×
Otros destinos ×

Catedral de Oviedo, histórica y señorial

Construida entre los siglos XIV y XVI, la catedral de San Salvador de Oviedo es uno de los símbolos del arte y la arquitectura de la capital del Principado de Asturias. Situada en el Camino de Santiago, se presenta altiva y majestuosa ante el viajero porque conserva en su señorial fachada y en su interior el peso de la Historia. Una historia que comenzó cuando los grandes artistas de la época se pusieron a trabajar y a levantar un monumento que iba a ser esencial en el devenir de Oviedo. Entre ellos, Rodrigo Gil de Hontañón y Juan de Cerecedo, que fueron sus grandes artífices; Juan de Badajoz, que diseñó la fachada; y José Bernardo de la Meana, que ejecutó los cinco retablos de esta impresionante basílica ojival.

La capilla de Santa Bárbara, que tiene un retablo de 1663, es una de las más sobresalientes de la catedral de Oviedo, junto con la capilla de Nuestra Señora del Rey Casto, que acoge el panteón de los reyes asturianos (Fruela I, Bermudo I, Alfonso II, Ramiro I, Ordoño I, Alfonso III y García I de León). También merece la pena detenerse ante el altar de Santa Teresa (1739) y en la puerta de acceso a la cámara Santa, que antes servía de entrada al coro. Y junto a la capilla Mayor, podemos ver también la imagen en piedra policromada del Salvador, del siglo XIII.

La catedral de San Salvador y su torre gótica

Esta torre, calificada como “poema romántico en piedra”, fue uno de los últimos elementos que se añadieron a la catedral de Oviedo durante su construcción. Era el año 1587, ya en los comienzos del Renacimiento, cuando sus autores, Rodrigo Gil de Hontañón, y Juan de Badajoz, la dieron por finalizada. Está compuesta por cinco cuerpos que se van retranqueando y que invitan a mirar al cielo. Desde la plaza de la Catedral de Oviedo se divisa la silueta en su totalidad. Atención: podemos aprovechar la ocasión para disfrutar de la estatua de La Regenta, situada en este mismo espacio.

 

 

El claustro de la catedral

Uno de los espacios más singulares del templo es su magnífico claustro, que comenzó a construirse en el año 1300 y hubo que esperar 141 años  para darlo por concluido. Es toda una joya del arte gótico que sustituyó al románico del siglo XII. En el siglo XVIII el artista Francisco de la Riva Ladrón de Guevara añadió al claustro un piso superior de estructura barroca. En la actualidad, existe un jardín central y a su alrededor se pueden observar diversos sepulcros.

catedral de oviedo

Catedral de Oviedo

El Archivo Capitular

Constituye el depósito de la memoria de la catedral de Oviedo. En el Archivo Capitular se conservan importantes códices, como el testamento de Alfonso II el Casto. El documento más antiguo data del año 803 y tiene que ver con la “Donación de Fakilo”. A lo largo de los años ha sufrido numerosos expolios, especialmente durante la ocupación francesa de 1808 y durante la guerra civil española. Este espacio tiene salida al exterior por la denominada puerta de la Limosna, donde el Cabildo, tradicionalmente, ejercía la caridad con los pobres de Oviedo. Aquí también se guarda lo que queda de la vieja sillería gótica flamígera del templo.

El retablo Mayor de la catedral de Oviedo

Es uno de los grandes atractivos de la catedral. El retablo Mayor, que representa escenas de la vida de Cristo, lo comenzó Giralte de Bruselas en el año 1512 y, con la ayuda de colaboradores, lo dio por finalizado cinco años más tarde. ¿El estilo? Gótico tardío o hispano-flamenco. Dicen que es, junto con los de Toledo y Sevilla, uno de los mejores retablos de ese periodo. En los laterales, se encuentran los sepulcros de los obispos Juan Arias y Jerónimo de Velasco.

La cámara Santa de la catedral

Fue Alfonso II el Casto quien mandó construir esta cámara Santa, formada por dos capillas superpuestas. La inferior es la cripta de Santa Leocadia y la superior, la de San Miguel, por estar adosada a la torre de San Miguel, uno de los pocos vestigios que sobreviven del antiguo palacio de los reyes de Asturias. Aquí se conserva el Santo Sudario que, según la tradición, se corresponde con el que fue colocado sobre el rostro de Cristo en el descendimiento de la Cruz. También se pueden contemplar las cruces de los Ángeles y de la Victoria y otras muchas reliquias, como el impresionante arca de las Ágatas, rematada por una placa de oro carolingia del siglo X. Ésta es la razón de que a la catedral de Oviedo se la denomine la “Sancta Ovetensis”.

catedral de oviedo

Podrás llegar a la catedral de Oviedo dando un tranquilo paseo por las preciosas calles de Oviedo.

Visita a la catedral de Oviedo y a su museo

Inaugurado en el año 1990, el museo está situado sobre el claustro gótico de la catedral de Oviedo. Cuenta con una espectacular colección de objetos religiosos procedentes de la catedral y de casi un centenar de parroquias asturianas: orfebrería, ornamentos sagrados, libros litúrgicos, piezas excepcionales de pintura y tallas religiosas. Estos fondos artísticos están distribuidos en varias salas.

Información de interés

Tarifas:

  • Existe una tarifa general y descuentos para estudiantes o visitas parciales. Los martes el museo es gratuito.

Visitas:

  • El servicio de visitas de la Catedral de Oviedo con audioguías y radioguías está incluido en el precio de la entrada y el recorrido es único y obligatorio.

Planes relacionados