LECTURA

Los mejores cenotes de República Dominicana

Los mejores cenotes de República Dominicana

República Dominicana es el país más visitado en el Caribe debido a su clima tropical, sus playas paradisíacas y sus aguas cristalinas. Sin embargo, más desconocidos son los cenotes de República Dominicana, un espectáculo para la vista que resultan menos famosos que sus compañeros los cenotes de Riviera Maya, en México. Aunque quizá no hayas oído hablar de los cenotes así que, antes de hablar de los cenotes de la República Dominicana vamos a empezar a explicar qué son exactamente y cómo se forman.

Estas maravillas de la naturaleza tienen miles de años de historia y se remontan a la edad de hielo. Los cenotes, muy comunes en  la península del Yucatán y también en la  República Dominicana, son pozos de agua de gran profundidad, que se alimentan por la filtración de la lluvia y por las corrientes de los ríos que nacen en el corazón de la tierra. La palabra cenote proviene del maya “dzonot”, que quiere decir caverna con agua.

No hay dos cenotes iguales y existen diferentes tipos según la edad; cenotes de caverna, cenotes, semi abiertos, abiertos o antiguos de mayor a menor edad. Los primeros son los más jóvenes y misteriosos ya que están dentro de una cueva, mientras los más antiguos están a plena vista debido a que el paso del tiempo los ha convertido en una laguna en la superficie, sin formaciones rocosas alrededor.

Y ahora que ya sabes qué es un cenote vamos a iniciar un recorrido por los más bellos y emblemáticos que puedes hacer en tus viajes a República Dominicana. Toma nota y apunta para que no te pierdas ni uno solo.

Cenote Hoyo Azul en la República Dominicana

El más famoso cenote de República Dominicana: Hoyo Azul

Los amantes de la naturaleza que viajen a República Dominicana no pueden dejar de visitar uno de los lugares más hermosos del país. Cerca del Barceló Bávaro Grand Resort se encuentra uno de los cenotes naturales más espectaculares del mundo, el Hoyo Azul. Para acceder a este oasis natural habrá que atravesar un puente colgante y se podrá disfrutar de la exótica flora y fauna del lugar.

Con 37 metros de profundidad los visitantes podrán zambullirse en sus aguas y refrescarse gracias a la baja temperatura de estas. Se cree que las aguas de este cenote de República Dominicana son tan azul gracias a que contiene tres tipos de agua diferentes: agua dulce, agua salada y agua de lluvia. Esto provoca que haya varias capas de agua en el cenote, lo que crea el efecto conocido como haloclina, qué es lo que da ese efecto de un azul intenso.

Este cenote no es la única belleza natural que se puede visitar por la zona ya que muy cerca está situado el ecoparque Scape Park que acoge kilómetros de naturaleza viva con actividades para todos los públicos

Otro de los cenotes imprescindibles en tus viajes a República Dominicana: Los Tres Ojos

Un lugar que parece creado por obra divina para gusto y deleite de los afortunados que lo visiten es el Parque Nacional de los Tres Ojos. Descubierto por los norteamericanos en el siglo XX, su nombre hace alusión a sus tres lagos principales, aunque en realidad hay cuatro, el último se puede ver desde la superficie sin necesidad de entrar a la caverna.

El primer lago que se ve nada más entrar es el Lago Azufre, llamado así porque su fondo se puede notar una sustancia blanquecida que se pensaba que era azufre. Más tarde los  estudios científicos demostraron que este color era debido al calcio y otros minerales.  El lago de las Damas es llamado así por su ubicación discreta y poca profundidad  que en otros tiempos era usado como balneario para mujeres y niños. El tercer lago conocido como la nevera,  debe su nombre a las bajas temperaturas que alcanza ya que nunca recibe la luz solar por lo que se mantiene entre los 15°C y 21°C. El conocido como cuarto lago, Zaramagullones, debe su nombre a la especie de anfibios autóctonos de la zona.

Cenote de los Tres Ojos en la República Dominicana

Laguna Dudú, no te pierdas este imprescindible que ver en República Dominicana

Muy cerca de Playa Diamante se encuentra esta laguna que en realidad son dos lagunas comunicadas que a su vez también se abren al mar. Con una profundidad de más de 30 metros y rodeada de un bellísimo bosque, la laguna Dudú es un imprescindible que ver en República Dominicana. Además, aquí no faltan cuevas cargadas de estalactitas y estalagmitas que podrás visitar, incluida cueva Taína  con más de 30 metros de longitud. La mejor forma de recorrer este paraíso es alquilando un kayak y navegando hasta descubrir todos sus rincones.