Salir de fiesta con los Locals Pepino Marino y Crawford, DJ Trend Twins
LECTURA

Salir de fiesta con los Locals Pepino Marino y ...

Salir de fiesta con los Locals Pepino Marino y Crawford sin parecer nuevo en Madrid

No se trata de fingir, sino de adaptarse a las circunstancias. El hotel Barceló Torre de Madrid propone, a través de su grupo de expertos en diferentes disciplinas, una salida de día y de noche huyendo de los sitios típicos. En esta ocasión nos acompañan los DJ Trend Twins, quienes convertirán a los turistas en madrileños de pro.

Cómo no parecer un turista en Madrid con Pepino Marino y Crawford: DJ Trend Twins

Trend Twins

El mundo se divide en dos: los firmes partidarios de los viajes organizados en grupo y los que prefieren buscar su  propia ruta y camuflarse entre los locales. Si eres de los segundos y estás dispuesto a dejar llevar por planes diferentes de la mano del dúo Trend Twins, coge aire. Casi del desayuno a las copas nocturnas vivirás una experiencia única.

Pepino Marino y Crawford son un tándem bajo el nombre Trend Twins. Allí donde va uno, el otro le sigue y hasta su estética y sus looks coinciden al 95% en cada una de sus apariciones públicas. Son colegas y pareja laboral. El primero es fotógrafo, el segundo escritor y el trabajo de ambos está ligado a la música –son DJ de fiestas y de las sesiones más cool de Madrid como Diamante o ¡Que trabaje Rita!-, el cine y la moda. También forman parte de The Locals, el grupo de expertos en diferentes sectores (arte, moda, diseño o música) que comparten sus planes (previa reserva) con los huéspedes del hotel Barceló Torre de Madrid. Un fuera de ruta en toda regla.

Bajad del bus turístico para salir de fiesta por Madrid

La agenda de Pepino Marino y Crawford, DJ Trend Twins, no está en blanco. Hay direcciones, nombres de tiendas, bares, garitos… y  museos y monumentos de Madrid capital. El primero, y con el que proponen empezar el día es el Museo Cerralbo, muy cerca del hotel y donde residió el Marqués Enrique de Aguilera Gamboa hasta principios del siglo XX. La casa, construida ya en sus orígenes como vivienda y museo para dar cobijo a sus colecciones de arte, está abierta al público para que este se deleite con sus 50.000 piezas, entre las que hay cerámica, esculturas, libros, relojes, pintura, tapices… Además de poder pasear casi a tus anchas por la casa del aristócrata madrileño cual voyeur, según la época del año organizan conciertos en el jardín o un club de lectura.

El siguiente paso en el recorrido nos lleva al barrio de Malasaña, el que nunca duerme con sus tiendas, restaurantes, clubes y terrazas casi en cualquier momento del año. Cuna de la Movida madrileña de los ochenta, sigue siendo uno de los epicentros de lo que se cuece en la capital. Allí, con un rótulo en la puerta que recuerda a otra época, está Casa Quiroga, una tienda en la que lo mismo puedes encontrar los últimos chubasqueros de moda y piezas de diseño de cerámica, que bolsos o cómodas con un aire vintage hechas a mano por el estudio Énola. En el sótano también exponen arte y muebles a los que les han dado una segunda vida. La tienda mola.

Tras haberte hecho con alguna de sus prendas o piezas de diseño (es difícil salir de allí con las manos vacías), toca cenar. Aunque poco tiene de castizo una hamburguesa, la que sirve en Naïf Burguer & Bar se ha ganado la fama de ser una de las mejores de la capital y allí van los que quieren disfrutar de una buena carne. Coge fuerzas antes de convertirte en un gato más de la noche madrileña.

De fiesta con Pepino Marino y Crawford

Tomarse la primera copa en el bar Garra del hotel Torre de Madrid es algo que hay que hacer, así que será esta noche. Te seducirá su carta, su decoración y el ambiente cosmopolita que se respira a sólo unos metros de una de las arterias principales de la ciudad, la Gran Vía.

Recorrerla de noche nada tiene que ver con hacerlo de día, con todas sus tiendas abiertas y a rebosar. Tan eléctrica y seductora como a las 11 de la mañana, los neones de los teatros y la atmósfera nocturna le dan otro color. A estas horas, Museo Chicote, una de las coctelerías más míticas de Madrid, abierta en los años 30 y por la que han pasado absolutamente todas las personalidades nacionales e internacionales, luce diferente. Aunque es posible picar algo en sus mesitas, el lugar vuelve a sus orígenes cuando ha caído el sol. Y tal y como reza su carta: “Dicen que no conoces Madrid si no has estado en Chicote”.

En las calles adyacentes a Gran Vía los locales invitan a salir de fiesta por Madrid. Posiblemente no sea esta la zona a la que vayan los turistas, más animados por las ofertas 2×1 del barrio de Huertas, pero de la mano de los Trend Twins nada va a ir mal. Corazón, también en Malasaña, puede ser uno de los bares en los que bailar hasta que tu cuerpo diga basta. Y si tienes la suerte de que tus anfitriones sean ese día los DJ de alguna de las fiestas como Boite, Tanga o WE Party podrás entrar sin hacer colas y tendrás acceso VIP al reservado.

Si te ha gustado este plan sin guía de viajes ni más compañeros que dos auténticos Locals madrileños, seguro que las propuestas del resto del grupo de expertos también te atraerán.