×
Otros destinos ×

Las Hurdes, encantos de una comarca recóndita

Adentrarse en la comarca cacereña de Las Hurdes supone hacerlo en un lugar legendario. Claro que la leyenda no siempre tiene por qué ser heroica. La realidad es que esta zona del norte de Cáceres ha arrastrado durante décadas cierta fama de abandono; aunque, por fortuna, Las Hurdes han cambiado mucho en los últimos tiempos…

Al recorrer en coche la comarca, uno se da cuenta de que, por más que el recuerdo de la pobreza esté ahí, poco tienen que ver Las Hurdes actuales con las que vivió el genial cineasta Luis Buñuel, hacia los años 20 del siglo XX.

El aragonés fue el responsable de poner a esta comarca en el mapa, gracias a su película “Las Hurdes, tierra sin pan”, en la que se mostraba una tierra de miseria: pueblos abandonados por la Administración pública y alejados de cualquier forma de progreso.

Pero, como ya hemos dicho, hoy Las Hurdes poco tienen que envidiar en cuanto a infraestructuras, inversiones públicas y posibilidades de futuro a otras comarcas de Cáceres y el resto de Extremadura.

 

 

Además, hay que sumar el encanto de parajes naturales de auténtico impacto, con uno de los meandros más escenográficos de todo el país: el del Melero. También una particular etnografía (tradiciones, folklore y gastronomía), que se preserva en Las Hurdes como lo que es: un auténtico tesoro ancestral.

Conoce la comarca de Las Hurdes, en Cáceres

Las Hurdes de Cáceres se sitúan a caballo entre esa provincia y la de Salamanca (Castilla y León), en la vertiente Sur del Sistema Central. Esta cadena montañosa es la responsable de que a la comarca la rieguen cinco ríos (Ladrillar, Los Ángeles, Hurdano, Malvedillo, Ovejuela y Esperabán), que nacen en sus alturas, creando a su paso fértiles valles hortofrutícolas. Las Hurdes

En este sentido, Las Hurdes es “hermana” en orografía y paisajes a los cercanos valles del Jerte y La Vera.

Agricultura y ganadería (sobre todo, apicultura) son las principales fuentes económicas de Las Hurdes, aunque en las últimas décadas el turismo se ha convertido en una interesante alternativa. De hecho, cada vez son más las personas que llegan aquí durante puentes, fines de semana y vacaciones, atraídas por los recónditos paisajes de la comarca.

En sus 500 kilómetros cuadrados, distribuidos en seis municipios, habitan algo más de 7.200 personas. Los municipios, a su vez, están divididos en 43 localidades (pueblos, alquerías y pedanías). Y los dos más poblados son Nuñomoral y Pinofranqueado.

Los pueblos bonitos de Las Hurdes

En estas 43 localidades de Las Hurdes hay muchas y muy diversas cosas que ver. Prácticamente todos los pueblos y alquerías albergan construcciones realizadas con la característica pizarra de la comarca: la llamada arquitectura negra. Entre los pueblos más interesantes destacan los siguientes:

  • Horcajo: esta pequeña alquería llama la atención por la integración de la arquitectura negra de sus casas con el privilegiado entorno natural que la rodea, justo en la confluencia del río que le da nombre y el torrente que baja de la sierra. Pertenece al municipio de Pinofranqueado.
  • El Gasco: aunque la mayoría viene aquí a contemplar y refrescarse en el Chorro de La Meancera, del que hablamos luego, este pueblo es también muy interesante desde el punto de vista arqueológico. De hecho, se han encontrado numerosos restos de un antiguo poblamiento originario de la Edad de Bronce.

    El Gasco en las Hurdes

    El Gasco en Las Hurdes

  • El Robledo: esta alquería pertenece al municipio de Casares, y es la localidad más elevada de Las Hurdes (1.100 metros). Varias de sus casas están construidas de acuerdo con la peculiar arquitectura negra de la zona.
  • Casares de Las Hurdes: este es el pueblo más grande del municipio del mismo nombre, muy conocido en toda la comarca por la fiesta de los tamborileros. Músicos de toda la zona se congregan durante el carnaval para amenizar una de las celebraciones más llamativas de la provincia.
  • Casar de Palomero: esta localidad preserva sus tres barrios medievales (cristiano, musulmán y judío), una rareza no solo en Extremadura, sino en toda España. Tampoco hay que perderse la ermita de la Cruz Bendita (siglo XVIII), en la calle Mayor.

Qué ver en Las Hurdes

Etnografía y arquitectura popular aparte, Las Hurdes son un lugar que regala espectaculares entornos naturales. Aquí están algunos de los que más atraen al turismo:

  • Meandro del Melero: es, sin duda, uno de los paisajes naturales más llamativos del país, con el río Alagón dibujando un círculo casi perfecto. Aunque el meandro, como tal, se encuentra en la provincia de Salamanca, el mejor lugar para contemplarlo es el mirador de La Antigua, en las cacereñas Hurdes.
  • Charco de La Olla: es la más grande de las piscinas naturales que hay en la comarca de Las Hurdes. Alimentado por el río Ladrillar, está en las inmediaciones de la localidad de Las Mestas y, junto a él, existe un antiguo molino de agua construido completamente en piedra.
  • Meandros del Malvedillo: observar estas curvas y recurvas del río desde el mirador de El Gasco es algo que no deja indiferente a nadie. Se trata de tres meandros consecutivos en un espacio relativamente pequeño.
  • Chorro de la Meancera: también conocido como Chorro de la Miacera, se trata de un salto de agua que alcanza los 100 metros de altura. Para admirarlo hay que ir hasta el pueblo de El Gasco y, desde allí, seguir un sendero señalizado y pavimentando de unos 2 kilómetros de longitud. La mejor época para visitarlo es durante la primavera.
  • Embalse de Pinofranqueado: en medio de un magnífico paraje boscoso, este embalse retiene las aguas del río Los Ángeles y sirve par abastecer de agua potable a cinco localidades de la comarca. Pasear por su entorno a finales de la primavera o principios de verano es una auténtica delicia.

 

Información de interés

Cómo llegar

  • En coche: desde Cáceres, el primer pueblo de Las Hurdes es Pinofranqueado, a unos 115 kilómetros. Se puede llegar en una ruta de en torno a una hora y media por la autovía A-66 y luego por la carretera EX-204.
  • En autobús: no hay un transporte público directo desde Cáceres hasta Las Hurdes. Pero sí se puede ir en bus desde Plasencia. Así que la mejor opción es viajar en bus hasta esa localidad y luego tomar alguno de los autobuses que la comunican con los diferentes pueblos hurdanos, o bien pedir un taxi.

Planes relacionados