RH Corales Resort no es solo un hotel en Tenerife, ¿quieres saber por qué?
LECTURA

Tenerife tiene nuevo hotel de lujo: Royal Hidea...

Tenerife tiene nuevo hotel de lujo: Royal Hideaway Corales Resort

Su diseño lo firma el arquitecto local Leonardo Omar y promete experiencias únicas hechas a medida. El nuevo hotel de lujo Royal Hideaway Corales Resort, que abrirá sus puertas en febrero de 2018, es diferente a todo lo que ya has visto. Echa tú mismo un vistazo.

Estrellas y corales en un nuevo hotel en Tenerife

Su forma y sugerentes curvas te llevan a alta mar. Al océano Atlántico exactamente. Rodeado de agua y con forma de barco, se levantan dos bloques hermanos que, unidos por una pasarela, se inspiran en los corales que rodean la isla de Tenerife. El diseño es del arquitecto tinerfeño Leonardo Omar y el resort de lujo es el nuevo Royal Hideaway Corales Resort, la última apuesta de Barceló Hotel Group que llegará con forma de regalo de Reyes, pues alojará a sus primeros huéspedes en febrero de 2018.

Quienes estén alojados en una de las estancias del hotel Royal Hideaway Corales Suites podrán vivir la experiencia gastronómica de lujo Chef in room. Allí, en su propia cocina, uno de los chefs del hotel introducirá a los huéspedes en la cocina canaria y el sumiller seleccionará los caldos que mejor mariden con el menú. Si los asistentes al showcooking se animan podrán aprender técnicas de cocina que aplicar en sus casas al terminar las vacaciones y llevarse algo más que el moreno puesto. Tras pelar, cortar, observar y cocinar, toca comer y degustar. Además, los comensales se llevarán de recuerdo una chaquetilla de chef con su nombre.

También para los clientes del Royal Hideaway Corales Suites está dedicado el floating mindfulness massage. En las piscinas privadas de las suites podrán darse un relajante masaje de 45 minutos acompañado de una sesión de mindfulness de la misma duración en la que olvidarse de todo. El escenario no podía ser mejor.

Su ubicación, diseño y entorno son, cuanto menos, singulares, porque no se trata de un resort de playa más, sino de una apuesta arquitectónica con sello propio en la que la vanguardia en todas sus formas cobra significado.

Orientado hacia el Atlántico y con el 90% de las estancias mirando al océano, Royal Hideaway Corales Resort está ubicado en el sur de Tenerife, junto a la Caleta, en la Costa Adeje, uno de los pocos pueblos pesqueros tradicionales que aún mantienen su esencia y tradición con sus barcos pesqueros fondeados o el paseo marítimo con sus restaurantes de toda la vida.

Además, no se trata de un solo edificio, sino de dos propuestas completamente diferentes, pero complementarias, unidas por una pasarela. Pensado para unas vacaciones en familia, con amigos o pareja, el Royal Hideaway Corales Suites está formado por suites, villas y exclusivos penthouses con salón y cocina completamente equipados para sentirse, mínimo, como en casa. Los huéspedes podrán elegir entre estancias con 1, 2 o 3 habitaciones independientes, pero sea como sea, con terrazas espectaculares que miran a la bahía de las cuales más de 50 tienen piscina privada.

Por otra parte, y para aquellos que busquen un plan más relajado podrán reservar su habitación en el hotel Royal Hideaway Corales Beach, un concepto Adults only con instalaciones propias –como piscinas, restaurantes, bares y una zona wellness, además de un programa de actividades deportivas child free– y habitaciones amplias de más de 55 metros cuadrados donde hasta el último centímetro está pensado, y grandes terrazas, algunas incluso con bañera de hidromasaje exterior incluida.

Lee también: European Hospitality Awards: los ‘Oscar del turismo’ ya tienen sus nominados

Experiencias diseñadas a medida para sus huéspedes

Que esté frente a la playa de La Enramada es un plus importante. Que su entorno sea natural y su diseño arquitectónico único, también; igual que las cinco estrellas que coronan su nombre. Sin embargo, si hay algo que sólo tiene este resort y que marca la diferencia con el resto es la cantidad de experiencias a medida de las que dispondrán sus huéspedes a partir de febrero de 2018.

Quienes estén alojados en una de las suites de Corales Beach podrán vivir una experiencia gastronómica digna de hoteles de lujo en Tenerife Sur. Allí, en su propia cocina, uno de los chefs del hotel cocinará para los huéspedes y el sumiller seleccionará los caldos que mejor mariden con el menú. Si los asistentes al showcooking se animan podrán aprender técnicas de cocina que podrán aplicar en sus casas al terminar las vacaciones y llevarse algo más que el moreno puesto. Tras pelar, cortar, observar y cocinar, toca comer y degustar. Además, los comensales se llevarán de recuerdo una chaquetilla de chef con su nombre.  

Muchas cosas definen Tenerife, pero la naturaleza es uno de sus fuertes. Parques imponentes, piscinas naturales en las que zambullirse sin miedo en sus aguas limpias y claras (como el Charco del viento o el de La Laja); playas de piedra o arena que viven en una continua primavera, y rincones tan únicos que pueden presumir de no tener contaminación lumínica y por tanto ser idóneos para ver las estrellas.

En esta línea va otra de las experiencias que propone Royal Hideaway Corales Resort: un star night cruise. El plan, pensado para grupos de hasta nueve personas, consiste en una cena a bordo de un barco de alta gama acompañados por un experto en astronomía que explicará a los asistentes todo lo necesario para poder apreciar las maravillas del cielo canario. Además, los amantes de las estrellas cenarán a bordo de la embarcación.

Ser el pico más alto de España con 3.718 metros, y su altitud media de 2.000 metros no sólo le valió el título en 2007 de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El Parque Nacional del Teide es, además, el parque más visitado de España y Europa (según sus propias cifras) con más de tres millones de turistas al año y el más grande y antiguo de las Islas Canarias con una extensión de casi 19.000 hectáreas.

Para ver tal semejante espectáculo, que además forma parte de los Destinos Startlight que certifican que la observación de estrellas cumple con los requisitos y procedimientos establecidos para la protección del cielo, el hotel propone a sus huéspedes ver tal espectáculo de dos maneras únicas: desde el mirador de la estación del teleférico o en un recorrido de una hora en helicóptero en el que además visitarán Santa Cruz de Tenerife y la costa norte, donde se esconde otra de las maravillas de la isla, Los acantilados de los Gigantes.

Lee también: El verano continúa en las Islas Canarias