×
Otros destinos ×

La muralla de Cáceres, testigo de la historia de la ciudad

La muralla de Cáceres es uno de los principales elementos monumentales de la ciudad extremeña. El recinto envuelve a la ciudad antigua y es un auténtico testigo del devenir de la capital cacereña. Recorrer la muralla de Cáceres es fundamental para comprender el transcurso y el legado que la historia ha dejado en este lugar, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, por donde han pasado romanos, almohades y cristianos.

Al igual que el resto del casco antiguo de Cáceres, la muralla de la ciudad presume de un buen estado de conservación en muchos de sus tramos, lo que ha permitido avanzar en su conocimiento y evolución a lo largo de los siglos. Hay que recordar que la ciudad antigua de Cáceres es de una belleza inigualable y uno de los centros históricos más bonitos de España.

La muralla de Cáceres, el cobijo de un pueblo

Cáceres ya era una importante localidad en la época musulmana como frontera norte ante los reinos cristianos. El siglo XII fue trascendental en el crecimiento de la muralla de la ciudad, por la alta conflictividad que se vivía en la zona. Hasta ese momento, sobre el trazado de la actual muralla ya había una cerca de origen romano de la que algunos restos han llegado hasta nuestros días. Se trataba de la extinta ciudad de Norba Caesarina, una próspera villa de la provincia de Lusitania que perduró hasta el siglo V. Una vez abandonada, fueron los musulmanes quieren recuperaron el asentamiento en el siglo XII.

 

 

La toma de Cáceres por parte de Alfonso IX de León fue uno de los principales hitos históricos de la época, en plena Reconquista. Fueron varios los asedios que sufrió la ciudad a principios del siglo XIII hasta su caída, lo que explica el refuerzo de las construcciones defensivas de la villa por parte de los musulmanes.

muralla de caceres

Siguiendo la muralla de Cáceres descubrirás preciosos rincones

El rey Alfonso IX de León sabía que tomar esa plaza era fundamental para su campaña hacia tierras musulmanas. Finalmente, Cáceres cayó en manos cristianas en 1229, tras una cuarta campaña que duró más de tres meses. Se considera que la conquista de la ciudad se culminó el 23 de abril de 1229, día de San Jorge, a la postre patrón de Cáceres.

Recorrido por el adarve de la muralla

La toma de Cáceres por parte del Reino de León no acabó con la muralla árabe, de la que se conserva buena parte del trazado. Aunque ha habido modificaciones posteriores fruto de la historia, el conjunto continúa fiel al original. El recinto tiene un perímetro de 1.174 metros, y cubre una superficie de unas ocho hectáreas. En su interior, el casco antiguo de Cáceres, un conglomerado monumental de palacios, casas, torres defensivas, iglesias y callejuelas de la Edad Media.

En la parte de intramuros destaca el adarve de la muralla, que es ese pasillo que recorre el perímetro interior y que permitía resolver de forma protegida la movilidad de las tropas, así como algunos tráficos internos de la ciudad.

Inicio en el arco de la Estrella

Dar una vuelta a la muralla por el adarve es una magnífica manera de conocer las particularidades de esta cerca medieval. Se puede comenzar junto al arco de la Estrella y el palacio Episcopal, al lado de la Plaza Mayor, a través de lo que se denomina adarve de la Estrella.

El arco de la Estrella es una de las principales puertas de la muralla y fue construido en 1726 junto a la torre de Bujaco, sustituyendo a una antigua puerta. Su forma permitió el paso de carruajes más grandes entre ambos lados del muro. En el lateral interior, una hornacina sostiene la imagen de la Virgen de la Estrella, venerada por aquellos que emprendían un viaje.

Se trata de uno de los conjuntos más conocidos de la ciudad. También, al otro lado del arco, está la torre de los Púlpitos, de origen cristiano (siglo XV), llamada así por las cuatro esquinas superiores rematadas con cubos cilíndricos, como si se tratasen de los púlpitos de una iglesia.

muralla de Cáceres

Tramo de la muralla de Cáceres

Desde el arco, seguimos el adarve hacia la izquierda, para alcanzar la plaza del Conde de Canilleros, donde está el palacio de Toledo-Moctezuma, sede del Archivo Histórico Provincial, un edificio de los siglos XV-XVI. A su lado encontramos la torre de los Espaderos, una torre medieval castellano-mudéjar de los siglos XIV y XV que formó parte de la segunda línea defensiva de la muralla. Destaca el matacán sustentado por nueve ménsulas en una de las esquinas. Como otras torres, fue desmochada por orden de los Reyes Católicos.

La Judería de Cáceres, palacios y torres

A continuación se encuentra el adarve del Cristo, que conduce a la Puerta del Río, donde encontramos la cuesta que sube a la Judería de Cáceres. En este punto se completa ya media vuelta a la muralla de Cáceres. Aquí aparece la torre de los Pozos, la más alta de la muralla, un conjunto defensivo de origen árabe y con sillares romanos.

A través de la Judería se alcanza el palacio de Pereros, del siglo XVI, y la puerta de Mérida, donde estaba una de las antiguas puertas romanas. A espaldas del palacio está la torre Mochada (siglo XIII), también de origen árabe y con una curiosa planta octogonal. Junto a ésta, el Hospital de Caballeros, de 1486.

Al fondo de la misma calle, el adarve da su último giro. El nombre vuelve a cambiar y pasa a denominarse adarve del Padre Rosalío y adarve de la Estrella. Aquí se encuentra el palacio de los Condes de Adanero, también del siglo XVI. Junto a él, el arco de Santa Ana, un postigo entre puertas de la muralla.

Así, caminando por el adarve de Santa Ana, se alcanza la plaza de Caldereros donde se ubica el palacio de la Generala, de los siglos XV-XVI, perteneciente hoy a la Universidad de Extremadura. La Plaza Mayor está ya muy cerca y las almenas de la torre del Horno siglo XII) y de la torre de la Yerba (siglo XII) dan fe de ello. Como otras de la ciudad, son torres albarranas, ya que se adelantan a la muralla y son altas, sirviendo de atalayas.

El conjunto que se descubre paseando por el adarve de Santa Ana es magnífico. Tres torres en línea (Horno, Yerba y Bujaco) con el palacio de Moctezuma al fondo. Sin duda, una de las zonas más fortificadas de Cáceres.

De esta manera, se completa la vuelta completa a la muralla de Cáceres a través de sus adarves. En conclusión, todo un recorrido por la historia de la ciudad cacereña, por sus diferentes épocas y estilos, tanto en el período andalusí como en el cristiano. Cáceres es una ciudad de culturas y su muralla así lo atestigua.

Otras torres de Cáceres

No solo podemos encontrar torres sobre la línea de la muralla de Cáceres. Otros puntos de la ciudad también tienen algunos curiosos torreones.

  • Torre de las Cigüeñas. Forma parte del palacio de las Cigüeñas, en la parte interior de la muralla. Se llama así por las cigüeñas que anidaban en lo alto. La torre es la parte más destacada de la edificación y cuenta con almenas sostenidas por ménsulas. Es la única torre del centro histórico que no ha sido desmochada.
  • Torre del palacio Galarza. La antigua casa de un banquero judío es hoy el palacio Galarza, obispo que terminó adquiriendo el edificio en el siglo XVI. Se le conoce popularmente como la casa de los Trucos y cuenta con una torre cuadrangular. Está situado extramuros.

Si estás fascinado por Cáceres, su legado y su monumentalidad, descubre más lugares de interés en nuestras guías de esta ciudad extremeña.

 

Planes relacionados