas que ofrecen cursos avanzados y de iniciación de esnórquel en la zona. ¿Un plus? No hay nada como ser conscientes de la vida que nos rodea para ser más respetuosos con el entorno. 

Dos ballenas piloto -también conocidas como calderones- en las aguas entre Tarifa y el Estrecho de Gibraltar