×
Otros destinos ×

Desierto de Merzouga, prepárate para vivir una aventura

Situarse ante la inmensidad del horizonte rodeado solo de arena, asombrarse con los colores del amanecer y el atardecer, disfrutar del manto de estrellas y recrearse en el silencio más profundo… ¿Quieres vivir tu propia historia de Las mil y una noches? Hazlo posible visitando el desierto de Merzouga y, concretamente, las dunas de Erg Chebbi (por si no lo sabías, el vocablo “erg” hace referencia en árabe a la región arenosa de un desierto).

Situado a 20 kilómetros de la frontera con Argelia, el desierto de Merzouga forma parte de la región marroquí del Sahara y, como tal, es uno de los tesoros más preciados para ver en Marruecos (link interno) ¡Ven a descubrirlo!

¿Qué hacer en el desierto de Merzouga?

Si te sobran un par de días tras tu visita a Fez o Marrakech, no dejes pasar la oportunidad de explorar Merzouga de cerca.

Conocer el pueblo de Merzouga

Las casas de adobe del pequeño pueblo de Merzouga se mimetizan a lo lejos con el color de la arena. A pesar de que es un pueblo pequeño, no faltan hoteles, riads y restaurantes de comida típica de Marruecos para hacer la estancia del visitante lo más cómoda posible. Punto de partida para una excursión al desierto de Merzouga, te recomendamos visitar el pueblo de día y alejarte al atardecer del bienestar que ofrecen estos establecimientos para pernoctar en uno de los campamentos y jaimas del desierto. ¡Solo así vivirás una experiencia completa en todos los sentidos!

Pueblo desierto Mezouga

Pueblo de Merzouga

Excursiones por Erg Chebbi en camello o 4×4

Hay varias formas de moverse por las dunas de Merzouga que dependerán de la aventura que vayas buscando.

Adentrarse en el desierto a lomos de un dromedario es una de las excursiones más demandadas si visitas Merzouga entre los meses de febrero y noviembre. Lo ideal es hacerlo con la caída del sol y aprovechar para dormir en una tienda de campaña o bajo la luz de las estrellas, ideal si viajas en pareja y buscas planes románticos en Marruecos.

 

 

A pesar de estar en medio de la nada, los campamentos o jaimas disponen de todos los servicios, por lo que podrás degustar una cena típica al son de la música marroquí e incluso darte una ducha para despojarte de cualquier rastro de polvo. No olvides llevar contigo un gran pañuelo, indispensable si hay tormenta de arena, y algo de abrigo, pues lo necesitarás para los momentos clave: atardecer y amanecer, instantes en los que el desierto se muestra en todo su esplendor de luces, colores y sombras.

Camellos en el desierto de Merzouga

Camellos en el desierto de Merzouga

Si eres adrenalina pura y prefieres, por tanto, el ritmo más trepidante de un 4×4, debes saber que esta zona del desierto del Sahara de Marruecos es uno de los escenarios del rally más importante del país, el Merzouga Rally, y forma parte de la antigua ruta de uno de los más importantes del mundo, el Paris Dakar.

Casa abandonada en el Desierto de Merzouga

Casa abandonada en el Desierto de Merzouga

Qué visitar en los alrededores de Merzouga

Si sobra tiempo en la visita, siempre podrás aprovechar para explorar los pueblos y regiones de los alrededores de Merzouga:

Khamlia

A media hora en coche desde Merzouga se encuentra Khamlia, un pueblo muy tranquilo (tiene poco más de 400 habitantes), con un sentido muy arraigado de la comunidad. Khamlia reúne en perfecta sintonía a los bereberes del desierto con una población negra minoritaria: los herederos de los esclavos que partieron de África a otros continentes.  Precisamente por eso, la música gnawa nace como un lamento, un canto ante un futuro incierto y privado de libertad. Si visitas Khamlia, déjate envolver por la magia de estos sonidos y bailes ancestrales con un significado tan profundo todavía para sus gentes.

Lago Dayet Srij

Muy cerca de Merzouga (se puede ir incluso a pie, aunque no encontrarás ni un árbol donde cobijarte en el camino), se halla este lago que solo se deja ver si lo visitas entre junio y septiembre, temporada de lluvias. Durante estos meses, el lago Dayet Srij se muestra en todo su esplendor. Más allá del contraste entre los colores del agua y la arena del desierto, te sorprenderá ver la cantidad de aves migratorias, especialmente flamencos rosados, que se detienen para conformar en su totalidad un paisaje único.

Ciudad de Orión, Escalera celeste, Espiral áurea

Ubicadas en la meseta de Martha sobresalen tres construcciones arquitectónicas, en medio del desierto, que se circunscriben en el movimiento arquitectónico conocido como Land Art. Curiosas, fotogénicas y evocadoras, si estáis por la zona merece la pena hacer una parada y descubrir una de las manifestaciones de este estilo que utiliza los elementos de la naturaleza como parte de la creación artística.

Minas de kohl de M’Fis

Estas antiguas minas de explotación francesa de baritina y de plomo, activas aún hoy, son otro de los atractivos de esta región. Se llaman minas de kohl porque este producto tan preciado y utilizado en cosmética se obtiene precisamente del plomo. Situadas a siete kilómetros de Merzouga, se puede llegar en burro o a pie en un itinerario surcado de dunas, tierra árida y vegetación desértica tan característica de la zona.

Taouz

A unos 20 minutos en coche desde Merzouga encontramos Taouz, un pequeño pueblo situado sobre un promontorio en la parte rocosa del desierto (hamada). Destaca en el horizonte por sus construcciones de adobe, pero lo más valioso es que en esta zona, lugar de gran riqueza geológica, se han encontrado minerales, fósiles, restos arqueológicos, pinturas rupestres y hasta una necrópolis preislámica.

Planes relacionados