Escapadas de última hora para el Puente de noviembre

¿Norte o sur? ¿Playa o montaña? Si te has quedado sin ideas tras el puente del Pilar, aquí tienes un puñado de ideas para una escapada muy top sin salir de España


Cada festivo nacional del calendario es acogido por todos como un regalo caído del cielo, porque ofrece la opción de hacer puente. El 1 de noviembre se celebra en España el Día de Todos los Santos, una festividad religiosa que recuerda a los difuntos. Es el Día de los Muertos, motivo por el cual los cementerios se llenan de flores y visitantes y las ciudades de turistas con hambre de conocer hasta el último rincón. 

En el puente de noviembre lo que más apetece es viajar, comer bien y, a rasgos generales, disfrutar. Básicamente, hacer una escapada para resetear y volver con las pilas bien cargadas. La premisa, tanto si buscas un plan urbano como si vas tras un destino de playa, es aprovechar cada día como si no hubiera un mañana (porque lo cierto es que no está garantizado). Así que, si te preguntas dónde ir en el puente de noviembre para lograr este estado de hedonismo y evasión, nuestras propuestas te van a encantar. Solo tienes que elegir destino y entregarte al pasatiempo más agradecido, ya sea en familia, en pareja, con amigos o solo/a. 

¿Un plus? En este enlace encontrarás suculentas ofertas en alojamientos para que, además, tu cuenta bancaria no se resienta estos días.

¿A las Islas Canarias en noviembre? Planazo

No nos cansamos de decirlo: las Islas Canarias son siempre una buena idea. Aunque es muy difícil definir un clima específico al hablar de Canarias, ya que depende de la isla en donde nos encontremos, lo cierto es que se sitúa en una zona de transición entre el clima templado y el tropical. Esto se traduce en buen tiempo durante todo el año. Mientras el frío se instala en la península durante las estaciones de otoño e invierno, en Canarias sigue brillando el sol en una suerte de primavera eterna.

Sobrevolar el Teide es un plan inolvidable si vas a Tenerife

La isla de Tenerife no es una excepción. De ahí que resulte tan tentador prolongar el puente de noviembre y regalarse unas buenas vacaciones marcadas por el contacto con la naturaleza mediante excursiones y rutas de senderismo, chapuzones en la playa, puestas de sol y deportes de aventura. 

Tenerife: el destino donde combinar senderismo y chapuzones en la playa con deportes de aventura o el mejor relax

En este itinerario no pueden faltar los siguientes ocho planes, dispuestos en forma de lista para que tengas el placer de irlos tachando cuando llegues al hotel y cojas con gusto la cama. Subir al Teide, un volcán inactivo que es la cima más alta de España, y contemplar el sol desde su observatorio. Sobra decir que aquí la calidad del aire y la visibilidad del cielo son mucho mejores. Pasear por el Parque Rural de Anaga, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO.- Recorrer los Roques de García, descender el Barranco de Masca y hacer una ruta en kayak para admirar los acantilados de Los Gigantes (entre otras aventuras). Avistar cetáceos partiendo en barco desde Los Cristianos, Puerto Colón o, nuevamente, Los Gigantes. Bañarse en cuatro playas que enamoran a cualquiera: Las Teresitas, Benijo, La Tejita y El Bollullo. Esta última está situada en la costa de La Orotava, un municipio cuya belleza es un secreto a voces, sobre todo la arquitectura señorial de sus casas y principales monumentos. Comer en un auténtico guachinche, donde la comida es casera, el pequeño agricultor da salida a su producción de vino y los alimentos son de primerísima calidad.- Descubrir el casco antiguo y el encanto de las calles de La Laguna, la antigua capital de Tenerife. Pasar una mañana en las piscinas naturales, también conocidas como charcos, de Garachico.

Cabo de Gata: paisajes de otro planeta

En esta ocasión, a la pregunta de dónde viajar en noviembre por España, la respuesta es Cabo de Gata. Esta zona almeriense está llena de paisajes de postal de los que no somos conscientes: desde playas de un agua azul turquesa a pueblecitos pesqueros, pasando por calas salvajes y desiertos coloreados por pitas, alazores y otras plantas autóctonas.

El Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, un parque de origen volcánico y el espacio protegido marítimo-terrestre de mayor superficie y relevancia ecológica de todo el mar Mediterráneo occidental europeo, es quizá el mejor ejemplo para ilustrar la afirmación anterior. Desde Barceló Cabo de Gata tienes acceso directo a este enclave natural, además claro de estar a pie de playa y a tan solo diez minutos del aeropuerto.

El Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar es un parque de origen volcánico famoso por su valor ecológico y por su deslumbrante belleza

Como sabemos que a la hora de organizar un viaje todas las recomendaciones son bienvenidas y ninguna está proscrita, hemos hecho lo propio seleccionando algunos planes que no pueden faltar si te decantas por pasar el puente de noviembre en Cabo de Gata: empezando por saborear el pescado fresco de la Isleta del Moro, continuando por visitar Níjar (incluido en la lista de “Los pueblos más bonitos de España” por la Asociación de los Pueblos más Bonitos de España) y acabando con admirar la panorámica que ofrece el Arrecife de las Sirenas.

Y ya que estás por la zona, no desaproveches la oportunidad de acercarte a Murcia y comprobar por qué ha sido capital gastronómica y por qué cuenta con algunos platos tan característicos. Puedes disfrutar de un Caldero del Mar Menor, zarangollo, michirones, pastel de carne o, como no, uno de sus postres más típicos, los paparajotes. Eso sí, que no te engañen, la hoja de limonero solo sirve para dar sabor, ¡no se come!

Huelva y su paraíso natural

A veces se nos olvida que Huelva cobija paisajes y playas alucinantes. La tercera parte de sus tierras corresponde a espacios naturales, entre los que se encuentran el Parque Natural de Doñana y las Marismas del Odiel. Así pues, Huelva es un sitio para respirar profundo y suplir el déficit de naturaleza que, por desgracia, conlleva la vida en muchas ciudades de España. Un destino que balancea con precisión mar y montaña, cultura y bienestar, tradición y modernidad, y donde la gastronomía y la devoción por la romería del Rocío juegan un papel principal.

El Parque Nacional de Doñana es un mosaico de ecosistemas con una biodiversidad única en Europa

Entre sus muchas ciudades, cabe destacar Ayamonte, donde las tapas son una filosofía de vida y el centro histórico merece su buena tarde caminando. Además, no te puedes perder su costa, salpicada de playas y calas: Isla de Canela y Punta del Moral son dos de las más populares.

Este itinerario por tierras onubenses continúa con El Rompido, un pintoresco pueblo de pescadores donde conocer el Paraje Natural de la Flecha, remojarse en la playa de Nueva Umbría (desde Barceló Punta Umbría Beach Resort queda solo a doce minutos en coche) y hacer rutas de senderismo con destino al Parque Natural de Doñana, a Islas Cristina e incluso a las Marismas del Odiel.

Tampoco nos olvidamos de Moguer, la cuna del premio Nobel de Literatura Juan Ramón Jiménez, quien le dedico cantidad de versos. El apodado “pueblo de la poesía” es también el pueblo de los fresones y un lugar en el que dejarse tentar por la confitería. No es de extrañar que Moguer, por estas y otras razones, como el Monasterio de Santa Clara o la construcción de la carabela ‘La Niña’ de Colón, fuera declarado Bien de Interés Cultural e incorporado a los Lugares Colombinos.

Otoño en la Ciudad Condal

Tan a menudo se puede (y debe) viajar a Roma como a Barcelona, pues pocas ciudades hay tan activas y seductoras, plagadas de museos de toda índole, restaurantes de estrella Michelin, conciertos de música clásica o electrónica, parques, galerías de arte, mercados al aire libre… Barcelona es uno de los lugares para viajar en noviembre más recomendados, especialmente en el puente de Todos los Santos.

La Sagrada Familia uno de los monumentos más visitados de Barcelona, y de todo el país, aunque más de un siglo después de que se iniciara su construcción sigue sin estar terminada

¿Qué ver en Barcelona? Una visita a Barcelona no puede contemplarse sin una preciosa ruta por el modernismo que impregna la ciudad, desde las emblemáticas La Pedrera, la casa Batlló, el Park Güell o, por supuesto, la inacabada Sagrada Familia. Si hay algo que antes o después tendrás que hacer son las compras navideñas, así que ¿por qué no ahora? Pasea por los barrios del Gótico o el Born en busca del detalle perfecto que te dará la gloria en apenas dos meses. Quien avisa…Si el shopping no ha podido contigo, ¿por qué no un poco de cultura y gastronomía local? Aprovecha para ver alguna exposición y entretente en los puestos del Mercado de la Boquería antes de continuar por las Ramblas y encontrarte con el mar. Y si quieres la panorámica completa, no te pierdas la ciudad desde Montjuic o el Tibidabo.

León, un plan que sorprende

León es uno de esos lugares que cuenta con lugares míticos, Patrimonio de la Humanidad, y que bien merece una escapada en uno de los puentes que nos ofrece el otoño. Uno de los reclamos más conocidos para todos los que se acercan a León es visitar el Barrio Húmedo, porque en el se encuentra gran parte del casco viejo de la ciudad y porque es uno de los mejores lugares de España para tapear: las patatas de El Flechazo, la morcilla (y el peculiar carácter del dueño) de La Bicha, las croquetas de El Rebote o la sopa de ajo del Rincón del Gaucho. No te vas a quedar con hambre, te lo aseguramos.

Pero además de disfrutar de la gastronomía, León cuenta con encantos para disfrutar de una maravillosa escapada en el Puente de Noviembre. Para empezar, su impresionante catedral, declarada Patrimonio de la Humanidad y con unas impresionantes vidrieras que no te cansarás de contemplar; la Casa Botines, del genio Gaudí; el convento de San Marcos; la Colegiata de San Isidoro y las maravillosas plazas en las que disfrutar de la vida leonesa: la Plaza Mayor y la del Grano.

Y como bonus final, si eres un apasionado del arte contemporáneo, no debes dejar de visitar el MUSAC, el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León, situado en un impresionante edificio de los arquitectos Emilio Tuñón y Luis Moreno y que alberga más de 1600 obras.

Iglesia colegiada de San Isidoro por la noche, en León

Escapada rural a Huesca

Para quien aún no lo sepa, Boltaña es un pueblecito ubicado en Huesca, en la ribera del río Ara. El adjetivo que mejor lo describe es “mágico”, y es que sus callejuelas empedradas y sus típicas casas pirenaicas te transportan a un cuento del siglo pasado. Sensación que acrecientan las leyendas de brujas que todavía perviven en el pueblo y rodean de un halo de misterio muchos de sus monumentos, como el castillo de Boltaña y el mirador que lo complementa. Y si piensas en un lugar íntimo rodeado de montañas para celebrar tu boda, deberías tener en cuenta la Ermita de Santa Lucía.

Para redondear la experiencia de desconectar de todo y de todos, alójate en Barceló Monasterio de Boltaña. Este hotel nace tras la renovación del antiguo monasterio del siglo XVII que se hallaba en este mismo emplazamiento, localizado en el corazón del Pirineo Aragonés, a los pies del Parque Nacional de Ordesa y de Monte Perdido. Un sitio verdaderamente privilegiado.

Boltaña, un pueblo entre montañas con mucho encanto

Puente de noviembre en la bella Cáceres

Cáceres es uno de esos lugares a los que siempre hay que volver porque es muy diferente en función de en qué época del año se la visite, aunque eso sí, sigue siendo Patrimonio de la Humanidad de manera merecidísima. Pasear por su casco antiguo, perderse entre los arcos de la Plaza Mayor -presidida por el Ayuntamiento y junto a las torres de la Hierba, los Púlpitos y la impresionante Torre de Bujaco-, el Arco de la Estrella o la Concatedral de Santa María.

Además, visitar Cáceres, especialmente en los meses en los que ya empieza el frío, implica disfrutar de su sabrosa y contundente gastronomía. Desde el magnífico jamón que alberga la zona, a las clásicas migas extremeñas pasando por el cochifrito o la torta del Casar.

Y por si todo esto fuera poco, es imprescindible conocer algunos de los palacios más bellos de la ciudad. Como el Palacio de los Golfines de Abajo; el Palacio de Carvajal, con sus elementos góticos y renacentistas y un bello jardín interior; o el de Toledo-Monteczuma.

El centro de Cáceres promete un paseo de horas entre bellos edificaciones con mucha historia

Brújulas al norte: Bilbao

El puente de noviembre es un magnífico momento para viajar al País Vasco y conocer -o revisitar- Bilbao, sin duda uno de los mejores destinos para viajar en noviembre. Un viaje para recorrer con calma y conocer una a una las Siete Calles de su casco viejo, admirarse con el cambio producido en la ciudad desde la llegada del museo Guggenheim y, para ello, nada mejor que seguir el curso de la ría, desde el Mercado de la Ribera y el Teatro Arriaga hasta el Euskalduna, un gusto al alcance de todos.

Durante una escapada a Bilbao no puede faltar probar su rica gastronomía local y conocer algunos de sus museos de interés internacional

Te sugerimos que te acerques a la gastronomía vasca. Una propuesta que sigue manteniendo la esencia de siempre con sus platos típicos, ideales para aquellos de buen comer, pero a la que no le falta un toque sofisticado, y cuanto menos diferente. Los viajes en noviembre también pueden tener este toque gourmet.

Junto con las últimas tendencias gastronómicas internacionales adaptadas a la cocina local, también podrás disfrutar de una amplia carta de museos. Desde el nombrado Guggenheim, un imprescindible en los viajes a Bilbao, hasta el Museo de Bellas Artes o el Naval -Museo Marítimo de la Ría de Bilbao- con la carismática grúa Carola en su puerta o, si eres futbolero, el museo del Athletic Club de Bilbao.

Bilbao al atardecer