×
Otros destinos ×

Isla de Tabarca, un paraíso no sólo para piratas

Hoy día, la isla de Tabarca presume de un buen número de galardones: Bien de Interés Cultural, Conjunto Histórico-Artístico, Reserva Marina del Mediterráneo y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

En resumen: no le faltan cosas para ver. En sus 30 hectáreas encontramos museos, palacios, iglesias, solitarios faros en mitad del páramo y, por supuesto, mucha vida animal: pulpos, langostas, meros, salmonetes, tortugas, estrellas de mar… 

 

 

 

 

 

  1. Tabarca, visita en barco esta isla de Alicante
  2. Las riquezas naturales de la isla de Tabarca
  3. Qué ver en Tabarca: un pueblo, un faro y mucho más
  4. Dónde comer en la isla de Tabarca
  5. Dónde alojarse cerca de la isla de Tabarca

Tabarca, visita en barco esta isla de Alicante  

Este pequeño paraíso, al que se puede llegar en barco desde Santa Pola, Alicante, Guardamar, Benidorm y Torrevieja no sólo ha atraído coloridos animales a sus verdosas praderas de posidonia. Desde el siglo XV por lo menos, los corsarios berberiscos del norte de África usaron la isla de Tabarca como base desde la que lanzar ataques a las costas cristianas, todo con el patrocinio del Imperio Otomano.

 

 

Tras siglos de saqueos, Carlos III decidió en 1769 fundar una colonia en la isla y fortificarla. Y lo hizo de una manera muy curiosa: pagó el rescate de sesenta y nueve familias ligures genovesas esclavizadas por los turcos y las trajo hasta aquí. Todas ellas estaban en la isla de Tabarka, cercana a Túnez y propiedad de la República de Génova, cuando los turcos la invadieron y los tomaron como rehenes. Se decidió construir entonces un pueblo en la isla e invitarlos a que viniesen a España, a la futura Nueva Tabarka.  

Isla de Tabarca

El agua cristalina que rodea la Isla de Tabarca

Las riquezas naturales de la isla de Tabarca 

La isla de Tabarca se convirtió, en 1986, en la primera Reserva Marina del estado español. Esto supuso la prohibición de la pesca de arrastre, técnica empleada por los pescadores que repoblaron la isla en el siglo XX. Porque Tabarca, a lo largo del siglo XIX, se había ido vaciando preocupantemente. Con ello se protegió su fondo marino, aunque poco a poco Tabarca fue perdiendo su identidad de isla de pescadores. Se estaba convirtiendo, no obstante, en una de las reservas naturales más importantes de España.  

Y es que en sus alrededores podemos encontrar caballitos de mar, tortugas, meros, salmonetes, pulpos y lubinas y, en especial, largas praderas de posidonia oceánica. Son precisamente estas plantas endémicas del Mediterráneo las que favorecen un entorno tan rico en flora y fauna, lo que ha convertido a la isla de Tabarca en un lugar muy codiciado para practicar buceo y esnórquel. En las cuevas de sus profundidades habitan también multitud de formas de vida, como langostas o cigarras. Más tarde, la Unión Europa declaró la isla Zona de Especial Protección para las Aves, redondeando así su oferta de espectáculos naturales. 

Isla de Tabarca

Costa de la Isla de Tabarca

La isla de Tabarca, por supuesto, también tiene una playa urbana: La Playita, situada en el corredor de tierra o istmo que separa al pueblo del resto de la isla, y que cuenta con servicios como patines, bicicletas o chiringuitos. Otra playa, más pequeña y en el puerto, es La Caleta. Pero Tabarca tiene además varias calas y playitas naturales, como la que encontramos frente a la isla de la Galera, muy apreciada para practicar esnórquel, o la Cala del Francés. 

Otro de los lugares imprescindible de la isla de Tabarca es la Cova del Llop Marí: una cueva con dos entradas, a la que puedes llegar nadando desde alguna de las calas cercanas o bien en barco. Se adentra 100 metros en el subsuelo de la isla y, antiguamente se refugiaban en ella grupos de focas monje. Una pareja de leones marinos, hace 100 años, también se instaló allí. Sin embargo, los isleños los persiguieron por miedo a que estropeasen la pesca y la cría de ambos murió recién nacida. La historia cuenta que la madre fue la siguiente, consumida por la pena, y que el padre estuvo durante tres días dando unos terribles aullidos que asustaron al pueblo y que, dicen, todavía pueden escucharse.  

Qué ver en Tabarca: un pueblo, un faro y mucho más  

Hay lugares en los que es mejor dejarse llevar por el instinto para conocerlos de verdad. El pueblo de Tabarca es uno de ellos, con callejuelas empedradas, casas encaladas y otras de tonos muy vivos y de diferentes estilos. Palmeras y árboles guardan nuestros paseos, y multitud de flores asoman desde sus macetas. La isla de Tabarca es Bien de Interés Cultural precisamente por esta mezcla de naturaleza exuberante y de belleza constructiva en su pueblo, que siempre ha mirado hacia el mar.  

Iglesia de San Pedro y San Pablo frente a la costa

Iglesia de San Pedro y San Pablo frente a la costa

Así que si lo que quieres es visitar alguno de sus muchos puntos de interés, aquí te dejamos unos pocos:  

  • Casa del Gobernador. Convertido en alojamiento, ha sido completamente restaurado y aún conserva sus suelos y arcos de 1780. 
  • La muralla y sus tres puertas. Las puertas de San Rafael, San Gabriel y San Miguel siguen siendo los puntos de entrada de una muralla de espíritu romántico, a trechos bien conservada y en otros derrumbada sobre las aguas del mar. 
  • Faro. El faro de Tabarca se levantó en 1854 con el objetivo de evitar los islotes y escollos que rodean la isla. Su figura se alza solitaria en el páramo de El Campo. Uno de los aspectos que más chocan del faro es su distancia de la orilla, pero dado el relieve plano de la isla no es necesaria más visibilidad. Antiguamente fue una escuela de fareros.
Torre de San José

Torre de San José

  • Iglesia de San Pedro y San Pablo. Elevada sobre la escarpada costa de Tabarca tenemos esta iglesia del siglo XVIII, muy estilizada y de estilo neoclásico. Otros detalles, como sus hermosas ventanas que simulan una flor de lis o la fachada principal, delatan sus influencias barrocas. Gran parte de esta iglesia se construyó con rocas extraídas de la isla.
  • Torre de San José: Este edificio llama la atención por su puerta, ubicada a dos metros de altura. En el siglo XIX sirvió como prisión, y en un principio valoraron rodearla de un foso para aumentar su efectividad.  
  • Museo Nueva Tabarca: Cuenta con dos salas, una audiovisual y otra para exposiciones. La labor de este museo es reunir numeroso material (fotografías, planos, etc.) para explicarnos mejor la geografía, geología e historia de la isla de Tabarca, así como la relación, en este lugar, entre el ser humano y el medio marino.

Dónde comer en la isla de Tabarca

Como es seguro que tendréis que hacer un descanso en vuestra visita, os recomendamos disfrutar primero del plato local preferido, el caldero: pescado con patatas, alioli, y un caldo con el cual se cuece el arroz con el que se acompaña el guiso. El calamar de potera o los arroces de langosta, bogavante y pescado son también especialidad de la isla. Les recomendamos los locales de La Almadraba, Casa Gloria, Casa Ramos o el restaurante Amparín para degustar su oferta gastronómica.

El páramo con el faro al fondo

Dónde alojarse cerca de la isla de Tabarca

Dormir en la capital alicantina es una opción estupenda a la hora de visitar Tabarca, ya que desde su puerto salen barcos rumbo a la isla durante todo el año. En este sentido, el hotel Occidental Alicante resulta ideal, pues se encuentra a 7 minutos a pie de la Marina Deportiva, el punto donde se toman las embarcaciones. Completamente reformado, destaca por sus modernas y confortables estancias, así como por su situación estratégica para visitar algunos de los atractivos turísticos de Alicante, como la concatedral de San Nicolás de Bari, el castillo de Santa Bárbara o el Museo de Arte Contemporáneo de Alicante.

 

Preguntas frecuentes

¿Cómo se puede llegar a la isla de Tabarca?

La mejor forma de llegar a la isla de Tabarca es en barco desde las localidades de Santa Pola y Alicante, donde dispondrás de conexiones diarias durante todo el año (si bien su frecuencia se incrementa a partir del mes de abril). Asimismo, desde Torrevieja y Benidorm se realizan excursiones diarias.

¿Cuáles son las playas que bañan la isla de Tabarca?

La isla de Tabarca dispone de dos playas (La Playita y La Caleta), ubicadas en el istmo que separa el pueblo del resto de la isla. Asimismo, cuenta con pequeñas calas ideales para los amantes del snorkel, como las calas del Birros y La Guardia y la Cova del Llop Marí.

¿Dónde se puede comer en la Isla de Tabarca?

La isla de Tabarca presenta una atractiva oferta gastronómica que incluye chiringuitos próximos a la playa —como Los Pescadores, La Caleta, Amparín, Tere 2 o Mar Azul— y restaurantes situados en el pueblo. Entre estos últimos destacan: Casa Ramos, Anita y La Almadraba.

¿Cuánta gente vive en la Isla de Tabarca?

La población estable de la isla de Tabarca ronda los 70 habitantes. No obstante, en temporada alta se estima que pasan por ella entre 3.000 y 4.000 visitantes diarios, alcanzando así la cifra de 230.000 turistas anuales.

Planes relacionados