×
Otros destinos ×

Playa del silencio, la maravilla del Cantábrico

Hablar de Asturias es hablar de buen comer, de prados verdes y de gente amable. Sus playas y calas no hacen más que completar el puzle de paraíso perfecto. Para muestra, un botón: el caso de la playa del Silencio, también conocida como playa del Gavieiru o Gavieriro. Esta playa es, como su nombre sugiere, uno de esos lugares en los que la paz y la calma se mezclan con un paisaje espectacular que contagia al visitante un estado de bienestar inmediato.

¿Dónde encontrarla? La playa se encuentra en el término municipal de Castañeras, perteneciente al concejo de Cudillero, que bien podría presumir de tener uno de los mejores parajes naturales del norte de España.

La playa del Silencio, un rincón mágico en Cudillero

Como muchas de las cosas que merecen la pena en la vida, llegar a la playa del Silencio no es tarea fácil. Eso sí, aquí se cumple la máxima de que tan importante es el destino como disfrutar de la senda. El entorno, y esa es una gran parte de su encanto, se conserva virgen, no cuenta con accesos asfaltados y el camino es difícil de transitar: eso sí, si las rodillas lo permiten, cada rincón del paraje merece el esfuerzo. Sentir la brisa del Cantábrico y respirar el aire fresco en un entorno tan privilegiado como este es todo un placer para los sentidos. Sin lugar a duda, la recompensa que espera al final del camino es el mayor de lo premios.

 

 

Es más que probable que si acudes a la playa del Silencio sea porque previamente te ha conquistado su imagen de postal. Si quieres obtener la mítica fotografía (con la playa formando un semicírculo y escoltada por piedras y montañas), el sitio desde el que debes disparar es la cima del acantilado. Puedes acercarte hasta allí en coche, aunque el último tramo lo tendrás que realizar a pie. ¡Cuida de no quedarte sin batería en tu teléfono móvil! Seguro que, tan pronto como consigas recuperar la cobertura, querrás compartir esta idílica imagen con todos tus contactos. El contraste del tono marrón de las rocas con el azul turquesa del mar hacen de la imagen casi un lienzo de acuarela.

Playa de cantos y paisaje protegido

La playa en sí es estrecha y no muy larga (apenas medio kilómetro de longitud), se conserva virgen, y no cuenta con ningún tipo de edificación a su alrededor, lo que la convierte en una auténtica delicia. Además del innegable valor paisajístico, la playa del Silencio es muy interesante desde el punto de vista geológico, ya que en la forma que ha tomado se observa con excelente claridad el proceso que ha seguido el agua sobre las rocas, creando los acantilados. No en vano, la playa se encuentra bajo el paraguas del Paisaje Protegido de la Costa Occidental.

La Playa del Silencio

La Playa del Silencio

No encontrarás arena sino cantos rodados, y tampoco un chiringuito o cualquier otro servicio básico. La transparencia de sus aguas (perfecta para practicar esnórquel o submarinismo) harán que no eches de menos la fina arena de otras playas cántabras. El agua, por otra parte, está fría, muy fría, y solo es apta para aquellos valientes que estén dispuestos a darse un vigorizante chapuzón mientras contemplan este maravilloso rincón asturiano.

Por todo lo expuesto, resulta imprescindible acudir hasta la playa bien preparado, comenzando por unas buenas sandalias cerradas o unos escarpines para proteger los pies, y consultando antes la previsión de mareas, bastante acusadas en la zona (las puedes ver en las tablas de mareas que ofrece en su web el Gobierno del Principado de Asturias). Y no está de más insistir: en la playa del Silencio no encontrarás baños, bares, ni socorristas. Natural y salvaje, su verdadero encanto es también su principal peligro, por lo que conviene acercarse a ella con respeto.

¿Qué ver cerca de la Playa del Silencio?

Cudillero pueblo

Aunque no es el único, Cudillero es uno de los pueblos más cercanos a la playa del Silencio y, por si fuera poco, posiblemente uno de los más bonitos y acogedores de Asturias. A poco más de 15 kilómetros, te espera con su reconocible estampa de casitas de colores.

El puerto de Cudillero, que nunca ha dejado de ser un pueblo pesquero, nutre a los restaurantes locales de producto fresquísimo de primera calidad y, además, al menos tres de sus playas disponen de la prestigiosa bandera azul que las distinguen como unas de las mejores playas de Asturias: playa de San Pedro de la Ribera o Bocamar, playa de la Concha de Artedo y playa Campofrío y Aguilar.

Su faro, que se encuentra situado en punta Roballera, en el margen oriental de la entrada del puerto, también merece una visita. Su antiguo sistema de señalización, que consistía en la utilización de hogueras encendidas por las mujeres de los pescadores, fue sustituido en 1930 por uno eléctrico.

Puerto de Cudillero

Puerto de Cudillero

Otros lugares de interés

Como hemos dicho anteriormente, existen múltiples opciones turísticas cerca de la playa del Silencio para poder aprovechar la jornada. Algunas de las más reconocidas: playa de Gueirúa, Novellana, Garita de punta Borona, cabo Vidio y faro de cabo Vidio.

Playas paradisiacas de roca y arena, verdes campos que despiertan el olor a hierba fresca, pueblos cogedores, gastronomía de alta calidad y gente con encanto hacen de esta zona un auténtico edén dentro de la península Ibérica: todo un lujo al alcance de la mano.

Planes relacionados