×
Otros destinos ×

Merengue Y Bachata, ritmos dominicanos patrimonio de la humanidad

La Bachata y el Merengue mueven a millones de personas desde hace décadas

El merengue y la bachata son géneros musicales caribeños únicos, que harán a todo aquel que visite República Dominicana disfrutar, mover el cuerpo, vibrar, además de que en Santo Domingo y Punta Cana hay verdaderas catedrales para  bailarlos y vivir esos ritmos en festivales de alto renombre.

Hay diversos planes en Santo Domingo y Punta Cana para aprender a bailar estos ritmos, actividades para todas las edades y que adaptan el aprendizaje al tiempo que el turista esté en la isla.

El merengue es un género musical caribeño que se originó a mediados del siglo XIX en República Dominicana y ha trascendido fronteras pues aunque es bailado en todo el Continente Americano, también es popular en distintas partes de Europa.

En sus orígenes, era interpretado con instrumentos de cuerda como la guitarra o la bandurria, de la familia del laúd español, pero poco a poco se fueron incorporando el acordeón, la tambora, la güira, el saxofón y a veces teclados o timbales.

 

 

Su baile está lleno de sensualidad, coqueteos, a veces más rápidos o más lentos y movimientos de contoneo y no solo se ha convertido en una seña de identidad nacional, sino que se mezcla en todos los escenarios de la vida del dominicano, desde la educación ya que se baila desde la infancia, las reuniones familiares, las fiestas en grupo, las salidas nocturnas e incluso ha llegado a las campañas políticas, lo que demuestra que nadie puede resistirse a bailar merengue.

republica-dominicana_merengue-y-bachata

Bailarines bailando Merengue Y Bachata

El 26 de noviembre de 2005 se publicó un decreto de la presidencia de República Dominicana para proclamar el Día Nacional del Merengue y años más tarde, en 2016, la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) declaró este ritmo de República Dominicana Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por “fomentar el respeto y la convivencia entre las comunidades”, entre muchas otras razones.

La bachata surgió en los primeros años del siglo XX y aunque etimológicamente ese nombre significa fiesta o juerga, empezó a escucharse en los bares, prostíbulos y sitios de los barrios más pobres y marginales de Santo Domingo, con letras melancólicas, de pasión, nostalgia y desamor.

Como el merengue, también fue desdeñada por las élites e incluso se le llegó a conocer como “música de amargue”, pero poco a poco fue adquiriendo interés y ya para los años 80 su difusión era masiva en la radio y en otros medios de comunicación.

La mayor evolución de este género musical puede dividirse en cuatro etapas distintas desde los años 60 con grandes exponentes como Rafael Encarnación, Tommy Figueroa,  ambos pioneros del género musical; Mélida Rodríguez, Leonardo Paniagua, así como Romeo Santos y Juan Luis Guerra, que lo impulsaron internacionalmente.

De rápido a lento, con sensualidad o más ritmo

Como otros géneros musicales, el merengue y la bachata han tenido variantes, otros estilos y fusiones que de alguna manera acompañan su tránsito de espacios pequeños, de grupos determinados, de la ruralidad y alguna marginalidad a la difusión primero nacional y ahora global, pero más allá de eso se han constituido, ambos, en una gran marca cultural de República Dominicana.

Las variantes del merengue se identificaron inicialmente por regiones de tal forma que en el norte estaba el “Juangomero”, “el Liniero”, “el Cibaeño” y “el Pambiche”, en el sur el “Palo echao”, “Pri pri” y “Ocoeño” y en el este el Redondo, los cuales se diferencian por los instrumentos y por los golpes de tambor y los compases musicales.

La bachata, baile en pareja, íntimo y sensual y con movimiento de caderas, también tiene diversas variantes y estilos: la dominicana, la sensual, la tradicional, la callejera o urbana y la moderna, que se diferencian por los tiempos, por lo cercano que están los bailarines, por los golpes de cadera o cruces de pies.

República Dominicana, un país con verdaderas catedrales de la Bachata y el Merengue

Los ritmos, el baile, la música son buena parte del oxígeno que da vida en República Dominicana en los poblados más pequeños, en parques y espacios públicos y en las ciudades de mayor tamaño. En muchos sitios y para todos los presupuestos y gustos están esperando la bachata y el merengue para hacer vibrar los cuerpos y las almas.

En Santo Domingo, la capital, se encuentra Jet Set, una de las discotecas más emblemáticas de la isla y uno de los mejores lugares para disfrutar de los ritmos tropicales, con orquestas en vivo los lunes y con un costo de entrada de entre 30 y 60 dólares.

republica-dominicana_merengue-y-bachata

Merengue Y Bachata en República Dominicana

Jet Set se encuentra en la Plaza El Portal, Av. Independencia Km. 6, en la capital dominicana

También en Santo Domingo, en la Calle Hostos 153, se encuentra El Sartén, un sitio conocido también como “La catedral de la música caribeña” o “El hogar del son” porque la música, pero especialmente los ritmos caribeños son objeto de adoración.

El club nocturno Ferro Café en Santo Domingo es un lugar pequeño pero que presenta artistas de gran talla internacional y a los mejores exponentes de la bachata y el merengue.

Este sitio está en 1er Calle Manuel de Jesús Troncoso esq. Roberto Pastoriza, Plaza Dorada, en la capital dominicana.

Uno de los clubes de baile más famosos de República Dominicana es Mangú Disco Bar, que está en Bávaro, en la Avenida Occidental de Punta Cana, con un ambiente tropical semi playero y reuniendo a locales y extranjeros para disfrutar al máximo de la música.

Oro es la discoteca más moderna de República Dominicana y se encuentra en el kilómetro 28 del Boulevard Turístico del Este, en Punta Cana, con un equipo de luces y sonido del más alto nivel. Aunque ha presentado a artistas internacionales -Daddy Yankee entre ellos-, los ritmos locales no faltan.

El Merengue y la Bachata están presentes en festivales y celebraciones

Muchos países del mundo esperan el verano con ansia para disfrutar de festivales o eventos musicales pero República Dominicana es el espacio vital para disfrutarlos en diversos escenarios fuera y dentro del marco estival.

El Festival del Merengue se celebra en julio en Santo Domingo y se extiende hasta el municipio de Boca Chica. Diversos espacios de la ciudad y el malecón se llenan de merengue durante una semana y miles de personas bailan, cantan y celebran este ritmo contagioso.

Aunque no es un festival, el 16 de agosto se celebra en la República Dominicana el Día de la Restauración, ya que ese mismo día, pero de 1863, el país caribeño declaró la guerra a España. Con carrozas diseñadas con mucho cuidado y por supuesto con bachata y merengue, esa festividad es un gran carnaval.

El Festival de Merengue y Ritmos Caribeños tiene lugar en la plaza Juan Barón del Malecón de Santo Domingo para rendirle tributo a este género y mantener las raíces caribeñas. Debido a la gran audiencia que ha logrado, los organizadores han extendido este festival a Puerto Plata y Bávaro.

El Colonial Fest llega a finales de noviembre para conmemorar toda la identidad dominicana. La gastronomía, la historia y la cultura del país, así como sus señas musicales, merengue y bachata permiten a quienes lo viven llegar al fondo de la idiosincrasia dominicana.

República Dominicana ofrece mucho más que Merengue y Bachata

El merengue y la bachata son el sello de la casa en República Dominicana pero esto no significa que no se pueda disfrutar de otros géneros, caribeños o no.

El son, por ejemplo, llegó a la geografía dominicana entre los años 1870 y 1890, derivado del bolero y con chispazos musicales de África y España. Más tarde, entre los años 1930 y 1950 invadió el país, especialmente la región del Cibao con varios grupos, pero actualmente se puede disfrutar de este género musical en distintos sitios.

La salsa siempre está presente en República Dominicana y aunque es la tierra del merengue y la bachata, ha hecho contribuciones muy importantes a la evolución de la salsa, además de que el país fue génesis del movimiento salsero de Nueva York.

Con un enfoque transfronterizo, el jazz está presente en República Dominicana, género que se integró con la cultura musical afrodescendiente y que ha hecho que surjan tendencias como el meren-jazz y el afro dominican jazz, que se mantienen actualmente sumando al espectro musical del caribe dominicano.

 

Planes relacionados