×
Otros destinos ×

Los canales de Padules, el oasis de la sierra de Almería

La árida región de Almería también depara oasis increíbles. Uno de ellos es, sin duda, el conocido como los Canales de Padules. Pozas, cañones, recovecos caprichosos y cantarines saltos de agua es lo que ofrece el río Andarax a su paso por el municipio de Padules, a pocos kilómetros de su nacimiento en la zona más oriental de Sierra Nevada, cerca de la localidad de Laujar de Andarax. La zona se conoce como las Alpujarras almerienses. 

Este recoleto y escondido tramo del río Andarax conforma una singular formación geológica con gargantas verticales espectaculares, que encajonan un vergel por el que cruza alegre el agua cristalina del cauce. La peculiaridad de este lugar ha sido determinante para que los Canales de Padules sean reconocidos recientemente como Monumento Natural por la Junta de Andalucía.

Trazamos un recorrido por este refrescante paraje descubriendo todos sus secretos y los mejores lugares para darse un buen chapuzón en sus aguas.  

  1. Qué son los Canales de Padules
  2. Un recorrido por los Canales de Padules
  3. Actividades de deporte y aventura en los Canales de Padules
  4. Más allá de los Canales
  5. David Bisbal puso de moda los Canales de Padules

Qué son los Canales de Padules

Los Canales de Padules son un tramo de unos 2 kilómetros donde la acción del río Andarax, a su paso entre las formaciones rocosas, ha esculpido una respetable garganta que separa dos cadenas montañosas: Sierra Nevada y Sierra de Gádor.  

Río Andarax

Río Andarax

El acceso a los canales se encuentra a unos 3 kilómetros al sur del pueblo de Padules. La mejor forma de acceder es desde una explanada que se encuentra en la parte alta, que sirve como aparcamiento para los vehículos que se acercan a la zona.   

Hay que tener en cuenta que el río Andarax no se caracteriza por ser precisamente caudaloso. De hecho, prácticamente todo el año llega seco a su desembocadura en la capital almeriense. A pesar de que los canales se encuentran cerca de su nacimiento, el caudal en el tramo de los canales no suele superar el metro.  

En todo caso, todo aquel que pretenda conocer los canales de Padules tendrá que mojarse de manera inevitable, pues en sus tramos más angostos las altas paredes de roca que cercan el río no dejan espacio para ninguna senda seca. Por tanto, y teniendo en cuenta la irregularidad del suelo del río formado por grava gruesa y cantos rodados, es muy recomendable visitar los canales pertrechados con pantalones cortos y buenos escarpines de agua.  

La frondosa vegetación es, tal vez, el mayor contraste de los canales con respecto al entorno seco y pardo de los montes que lo rodean. Se trata de la flora típica de ribera, formada por álamos, gayombas, fresnos, sauces, zarzamoras, mimbreras, juncos, tarajes y cañaveral. La fauna se compone de truchas, ranas y un tipo de libélulas conocidas como caballitos del diablo.  

 

 

Un recorrido por los Canales de Padules

Antes de iniciar el recorrido por los canales hay que tener en cuenta que, aunque no es un tramo especialmente largo, la irregularidad del terreno no hace recomendable su trasiego ni para niños menores de 6 años ni para personas con movilidad reducida.  

Dicho esto, el recorrido coincide con la vía homologada PR A360 que recorre Almócita, Los Canales, Padules y Beires. La excursión río arriba y río abajo puede llevar unas 3 horas y media. Uno de los itinerarios más recomendables es comenzar en la parte baja, donde se encuentra la garganta de los Canjorros y remontar río arriba unos dos kilómetros. Los Canjorros son dos estrechísimas paredes que permiten que el senderista pueda tocar con sus manos extendidas dos sistemas montañosos: Sierra Nevada y la sierra de Gádor.  

En verano y teniendo en cuenta el modesto caudal, se suelen encontrar en algunos tramos presillas a base de cantos rodados para incrementar la altura del laguillo y poderse dar un chapuzón. Después de la ruta es aconsejable retomar fuerzas en el Molino de la Abuela, un bar restaurante con área recreativa mimetizado con el paisaje. En este local se puede tomar un merecido refrigerio o degustar una de sus comidas caseras, que además tienen un precio muy asequible. 

Actividades de deporte y aventura en los Canales de Padules

Además del senderismo acuático por el tramo del río Andarax que pasa por los Canales de Padules se pueden practicar otras actividades de deporte y aventura en este espacio natural.  

Una de las actividades más comunes es la escalada deportiva, que aprovecha la verticalidad de sus paredes. Algunos de los tramos están preparados para esta actividad, tanto para iniciarse en este emocionante deporte como para perfeccionar la técnica. Otra sugerencia es practicar rápel en sus profundas gargantas.  

Tanto para hacer senderismo acuático (una actividad que para quienes no están acostumbrados puede generar preocupación) como para la escalada y el rápel, el Ayuntamiento de Padules y la Diputación de Almería ponen a disposición de los turistas visitas con guías cualificados a los Canales.  

Más allá de los Canales

Si se tiene ganas de más, se puede continuar la ruta de senderismo, aunque ya no necesariamente acuático, continuando por la vía PR A-360 en dirección Almócita. Pasados los Canales el tramo de ribera se abre algo más a lo largo del que se llama barranco del Bosque.  

En Almócita se puede continuar por el barranco de la Portada hasta la pequeña localidad de Beires, donde arranca el barranco de Nacimiento. En aquel lugar se encuentra una agradable zona recreativa en la que se puede poner punto y final a la excursión

David Bisbal puso de moda los Canales de Padules

Durante muchos años los Canales de Padules pasaron desapercibidos entre los principales reclamos turísticos de Almería. Pero la situación cambió radicalmente en 2014 cuando el Patronato Provincial de Turismo de la Diputación de Almería presentó en FITUR un vídeo con la presencia y la música de su embajador más destacado: David Bisbal, con su canción ‘Diez mil maneras’.  

Al principio de aquel vídeo aparecía este monumento natural en su mayor esplendor. Y el milagro sucedió. A partir de aquel momento el interés por conocer esta garganta del río Andarax en la zona más serrana de Almería no ha hecho más que crecer.  

Como “artífice” oficioso del boom turístico de la zona, David Bisbal se grabó dos años después en una divertida ‘story’ de Instagram saltando sobre una de las pozas de los Canales de Padules, lo que desató la locura entre sus cientos de miles de seguidores en esta red social.  

Preguntas frecuentes

¿Dónde se encuentran los Canales de Padules?

Los Canales de Padules son unas gargantes de unos 2 kilómetros que separan las cadenas montañosas de Sierra Nevada y Sierra de Gádor. El acceso a los canales se encuentra a unos 3 kilómetros al sur del pueblo de Padules.

¿Cómo se puede llegar en coche a los Canales de Padules?

El pueblo de Padules se encuentra a unos 55 kilómetros de la capital almeriense. En automóvil se tarda alrededor de 50 minutos en realizar el recorrido. Para ello, en Almería se debe tomar la autovía A-7 hacia Huércal de Almería. Una vez ahí cambiar a la N-340a hacia Benahadux y allí seguir la carretera A-348. En esta carretera se recorren 35 kilómetros hasta llegar a nuestro destino en Padules.

¿Es posible llegar en transporte público a los Canales de Padules?

Desde Almería también salen varios autobúses de la compañía Alsa hasta Padules cada día. La ruta más directa tarda 1 hora y 37 minutos en recorrerlo.

Planes relacionados