×
Otros destinos ×

Qué ver en Calpe, un encantador pueblo de la Costa Blanca

El imponente peñón de Ifach da la bienvenida de manera grandiosa a la localidad de Calpe. Este majestuoso promontorio es el protagonista absoluto del parque natural homónimo, uno de los símbolos más importantes de la Costa Blanca.  

Sin embargo, Calpe no es solo famosa por este singular entorno. Sus más de 12 kilómetros de costa, con playas largas o pequeñas calas escondidas, son otro de sus muchos atractivos. Yacimientos arqueológicos que se remontan a la Edad del Bronce, un bello casco antiguo y una gastronomía de gran tradición pesquera amplían el abanico de posibilidades. ¡No te quedes sin conocer los rincones más emblemáticos de Calpe! 

 

 

 

  1. El peñón de Ifach
  2. La cala El Racó
  3. El paseo marítimo de Calpe, media hora de relax
  4. La lonja del puerto de Calpe
  5. Las Salinas de Calpe
  6. Los Baños de la Reina
  7. Las playas de Calpe
  8. El casco antiguo de Calpe
  9. Dónde comer en Calpe
  10. Qué ver cerca de Calpe

El peñón de Ifach  

La estrella indiscutible del municipio de Calpe es el peñón de Ifach y su parque natural. Esta montaña de roca caliza tiene una altura de más de 330 metros y está unida por un istmo a tierra. Es uno de los accidentes geográficos más bellos de la costa mediterránea.  

 

 

Ver la puesta de sol con el peñón de Ifach como telón de fondo es una postal impagable. Pero aun más impresionantes son las panorámicas que ofrece el monte de todo el litoral levantino. Hay una ruta que se inicia a los pies del peñón y llega hasta la cima. Además, en los primeros tramos de esta excursión pasarás por la Pobla d’Ifach, un asentamiento medieval que se construyó en el siglo XIII.  

Peñón Ifach

El Peñón de Ifach en la costa de Calpe

La siguiente parada será el Centro de Interpretación del Peñón. A partir de ese punto, el ascenso es más fuerte y deberás estar preparado. Si te animas a subir, la recompensa de las vistas valdrá la pena. Es un lugar de encuentro muy valorado entre los escaladores.

La cala El Racó 

Al bajar del peñón de Ifach nos encontraremos con esta pequeña joya de apenas 70 metros de longitud. Su agua cristalina es uno de los principales atractivos que atraen a los buceadores. Aquí, nadando entre los peces, podrás contemplar una enorme cantidad de fauna marina.   

De hecho, la cala El Racó es una de las playas alicantinas que cuenta con una ruta submarina, con carteles bajo el agua que van indicando el camino. ¿Qué tal un baño refrescante después de la subida al peñón? Además, hay un chiringuito junto a la cala donde podrás tomar algo mientras te relajas. 

El paseo marítimo de Calpe, media hora de relax

Desde la cala El Racó comienza el agradable paseo marítimo o ecológico Príncipe de Asturias, con un camino completamente peatonal. Se trata de un recorrido de unos 30 minutos en el que rodearemos el peñón de Ifach en dirección al puerto de Calpe.  

Paseo marítimo Calpe

Paseo marítimo de Calpe

Así, podrás contemplar el peñón desde otro ángulo mientras lo dejas a tu espalda y te giras para descubrir su inmutable presencia. Ten la cámara preparada, pues el intenso azul del Mediterráneo mientras las gaviotas sobrevuelan te regalará unas maravillosas imágenes.  

La lonja del puerto de Calpe 

Otra de las visitas obligadas en este municipio es el puerto, donde se respira su auténtica tradición pesquera. Entre los barcos que descargan las mercancías, serás partícipe del ambiente más característico de Calpe.  

El evento esencial del día, en el que comprobar la calidad gastronómica, es la subasta del pescado en la lonja del puerto. Las cajas que recorren las cintas transportadoras se pasean frente a sus compradores. Es una de las actividades más populares de todo Calpe, a la que puedes asistir de lunes a viernes, entre las 17.00 y las 20.00 de la tarde. También se ofrecen visitas guiadas para conocer la historia del puerto, ¡una experiencia diferente! 

Las Salinas de Calpe  

Salinas calpe

Aves migratorias en Las Salinas

Al ir dejando atrás el entorno del peñón de Ifach y llegar al centro de la población, te toparás con otro de los símbolos más emblemáticos del lugar, las Salinas. Aunque en la actualidad se trata de un área protegida, en el pasado la sal procedente de estas lagunas se usaba para conservar el pescado.  

Lo más curioso es que se encuentra en pleno espacio urbano. La posición del peñón fue crucial para que se formaran estos humedales, hace millones de años. Hoy en día es el hogar de muchas aves migratorias que hallan aquí un sitio de descanso. Los rosados flamencos son unos de sus habitantes más insignes, así que no te quedes sin verlos. 

Los Baños de la Reina 

¿Qué te parece darte un chapuzón en unos yacimientos romanos con el peñón de Ifach de fondo? Los Baños de la Reina se sitúan junto a las Salinas, en pleno paseo marítimo de la playa del Bol. Las ruinas, que datan de finales del siglo II o principios del siglo III, estaban compuestas por un palacio plagado de mosaicos que indicaban el alto rango de su propietario. Estos mosaicos se pueden ver en la actualidad en el MARQ de Alicante.  

Baños de la reina

Baños de la reina

Más cerca del litoral están unas piscinas artificiales, que se destinaban en su origen a piscifactoría y salazón de pescado. Asimismo, se conservan unas termas romanas junto a estas piscinas y las excavaciones han encontrado incluso sepulcros. Aquí podrás bañarte, literalmente, en la historia de Calpe. No te quedes sin ver la cercana torre Molí del Morelló, un molino de viento del siglo XIX.  

Las playas de Calpe 

Ya que estamos hablando de baños, apunta en tu lista las mejores playas de Calpe. Hay más de una docena, entre playas y calas, pero casi todo el mundo está de acuerdo en que una de las imprescindibles es la playa de la Fossa o Levante. Situada al norte del peñón de Ifach y con más de 2.000 metros de extensión, es una de las más reconocidas del Mediterráneo, por su arena dorada y sus cristalinas aguas. Es ideal para ir con niños por la tranquilidad del mar, para practicar submarinismo y se puede acceder con silla de ruedas. Su bandera azul y sus numerosos restaurantes confirman su merecida fama. Al norte de esta playa hallarás cala Calalga, para los que quieran un poco más de intimidad.  

Playa Cantal Roig

Playa Cantal Roig

La playa del Cantal Roig se sitúa junto al puerto y, a pesar de su pequeño tamaño, está bien resguardada y es perfecta para los más pequeños. La playa del Arenal-Bol, junto al casco urbano de Calpe, es otra de las más conocidas y de mayor longitud, con una de las vistas más espectaculares del peñón. Si buscas una cala más romántica y tranquila, puedes acercarte hasta la cala del Mallorquí, escondida y con poca gente. Los apasionados del submarinismo pueden ir hasta la cala Les Basetes, en el puerto deportivo.  

El casco antiguo de Calpe 

El centro histórico de esta población es otro de sus grandes atractivos. Construido por las antiguas poblaciones que querían huir de los ataques piratas, se levantaron unas murallas para proteger a sus habitantes. Es perfecto para recorrerlo a pie, pues hay una ruta marcada para que no te pierdas ningún detalle. 

Las murallas del siglo XV y el torreón de la Peça nos dan la bienvenida, una torre defensiva donde hoy se encuentra el Museo del Coleccionismo. El punto de inicio es la Plaza de la Vila, donde se alza la parroquia de la Virgen de las Nieves, y conectar con las típicas callejas empedradas que se adornan con coloridos murales y mosaicos. 

Uno de los rincones más peculiares es el Forat de la Mar, una bocacalle que se abrió entre las murallas para que los marineros pudieran ver el estado del mar. A través de ella llegarás al Arrabal para conocer las calles más llamativas de Calpe, como San Roque o Pescadores.   

Si quieres conocer a fondo el pasado de Calpe no dejes de visitar el Museo de Historia y Arqueología, en la Casa de la Senyoreta. El carisma personal de esta localidad se sigue respirando cuando abandonas el casco antiguo y contemplas el Llavador de la Font, un antiguo lavadero público restaurado. 

Dónde comer en Calpe

No habrás conocido la población de Calpe hasta que no pruebes su gastronomía con sabor a mar. Uno de los mejores lugares para descubrir sus platos marineros es la zona del puerto y la lonja, donde se halla el pescado más fresco. Degusta el arroz del senyoret o las recetas de marisco y pescado en restaurantes como El Cantal, Andalucía o Baydal.  

La zona de la playa La Fossa también está llena de opciones donde disfrutar de la dieta mediterránea, como La Regata o La Terraza de Calpe. Junto al paseo marítimo de playa del Bol las alternativas de cocina local son muy diversas: acude a Blau Mar o a La Montañeta.  

benissa

Cala Els Pinets en Benissa

El casco antiguo de Calpe te dará ese ambiente romántico que estás buscando para una deliciosa velada en pareja, que podrás tener en el restaurante Siete Lunas o El Posit. La tradición pesquera es la reina de la mesa.  

Qué ver cerca de Calpe  

Los pueblos de la Costa Blanca están repletos de encantos por desvelar, y si estás en Calpe puedes

aprovechar la cercanía a algunos de ellos. Uno de los más próximos es Altea, a poco más de 10 kilómetros. El color blanco de sus casas, el puerto, el paseo marítimo o su pueblo antiguo, conocido como El Fornet, hacen que esté calificado como uno de los municipios más bellos del Levante

Benissa, a escasos 10 kilómetros, es una localidad ideal para descansar entre el mar y la Sierra de Bèrnia. En su parte costera destacan sus calas y acantilados, mientras que su casco histórico te trasladará a la Edad Media. Un paseo ecológico une Calpe y Benissa con un sendero de unos 9 kilómetros, que recorre las calas de ambos pueblos.

Una excursión al mirador Monte Toix, a unos 5 kilómetros de Calpe, es otra estupenda actividad. La panorámica del peñón de Ifach te dejará sin aliento. Un poco más alejado, a 20 kilómetros, hallarás las piscinas naturales de las Fuentes del Algar, un entorno con cascadas y pequeños canales estupendos para desconectar.  

 

Planes relacionados