×
Otros destinos ×

Qué ver en Cáceres: los 11 lugares indispensables

Por fin te has decidido a hacer esa escapada que tanto deseabas y vas a pasar unos días en Cáceres. Esta urbe tiene el tamaño perfecto para hacer un plan de fin de semana. Su fusión única de arquitectura y deliciosa gastronomía te acompañará a cada paso por sus hermosas calles. Relájate, pasea y disfruta conociendo todos los rincones especiales que te esperan en esta ciudad en la que las torres y los nidos de cigüeñas le confieren un carácter especial.

A pie por el casco antiguo

Lo mejor para conocer la ciudad vieja de Cáceres, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y donde se concentran la mayoría de atractivos, es acceder a ella a pie. Muchas zonas están cortadas al tráfico y son peatonales, para no perder ni un ápice de su encanto medieval. En la parte monumental, delimitada por las murallas, podrás comprobar su evolución arquitectónica a través de sus edificios.

Una estupenda opción puede ser alojarte en el moderno Hotel Barceló Cáceres V Centenario, ubicado en una parte tranquila y a corta distancia del centro, al que podrás llegar tanto en coche como en transporte público o dando un agradable paseo. Piscina, terraza y un excelente restaurante donde probar la exquisita cocina extremeña pondrán el broche de oro a tu estancia en Cáceres.

 

 

Empieza por la Plaza Mayor

Uno de los mejores puntos de partida es la Plaza Mayor. Desde aquí ya podrás contemplar algunas de las construcciones medievales y las huellas del pasado árabe de Cáceres. Las torres van haciendo poco a poco acto de presencia, como la torre de la Yerba.

En la parte sur se sitúa el Ayuntamiento. Puedes seguir andando por la Calle Pintores si quieres hacer algunas compras, pues esta es la principal vía comercial donde se concentran las tiendas. En los soportales verás algunos bares y restaurantes donde comprobar por qué Cáceres fue elegida Capital de la Gastronomía en 2015. Toma nota de El Requeté y La Minerva.

Entra al casco antiguo por el arco de la Estrella

Si estás en la Plaza Mayor no puedes estar mejor situado para atravesar el acceso más afamado de toda la muralla y adentrarte de lleno en la parte vieja: el arco de la Estrella.

Arco de la Estrella

Data del siglo XV y se encuentra junto a la torre de Bujaco. Seguro que puedes imaginar a los carruajes de la Edad Media cruzándolo para entrar en la ciudad. Remodelado en el siglo XVIII y coronado por el escudo de Cáceres, es uno de los espacios inmortalizados en la serie Juego de Tronos.

Las panorámicas desde la torre de Bujaco

Esta construcción, que se levanta sobre sillares romanos, es uno de los emblemas de Cáceres, además de uno de los ejemplos de arquitectura almohade del casco antiguo. Con 25 metros de altura, subir al almenar de la torre de Bujaco es absolutamente imprescindible para gozar con las vistas.

Desde aquí podrás divisar también el palacio de Moctezuma, el Palacio Episcopal o caminar un poco por la parte alta de la muralla. Es una de las experiencias más demandadas.

El patrimonio cultural del Museo de Cáceres

En el barrio de San Mateo encontramos varias plazas que merecen un alto en el camino. Una de ellas es la plaza de las Veletas. Aquí se levantan dos preciosos edificios históricos, el Palacio de las Veletas y la Casa de los Caballos, que hoy conforman el Museo de Cáceres.

museo caceres

Museo de Cáceres

Un emplazamiento lleno de historia donde recorrer el rico patrimonio extremeño desde el Paleolítico hasta la Edad Contemporánea. La belleza de las construcciones, la inmensa colección que ofrece entre arqueología, etnografía y artes visuales, o el impresionante aljibe árabe –que se conserva en el interior– justificarán la visita, que es de acceso gratuito.

La solemne presencia de la Concatedral de Santa María

Toda ciudad medieval que se precie debe tener una catedral acorde. La Catedral de Cáceres es una de las construcciones más antiguas que se conservan en la ciudad. Fue levantada en el siglo XV siguiendo el estilo gótico. En ella sobresale una única torre –construida ya en período renacentista– a la que se puede subir para disfrutar de la panorámica. Caminar por esta zona de noche con una tenue iluminación puede ser el final que estás buscando para una velada romántica.

El palacio de Carvajal y su jardín secreto

palacio de los golfines

Palacio de los Golfines de Abajo

Si estás junto a la Catedral, aprovecha para conocer el palacio de Carvajal, al que también se le llama “la Casa Quemada” por un incendio que tuvo lugar en el siglo XIX. La familia Carvajal construyó su residencia en el siglo XV, aunque la torre redonda anexa puede tener origen árabe.

En su interior, te espera un bello patio y un precioso jardín donde relajarte, contemplando la enorme higuera centenaria que aquí se levanta.

El esplendor del palacio de los Golfines de Abajo

La conservación tan impecable de los monumentos cacereños hace que sea muy fácil retroceder en el tiempo. Esta grandeza se puede comprobar en uno de los mejores ejemplos palaciegos de la ciudad, que sirvió hasta de alojamiento a los Reyes Católicos. En el palacio de los Golfines de Abajo podrás diferenciar bien la casa-fortaleza del siglo XV y el estilo más clásico de los principios del Renacimiento en el siglo XVI. Párate a examinar los escudos de los Reyes Católicos en las ventanas.

El Renacimiento en el palacio de Godoy

Siguiendo con la arquitectura palaciega, otro de los edificios invadidos por la historia en el recinto monumental de Cáceres es el palacio de Godoy. Seguro que te quedarás asombrado al contemplar su portada de estilo renacentista.

Un edificio que ordenó construir en 1548 Francisco de Godoy Aldana, un militar español que se puso a las órdenes de Pizarro en la conquista del Perú y que volvió con una inmensa fortuna.

El pasado árabe en la Casa Yusuf Al Burch

Museo Yusuf Al Burch

Casa Museo Árabe Yusuf Al Burch

La huella de los pueblos almohades se nota en muchos rincones de la ciudad. Pero uno de los ejemplos más soberbios se halla cerca de la plaza de San Jorge, en la cuesta del Marqués.

La Casa Museo Árabe Yusuf Al Burch se muestra hoy totalmente rehabilitada gracias a la labor de José de la Torre Gentil al adquirirla en la década de 1960. El zaguán, la sala de té, el patio, el harem o el hammam son los espacios que podrás descubrir en este lugar lleno de leyenda.

El aire puro del parque del Príncipe

Una vez que recorras todo el casco antiguo de Cáceres, aun te quedarán lugares por conocer en el resto de la urbe. Si estás deseando pasear con el color verde de fondo, dirígete hasta la avenida de Hernán Cortés para encontrar el parque del Príncipe.

Un tranquilo estanque, un museo de esculturas al descubierto o un jardín botánico te están esperando a lo largo de más de 20 hectáreas, mientras te olvidas del ruido urbano.

Planes relacionados