×
Otros destinos ×

Torre de la Pólvora, la puerta de acceso a la Ciudad Vieja

La torre de la Pólvora es una de las 13 puertas originales que tenía la Ciudad Vieja y uno de los monumentos más populares de Praga, junto con el Reloj Astronómico, el Puente de Carlos y Josefov o Barrio Judío. Comenzó a construirse en estilo gótico en el año 1475 con el nombre de torre Nueva, casi un siglo después que su vecina, la torre de la Ciudad Vieja.

La primera piedra de la singular torre de la Pólvora la puso Ladislao II, con el fin de que fuese un acceso atractivo en vez de una torre defensiva, aunque en su origen estaba adosada a la vieja muralla que rodeaba la ciudad medieval para protegerla de las invasiones enemigas. En 1541 fue destruida por un incendio, pero en poco tiempo fue reconstruida.

La torre de la Pólvora (en checo, Prašná brána) ha tenido numerosos usos. Se utilizó desde 1836 en las ceremonias de coronación de los reyes, que atravesaban la torre para ir a la vecina Catedral de San Vito, situada dentro del recinto del Castillo de Praga. Y en el siglo XVII también se usó como almacén de pólvora y de ahí vino su nombre actual.

 

 

Torre de la Pólvora, una larga historia

Durante la Batalla de Praga, la torre de la Pólvora sufrió importantes daños y las esculturas de la torre tuvieron que ser sustituidas en 1876, justo antes de la renovación que le otorgó su fisonomía actual. Hay que decir también que esta torre es, junto a la de la Ciudad Vieja, el único rastro que queda intacto de la antigua fortificación de Praga que protegía la Ciudad Vieja.

El constructor de la torre de la Pólvora cubrió la primera planta con una bóveda estrellada y la segunda, con una bóveda de crucería. También el paso de la puerta cuenta con una bóveda de crucería y la torre termina con un pináculo en forma de cuña.

La Torre de la Pólvora

La Torre de la Pólvora

Las esculturas exteriores de la torre

¿Qué elementos adornan la torre de la Pólvora? En el primer piso puedes ver unas esculturas que representan a varios monarcas de Bohemia, como Jorge de Podiebrad, Vladislav II, Přemysl Otakar II y Carlos IV, junto a escudos de las tierras que estuvieron bajo su mandato y alegorías de sus virtudes como dignatarios.

Casi en la segunda planta, justo encima de las estatuas de los reyes, se pueden ver las figuras de algunos santos y ángeles que rodean a las de Cristo y la Virgen María. Si te fijas, también podrás ver las efigies de Adán y Eva y las de San Pedro y San Pablo.

Datos curiosos de la torre de la Pólvora

La torre de la Pólvora (o puerta de la Pólvora) mide 65 metros de altura, la galería-mirador está a 44 metros de altura y la escalera de caracol consta exactamente de 186 escalones de piedra.

Su arquitecto fue Matthias Rejsek, autor también de las estatuas que decoran la torre.

La torre quedó prácticamente destruida en un incendio que tuvo lugar en 1541, pero fue reconstruida poco después. Con los ataques del ejército prusiano durante el siglo XVIII, volvió a sufrir serios daños, pero en el siglo XIX fue restaurada, con el aspecto actual, por el arquitecto Josef Mocker.

Desde el siglo XIX la torre de la Pólvora marcaba el comienzo de la ceremonia o Camino Real que debían recorrer los futuros monarcas antes de su coronación en el vecino Castillo de Praga.

La silueta de la Torre de la Pólvora desde las calles de Praga

La silueta de la Torre de la Pólvora desde las calles de Praga

En la fachada de la torre que mira hacia la Casa Municipal, existe un mirador entre las dos plantas que servía de retrete.

Señalar también que esta torre es muy parecida a la torre de la Ciudad Vieja, situada en una de las cabeceras del Puente de Carlos, pero ambas guardan importantes diferencias. Si tienes curiosidad, compáralas y descubrirás que hay muchos elementos que las distinguen.

Torre de Petrin

La Torre de Petřín

Acceso al interior de la torre de la Pólvora

La torre de la Pólvora tiene abiertas las puertas a los turistas que deseen contemplar desde lo alto la ciudad, al tiempo que podrán disfrutar de una exposición sobre la historia de Praga. Además, suelen organizarse muestras temporales de pintura y orfebrería. Desde la galería superior, disfrutarás de unas vistas extraordinarias de la ciudad. Descubrirás, en primer plano, el barrio de Staré Město y el Castillo de Praga, al fondo.

Otras torres famosas de Praga

Además de la torre de la Pólvora y la torre de la Ciudad Vieja, Praga cuenta con otras importantes torres históricas, pues no en vano ha recibido el sobrenombre de la Ciudad de las cien torres. Si te gusta este tipo de edificaciones, te sugerimos que te acerques también a las dos torres de Malá Strana, situadas en el extremo del Puente de Carlos que conduce al Castillo de Praga, y que fueron construidas en distinta época. También podrás admirar las torres que coronan la iglesia de Týn, en la plaza de la Ciudad Vieja, o la torre donde se halla el emblemático carrillón del Reloj Astronómico de Praga. También son espectaculares las torres de la Catedral de San Vito o la de la iglesia de San Nicolás de Praga. Y si te quieres alejar un poco más del centro, podrás subir a una torre metálica de finales del siglo XIX que se encuentra en el monte de Petřín.

 

Planes relacionados