×
Otros destinos ×

El barranco de Masca, un precioso paseo hacia el Atlántico

El barranco de Masca, situado en el noroeste de la isla de Tenerife, constituye, junto con el ascenso al Teide y la excursión a los Roques de García, una de las rutas de trekking más atractivas para viajeros y locales. A ello contribuyen su distancia moderada —aproximadamente 5 kilómetros— y lo agradable de su recorrido, ya que el sendero avanza entre espectaculares paredes naturales con curiosas formaciones, y va descendiendo hasta alcanzar el océano.

Se trata por tanto de una ruta relativamente asequible que puede ser completada en unas 3 o 4 horas. Sin embargo, tampoco conviene relajarse, pues el descenso continuo y la presencia de tramos escarpados pueden causar leves sobrecargas en las rodillas y, tal vez, agujetas al día siguiente. Pero tranquilos, estamos convencidos de que si la planificáis como corresponde, disfrutaréis al máximo de una de las rutas más bonitas de la isla.

 

  1. Descendiendo por el barranco de Masca: características de la ruta
  2. Y al fin el mar: la salida del barranco de Masca

Descendiendo por el barranco de Masca: características de la ruta

La forma más habitual de realizar esta excursión, aunque no la única, es descender desde el caserío de la Masca hasta la playa. Este pequeño conjunto de casas, que apenas alberga 100 habitantes, se originó en la época de los guanches, o lo que es lo mismo, de los pobladores aborígenes de la isla. Su atractivo emplazamiento, al filo del barranco y rodeado de peñones y riscos, así como la arquitectura tradicional de sus viviendas encaladas han contribuido a que a día de hoy sea un importante foco de interés turístico; de ahí las dificultades de aparcamiento.

 

 

Pero Masca es solamente el punto de partida, el sendero deja atrás rápidamente el caserío e ingresa entre pequeñas huertas. Luego empieza a sortear el cauce del agua que se filtra por el barranco y que en algunos puntos genera pequeñas pozas. Precisamente la acción del agua ha sido la que durante siglos ha erosionado las estructuras pétreas del barranco de Masca dando lugar a curiosísimas formaciones rocosas, las cuales parecieran esculpidas de manera premeditada.

barranco de masca

Barranco de Masca. Masca. Tenerife

El sector del cañón, donde ya han quedado atrás las plantaciones asentadas en bancales y toda huella de actividad humana, es una de las zonas más espectaculares de la excursión. Es el punto en el que se camina entre imponente muros pétreos de unos 100 metros de altitud, a resguardo del sol que habitualmente se disfruta en las playas de la isla.

 

Tenerife Experiences

Masca gastrotour privado

desde 98€
RESERVAR

 

A lo largo del recorrido encontraréis diferentes placas amarillas que os ayudarán a determinar la dirección correcta en caso de duda. No obstante, como la ruta del barranco de Masca es una de las populares de la isla, seguramente durante buena parte de la misma vayáis acompañados por otros senderistas. La nota negativa es que esta masificación le quita parte de su encanto a la excursión; la positiva es que difícilmente os perderéis.

Y al fin el mar: la salida del barranco de Masca

En el último tramo, el caminante ya empieza a intuir la presencia cercana del Atlántico, el cielo comienza a abrirse, la luz del archipiélago brilla nuevamente y puede escucharse el oleaje al fondo. Tras 3 o 4 horas de descenso, la ruta concluye en una bella cala. Si bien no se trata de la playa más cómoda de la isla, merece la pena sentarse en sus cantos rodados y disfrutar por unos minutos del entorno, pues la excursión termina nada más y nada menos que en los colosales acantilados de Los Gigantes.

 

Tenerife Experiences

Masca Express 2 y 3 horas

desde 20€
RESERVAR

 

Llegados a este punto, la pregunta es obvia: ¿y cómo regreso al punto de partida? Hay tres alternativas: los más valientes pueden recorrer el camino en sentido inverso y ascender hasta Masca; la más habitual, tomar un taxi marítimo en la playa, el cual os llevará hasta el puerto de Los Gigantes; y, finalmente, una opción más entretenida, poner rumbo al puerto de Los Gigantes, pero a bordo de un kayak. Si optáis por tomar un taxi, estos pueden reservarse con antelación y evitar así imprevistos. En cualquier caso, en la propia cala hay varios puestos en los que se puede comprar el billete nada más llegar.

barranco de masca

Barranco de Masca.

¿Preparados para disfrutar de una agradable jornada de trekking en Tenerife? No lo dudéis, la ruta del barranco de Masca es una apuesta asegurada.

Información de interés

  • Información importante

El barranco de Masca está cerrado temporalmente a día de hoy [junio de 2019] sin fecha confirmada de reapertura. El cierre temporal se debe a mejoras de seguridad, pues varios temporales recientes provocaron destrozos importantes en la zona del embarcadero. Por tanto, antes de planificar la ruta conviene informarse de si las autoridades locales han reabierto de nuevo el sendero.

  • Cómo llegar al barranco de Masca:

En coche. Si se decide llegar hasta el caserío de Masca en vehículo propio, conviene hacerlo a primera hora de la mañana, pues se trata de una pequeña localidad situada en plena montaña y las plazas de su parking son muy limitadas. Del mismo modo, debe tenerse en cuenta que las carreteras para llegar a Masca, tanto desde Buenavista del Norte como desde Santiago del Teide, son estrechas y presentan muchas curvas.

En autobús. Debido a las restricciones de aparcamiento, una buena alternativa es dejar el coche en la zona de los acantilados de Los Gigantes y continuar en autobús hasta Masca. Puedes consultar los horarios y combinaciones en la web de Titsa.

En taxi. Otra opción recomendada es tomar un taxi desde Los Gigantes y despreocuparse de conducir por complicadas carreteras y del riesgo de no poder aparcar. Las tarifas rondan los 30 euros.

  • ¿Qué debo llevar para recorrer el sendero de Masca?

Calzado adecuado para trekking, gafas de sol, agua, comida y algo de abrigo, especialmente si es invierno. En este sentido, cabe recordar que el sendero avanza por zonas flanqueadas por grandes paredes rocosas en las que la temperatura desciende considerablemente, ya que en ellas no da el sol. No obstante, si la temperatura acompaña, que en Canarias es altamente probable, lo ideal es llevar también el bañador y la toalla, y finalizar la ruta con un más que merecido chapuzón en la playa.

Planes relacionados