Diccionario básico para ir a Canarias y hablar como uno más

Ponte las pilas y aprende ya los vocablos y expresiones típicos de las islas. Con esta guía no habrá palabro este verano que se te resista...


Vivir en un país con diferentes lenguas y dialectos nunca debería suponer un freno a la hora de viajar, todo lo contrario. Aprender sus palabras, expresiones y frases hechas en la calle o en la barra de un bar es una experiencia que todas las guías de viajes deberían incluir entre sus recomendaciones.

No es ningún secreto que cuando uno viaja a las Islas Canarias necesita una enciclopedia de palabras canarias y su significado en la maleta, ya que a no ser que seas un asiduo de sus playas febrero tras febrero, la mayoría no es capaz de ir más allá de ‘guagua’ o ‘papas’ para referirse al autobús o a las patatas.

Además, aquí da igual adónde vayas: en ningún pueblo o ciudad se habla como en el de al lado, aunque la distancia que les separe sea de apenas 7 kilómetros.Y es que si la lengua española presume de ser rica en vocabulario, los ‘diccionarios’ que se manejan en provincias van un pasito más allá; son cultura popular que bajo ningún concepto debería desaparecer ni dejar de usarse, aunque el visitante no siempre entienda qué le están diciendo. Pero he ahí la gracia del asunto, aprender vocablos canarios sobre la marcha y terminar el viaje con el pecho hinchado tras haber añadido al léxico una decena de palabras nuevas.

Quizá este no sea el lugar donde más vas a poner en práctica tu canario...

Si tienes previsto viajar a Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura, La Palma, La Gomera o El Hierro, ve con unas cuantas palabras aprendidas. Ten a mano nuestro diccionario canario: quizá te sirva para conseguir mejor mesa en el restaurante, o simplemente para crecerte cuando te digan algo que solo entiendas tú en el grupo de tus vacaciones en canarias

Diccionario Canario-Español: los imprescindibles

Gofio: qué sería de los canarios sin este alimento, parte fundamental de su dieta como lo es la paella para los valencianos. Se trata de una harina de cereales tostados molidos (hay diferentes tipos de tueste y, por lo tanto, de sabores) que podrás probar en todo tipo de platos, de postres a bocados de vanguardia. 

Cotufas: si una noche de tus vacaciones quieres ir al cine, no pidas palomitas en la cafetería porque aunque te entenderán, sabrán que eres forastero. Eres canario si escoges unas cotufas (dulces o saladas) para disfrutar de la película.

¿Unas cotufas?

Aguaviva: el agua de las playas canarias más bien se parece a las caribeñas (excepto por su temperatura) por su azul y transparencia, sin embargo, algo que no se puede controlar y que a nadie gusta es cuando pequeños animales marinos se dejan ver con ganas de fiesta. Parecidas a las medusas son las aguasvivas. Aprende su nombre del diccionario de palabras canarias pero no las toques, y si las ves, evítalas, pues si te pican te escocerá.

Amocharse: uno se amocha, por ejemplo, cuando acecha la gripe o un resfriado potente de los que te dejan tirado en el sofá sin ganas de nada. En castellano: ‘Estar pocho’.

Calufa: aunque la temperatura media de la isla no supera los 30 grados, ya sabemos que es posible experimentar todos los climas en un mismo día. Cuando oigas ‘¡Qué calufa!’ lo puedes traducir, según el diccionario de la lengua canaria, por ‘¡Qué calor!’, aunque lo más probable es que a ti te parezca que la temperatura es la perfecta.

Cholas: ni chanclas, ni chancletas, ni flip-flops para los más cosmopolitas. En Canarias, a la playa se va con cholas.

Chuchar: esto mismo es lo que harás cada vez que te pongan delante unas papas arrugás con mojo, un buen gofio o un guiso de carne de cabra. Esta palabra canaria significa comer con gana, no como si te lo fueran a quitar, pero sí saboreando cada bocado.

Cuajado: tras haber subido al Teide por la mañana y haber hecho una inmersión en busca de cetáceos por la tarde, sin quererlo uno acaba cuajado, o lo que es lo mismo, agotado tras tanta actividad. Quizá acabes así tras aprenderte todas estas palabras típicas canarias.

Embilmado/a: volviendo a los diferentes climas que tiene la isla (siendo esto un atractivo para muchos), cuando uno acaba embilmado/a es porque le ha caído la mundial, la del pulpo o la monumental mientras estaba por la calle. Traducción libre: acabar empapado tras un chaparrón.

Enconejarse: si los acentos te seducen, en el archipiélago estás perdido/a, pues ¡cómo hablan los canarios, chacho! Si te enconejas es que alguien te ha hecho más gracia de lo normal (y no nos referimos a después de contarte un chiste). Traducción libre del diccionario canario: enchocharse o colgarse por alguien.

Encochinarse: esperemos que no te encochines en ningún momento del viaje, pues querrá decir que algo no va bien. Los canarios se encochinan cuando se enfadan mucho o les sacan de sus casillas. Recuerda: estás de vacaciones y (casi) nada merece tanto la pena como para que te amarguen estos días. Una palabra del vocabulario canario para aprender, no para poner en práctica.

Fos: desea no escucharla demasiado, porque el significado no es excesivamente agradable. Cuando oigas a un local exclamar la palabra ‘¡Fos!’ querrá decir que los olores que le rodean son fuertes y desagradables. Traducción libre: ‘¡Qué peste!’.

Pulóver para el pelete: este dos por uno es más sencillo de lo que parece, ya que la primera de las palabras la habrás oído más de una vez. Si el pulóver es el jersey, el pelete es el frío intenso que te cala hasta los huesos. Vayas a la isla que vayas, no olvides coger una cazadora o un pulóver, por si acaso…

En un paraje como este es difícil acabar encochinado

Si recalas en Fuerteventura puede que acabes cuajado tras recorrer sus 150 kilómetros de playas, pero nunca encochinao. Un buen plan para descansar y disfrutar a partes iguales mientras practicas el diccionario canario es el Barceló Castillo Royal Level, en primera línea de playa de El Castillo. Pero si lo que estás buscando es un Adults Only, no lo pienses: reserva en el Occidental Jandía Royal Level.