×
Otros destinos ×

Tapas en Almería, aquí triunfa el (buen) producto

Salir de tapas por Almería no es una mera anécdota. Lo que queremos decir es que éste no es un lugar cualquiera donde disfrutar de los platos más representativos de su cocina típica o de las ideas de sus cocineros más creativos. En Almería se cuida al extremo el arte de la gastronomía en pequeñas porciones. O no tan pequeñas…

Antes de animarse a recorrer las calles y plazas en busca de los mejores bares de tapas de Almería, conviene recordar que ésta fue la Capital Española de la Gastronomía en 2019. Un reconocimiento a la importancia que se le da a la cocina, no solo en esta ciudad, sino en el resto de localidades que conforman la provincia.

Importante: hay tapas en los bares de Almería durante cualquier momento del día y, a veces también, de la noche. Pero, sin duda, la mejor idea es practicar esta costumbre durante los fines de semana, a mediodía o última hora de la tarde, cuando los almerienses se relajan y sacan a relucir todo su encanto y buen sentido del humor.

Los mejores bares de tapas de Almería

Bares de tapas en Almería hay muchos, para todos los bolsillos y, desde luego, para todo tipo de gustos. Pero casi todos los almerienses y muchos de sus visitantes coinciden en que estos son algunos de los mejores:

Jovellanos (Jovellanos, 16)

Local pequeño y casi siempre concurrido, donde se puede tapear y también comer o cenar. Entre sus propuestas destacan las croquetas “sorpresa” con una masa diferente cada vez que se visita el local.

 

 

Taberna Nuestra Tierra (Jovellanos esquina con Marín)

Con este nombre está claro que aquí realizan un homenaje a los mejores productos locales de Andalucía. Por ejemplo, los buenos jamones y otros derivados del cerdo ibérico, como las carrilleras con salsa mozárabe.

La Mala (Real, 69 y Gabriel Callejón, 10)

Dos locales, cada uno especializado en una tapa diferente. El primero, en tortillas. El segundo, en croquetas. Todas deliciosas y muy apreciadas por los almerienses.

La Consentida (Plaza Antonio González Egea, s/n)

Su especialidad son las carnes a la parrilla. Pero en la carta de tapas también hay otras delicias, como su magnífico pulpo braseado con parmentier en su jugo.

Él vino en un barco (Arco, 2)

Un local de estilo clásico y distinguido, como doña Concha Piquer, la cantante que popularizó la canción que le da nombre. Entre las tapas, la empanadilla de morcilla y manzana o el pulpo con muselina de patata.

Dónde tomar las mejores tapas

Tapas en Almería

Raciones Individuales de Gazpacho Almeriense

Al consabido muestrario de pescaíto frito, tan habitual en todos los bares, restaurantes y chiringuitos del litoral andaluz, se suma un capítulo de tapas específicas de Almería que merece la pena probar. Estos son algunos buenos ejemplos:

Cherigan

Es la versión almeriense del pa amb tomàquet. Es decir, una rebanada de pan tostado untada, en este caso, con alioli y sobre la que se ponen los ingredientes más diversos. Como jamón, queso, tortilla, atún, huevos de codorniz… Hay que probarla en la Cafetería Colón (Plaza Marqués de Heredia, 6-8), donde se atribuyen la autoría.

Pulpo

En las más diversas preparaciones, por ejemplo con alioli o a la plancha. Uno de los lugares más recomendables es el bar Los Sobrinos (Plaza de Málaga, 29).

Patatas a lo pobre

Las de El Quinto Toro (Juan Leal, 6) son, probablemente, de las mejores de Almería. Sin más aderezo que la cebolla y los pimientos y un largo pochado en un buen aceite de oliva virgen extra.

Remojón de San Antón

Esta tapa es típica no solo de esta ciudad, sino también del resto de la provincia y varias comarcas de Granada. Es un plato frío a base de patata cocida y machacada, huevo y aceitunas. Según casi todos, el mejor bar donde tomar esta tapa en Almería es El Quinto Toro.

Tabernero

Se trata de una especie de pisto hecho con tomate, pimientos, cebolla y trocitos de carne magra de cerdo. Un buen lugar donde probar esta tapa de Almería es De Tapas Bar (Profesor Mulián, 19).

Gamba Roja Almeria

Ración de gamba roja

Más lugares donde tapear en Almería

Desde luego, el capítulo de bares de tapas en Almería resulta casi inabarcable. Por eso, resulta justo hacer referencia a otros clásicos y modernos que triunfan entre las preferencias de los almerienses:

Joseba Añorga Taberna (Plaza de la Constitución, 4)

El acervo culinario de este cocinero vasco se ha adaptado a la perfección a los productos y formatos de esta tierra. El resultado, tapas tan suculentas como su merluza con tomate seco y pistachos o su tataki de vieira con hummus de alubias.

Taberna Entrevinos (Francisco García Góngora, 11)

Tapas de cocina española en general. Eso significa muchas frituras, jamón del bueno, tortilla, croquetas caseras… Pero también especialidades como las alcachofas (en temporada), el pulpo y las quisquillas.

Casa Sevilla (Rueda López, s/n)

Local de tapas con una interesante bodega. Aquí se practica un tapeo clásico pero con muchos guiños a los nuevos tiempos. Merece la pena pedir su ajoblanco, las berenjenas fritas y su pulpo seco.

Taberna Sacromonte (Plaza Vivas Pérez, 3)

Por más que el nombre de este local juegue al despiste, efectivamente está en el Centro de Almería, no en Granada. Lo que no engaña es el tipo de tapas que ponen aquí, tradicionales y en un ambiente bastante clásico. Respecto al sabor, absolutamente convincente.

Tapas baratas en Almería

Tapas en Almería

Tapas de diseño al mejor precio

Con algunas excepciones, las tapas en Almería no son caras. Pero, como en toda ciudad española que se precie, siempre hay bares donde lo de comer a base de pequeñas raciones sale especialmente económico. Estas son algunas referencias:

Casa Puga (Jovellanos, 7)

Éste es uno de los bares de tapas más clásicos de Almería, que abrió sus puertas en 1870. Si ha sobrevivido tanto tiempo es por la autenticidad de su cocina, tradicional y generosa. Entre la clientela habitual hay bastantes rostros conocidos.

La Encina (Marín, 16)

En pleno casco histórico de Almería, al buen precio de sus tapas se une la generosidad de las cantidades servidas. Como ejemplo, las sardinas marinadas, el jamón serrano o el paté de ibérico casero.

El Rincón de Basi (General Segura, 12)

Aquí se viene a tapear bien, barato y abundante. Pero lo cierto es que, como restaurante que es, también es un lugar muy indicado para una comida o cena más formal. Deliciosos sus huevos fritos: con ajos y guindillas (para valientes) o con trufa (para los más gourmet).

Planes relacionados