'New romantics': tres destinos europeos para parejas urbanitas

Porque no solo de monte y playa vive el hombre, esta primavera activad la maquinaria del amor en alguna de estas capitales europeas


La primavera ya está aquí, y qué mejor para darle la bienvenida que escapándose a dos a una capital europea donde experimentar unos días románticos dignos de una novela de Jane Austen. Desde Pin and Travel te soplamos tres destinos con encanto de sobra donde desconectar del día a día, abrazar el buen tiempo y, sobre todo, tonificar tu relación de pareja. 

Praga: una escapada histórica

vLa capital checa enamora a cualquier ser que se precie. Es un hecho. Es lógico que sea una de las veinte ciudades más visitadas del mundo. Pasear por sus plazas, parques y calles del centro, considerado Patrimonio de la Humanidad en 1992, invita a viajar a tiempos pasados con la mente y a intuir el pasado de la que fuera una de las capitales más importantes de Europa durante los siglos XVIII y XIX, y devastada por dos guerras mundiales y revitalizada a raíz de la caída del Muro de Berlín.

El carácter romántico de Praga se palpa en cada uno de sus rincones, poblados de restaurantes y cervecerías típicas o estupendas librerías, una de las muchas ofertas culturales que brinda la ciudad a orillas del Moldava. A destacar son el Teatro Negro, donde las obras son representadas con neones en la oscuridad, o el Museo Mucha, dedicada al romántico universo de uno de los grandes exponentes del art Nouveau, Alfons Mucha.

Praga, una ciudad donde volver a enamorarse 

¿Qué no debes dejar de visitar en Praga? Empezamos visitando el Castillo de Praga, el complejo histórico más visitado del país, lleno de preciosas callejuelas en las que perderse, y que incluye edificios imprescindibles como la Catedral de San Vito, el Palacio Real o el Callejón del Oro, una calle que sirvió de residencia a artesanos y orfebres, y al mismísimo Franz Kafka, autor de La Metamorfosis obra clave de la literatura universal, convertido en icono turístico del país (si tienes tiempo, te recomendamos una visita a su museo). Seguimos por un paseo hasta el Monte Petrin, donde se encuentra la torre del mismo nombre; los barrios de Josefov, donde se encuentra el famosos cementerio judío, y de Malá Strana, conocido como” la pequeña ciudad”; el precioso Puente de Carlos, y el Reloj astronómico, uno de los símbolos de la ciudad. Y ya que hablamos de parejas urbanitas, no os perdáis el impresionante edificio de la Casa Danzante, inspirado en las coreografías de Fred Astaire.

Para rematar esta romántica escapada, os proponemos el lujoso Occidental Praha Wilson, un hotel de cinco estrellas en pleno centro de la ciudad, junto a la mítica plaza Wenceslao, con magníficas vistas al Museo Nacional, el castillo y el edificio de la Ópera (Prague State). Además, si reserváis para esta primavera, obtendréis un descuento del 20% y 50 euros para vuestra próxima reserva. 

¿Un hotel romántico? El Occidental Praha Wilson, en el centro de Praga y con vistas al Museo Nacional, el castillo y la Ópera 

Estambul: la pasión turca

La vibrante capital turca es uno de los mejores destinos para pasar unos días románticos en pareja disfrutando de una ciudad que tiene mucho que ofrecer, desde su larga ristra de monumentos históricos hasta su agitada vida moderna o su gastronomía. No es de extrañar que la ciudad haya servido durante décadas de escenario para producciones de cinematográficas, donde se han rodado películas como Hamam, el baño turco, la primera cinta de Ozpetek; Crossing the Bridge, del Fatih Akin; la multipremiada y nominada a los Oscar Mustang; o La Pasión Turca, el clásico español con Ana Belén como protagonista.

Conocida antiguamente como Constantinopla, Estambul es en la actualidad la ciudad más poblada del país, así como su centro histórico más importante y con mayor actividad cultural. Es también una de las ciudades más pobladas del mundo, por lo que si os gustan las metrópolis, este es sin duda un destino hecho para vosotros. Su increíble legado histórico llevó a muchas partes de la ciudad a ser declaradas Patrimonio de la Humanidad en los años 80, donde conviven construcciones de la época cristiana –los restos del hipódromo, el Foro de Teodosio y parte de las murallas de la ciudad­­­– con otros pertenecientes al Imperio bizantino, de la que fue capital, entre los que destacan la iglesia de Santa Sofía, convertida hoy en mezquita, la Mezquita Azul, el Palacio Topkapi, la Cisterna Basílica o la Torre Gálata, una de las más antiguas del mundo. 

La mezquita Santa Sofía es uno de los mayores emblemas monumentales de Estambul

Pero Estambul es mucho más que monumentos e historia. Hoy, la ciudad es también conocida por el agitado ritmo de su vida nocturna, con clubs de música electrónica referentes a nivel internacional, auténticos templos para los aficionados al jazz, y propuestas variopintas para el público LGTB con divertidas fiestas drag queens.

¿Dónde dormir en Estambul? Barceló Istanbul es un hotel que combina elegancia y modernidad en el centro neurálgico de la city, en la majestuosa y siempre animada plaza Taskim. Además, puedes beneficiarte de hasta un 20% reservando para esta primavera en la web de Barceló.

Roma: sentido y sensibilidad

“Quanto sei bella Roma quanno’e’ sera quando la luna se specchia dentro ar fontanone e le coppiette se ne vanno via. Quanto sei bella Roma quando piove” (Qué bonita es Roma al atardecer, cuando la luna se refleja en la fuente y las parejas se van. Qué bonita es Roma cuando llueve), cantaba Antonello Venditti en su homenaje a su ciudad natal. Y es que si hay un lugar en el mundo que rezuma romanticismo a cada caso es la Ciudad Eterna. Si bien existen numerosas excusas de peso para visitarla (la Fontana de Trevi, el Coliseo, la capilla Sixtina…), en esta ocasión te vamos a recomendar un puñado de experiencias ideales para hacer con tu ligue/pareja. 

Una callejuela del romántico barrio Tratevere de Roma

Un paseo por la naturaleza es siempre buena idea si queréis activar el modo tortolitos. La Villa Borghese es una buena opción adonde escapar por unas horas del ajetreo metropolitano, con caminos casi laberínticos y rincones que dan mucho juego, y un mirador a su parte más alta con vistas a Piazza del Popolo. Otros planes pueden ser hacer un crucero por el Tíber al atardecer o alquilar una Vespa y atravesar la ciudad a lo Audrey Hepburn y Gregory Peck en Vacaciones en Roma. Para los más intrépidos, también podéis descubrir juntos el Trastévere, uno de los barrios con más encanto y más auténtico de Roma que, si bien es uno de los preferidos de los turistas, no ha perdido el encanto de antaño y sus vínculos con la tradición

–te garantizamos que un helado artesano aquí sabe mejor (o casi mejor) que en cualquier parte del mundo–.

Tras un largo día, qué mejor descanso que en un hotel rodeado de zonas verdes, cocina mediterránea y servicios de lujo, como es el caso del Occidental Aran Park. Reserva para esta primavera y haceros con un descuento que os sentará casi mejor que el helado en el Trastévere.