×
Otros destinos ×

Estambul con amigos, los planes más locos y divertidos

Estambul es una ciudad fascinante en la que convive lo mejor de dos mundos: Europa y Asia, la antigua capital de imperios con una urbe moderna, el bullicio de 15 millones de habitantes con las mansas aguas del estrecho del Bósforo, que lejos de dividir une más a este conglomerado de sensibilidades. En definitiva, Estambul es un lugar ideal para visitar con amigos. Divertida, innovadora, llena de contrastes, monumental y tradicional a la vez, tiene todos los ingredientes para que la experiencia en cuadrilla sea inolvidable.

Desde relajarse en uno de sus históricos y elegantes hamanes o baños turcos hasta salir de marcha hasta altas horas de la noche por el barrio de Tünel, tomar los mejores kebabs del mundo o revivir los tiempos de la vieja Bizancio, la ciudad ofrece mil y una posibilidades. Proponemos los planes imprescindibles para disfrutar entre amigos de la hermosa e inspiradora Estambul.

Relajarse en un monumental baño turco

En Estambul se encuentran los hamanes o baños turcos más increíbles del mundo, ideales para acabar una maratoniana jornada turística relajándonos y recuperándonos con tranquilidad mientras tonificamos el cuerpo con un masaje reparador en la gran losa de mármol (gobek tagi) que domina la estancia. Destacamos los mejores baños turcos para disfrutar entre amigos:

 

 

Cemberlitas Hamanmi (Verizhan Caddesi, 8). Se trata de uno de los hamanes más famosos y turísticos de Estambul. Muy limpio y en buenas condiciones, el baño fue construido en 1584 con las paredes recubiertas en marmol. Es mixto, de hombres y mujeres, aunque separados.

Suleymaniye Hamami (Mimar Sinan Caddesi, 20). Otro bello hamán mixto, construido en 1550 y ubicado en el pintoresco barrio otomano de la mezquita de Solimán.

Kilic Ali Pasa Hamami (Kemankeş Karamustafa Paşa, Hamam Sk. 1). Situado al lado de una mezquita, este hamman lo construyó en 1580 el arquitecto Sinan para el almirante otomano Kilic Ali Pasa. Forma parte de un gran complejo junto con una mezquita y una escuela. El edificio se ha rehabilitado y ahora luce en todo su esplendor. Los servicios que se pueden contratar son dignos de un sultán.

Salir de marcha por el Estambul más canalla

Una vez renacidos con el regenerador baño turco, es el momento de conocer el Estambul más juerguista y canalla. Opciones para salir de fiesta por Estambul no faltan. Una de las zonas más animadas es la antigua villa genovesa de Gálata.

La mejor forma de comenzar la noche es subiendo a la colina de Beyoglu en el Tünel, un antiguo funicular. En esta zona hay infinidad de bares donde saborear las cervezas locales, llamadas ‘efes’, al caer la tarde. Se puede acompañar la bebida con frutos secos que se pueden comprar en cualquier tienda de la zona. Muchos de estos bares cuentan con interesantes ofertas en su ‘happy hour’.

estambul con amigos

Se puede continuar la jornada bajando de nuevo a la plaza de Tünel (Tünel Meydani). Detrás de esta plaza se encuentra el barrio de Asmali Mescit, una de las zonas más animadas de Estambul, lleno de restaurantes de ‘meze’, bares de moda y salas de conciertos. Uno de los lugares más míticos de esta zona es el Galata Konak Café (Haci Ali Sok. 2). Se encuentra en el último piso de un viejo edificio y ofrece unas vistas inolvidables de la Torre de Gálata, el Bósforo y el Cuerno de Oro.

Para continuar con la fiesta por la zona se tiene que pasar ya a los clubs nocturnos. Babilon (Sehbender Sok. 3) está considerada una de las mejores discotecas del mundo. En este local se reúne la ‘beautiful people’ de Estambul y se ofrecen conciertos de todo tipo. Un valor seguro. Cerca de allí, en Kamer Hatun Cad. 10, está Guetto, otro club que ofrece conciertos de lo más variados.

Conocer nuestro destino con los posos del café turco

Los turcos siempre han sido grandes bebedores de café y de té. Ambas tradiciones siguen hoy muy arraigadas, aunque parece que el té está hoy día ganando la partida como bebida típica de Estambul. No es para menos, Turquía cuenta con sus propias plantaciones de té en la costa del Mar Negro. La ciudad está plagada de los llamados Kahvehane (casas de café), donde la clientela, eminentemente masculina, pasa la tarde tomando café, fumando en narguiles y jugando a las cartas o al backgammon.

Una experiencia única es tratar de conocer nuestro destino a través de la ‘cafeomancia’. En algunos cafés de Beyoglu, como por ejemplo, en el café Kapriss (Ayhan Isik Sok. 17), nos pueden leer nuestro porvenir a través de los posos del café recién consumido. Una divertida experiencia para compartir entre amigos.

Dejarse embriagar por la historia de la ciudad

Como no podía ser menos, no se puede viajar a Estambul, ya sea solo, en pareja o con amigos, sin tratar de revivir los tiempos de la monumental Constatinopla romana y bizantina. Debemos dedicar el tiempo que sea necesario a disfrutar de la arquitectura, frescos y mosaicos de la impresionante Santa Sofía de Constatinopla, visitar el monumental Palacio de Topkapi y contemplar las cúpulas y minaretes de la Mezquita de Suleiman o Solimán el Magnífico.

Un viaje a Estambul con los mejores amigos no es tampoco lo mismo si no nos perdemos entre el bullicio y tratamos de regatear con los tenderos del Gran Bazar y del Bazar de las Especias.

Disfrutar de los mejores kebabs del mundo

La mejor forma de establecer lazos de amistad es alrededor de una mesa y el plato estrella de las mesas de Estambul es sin duda el kebab, un singular bocadillo que ha conquistado el planeta. Recopilamos dos de los mejores lugares donde disfrutar en buena compañía de este riquísimo plato.

estambul con amigos

Sehzade Erzurum Cag Kebabi (Hocapasa Sok. 3). Ubicado en la zona del Bazar de las Especias, es considerado uno de los mejores lugares donde comer un kebab, y eso que suele pasar bastante desapercibido. El cordero, marinado, se cocina a fuego lento y el lavash (pan blanco) es sencillamente increíble.

Durumzade (Kamer Hatun Cad. 26). El ecléctico barrio de Beyoglu alberga uno de los mejores locales en los que se puede degustar un kebab las 24 horas del día. Aunque da igual a la hora que se llegue, siempre está lleno. Su lavash crujiente es antológico.

Sentirse en medio de dos continentes en un crucero por el Bósforo

Se trata de una de las actividades imprescindibles para hacer en Estambul y con amigos resulta de lo más divertido. Realizar un crucero por el Bósforo es sentirse en medio de dos continentes, es contemplar palacios de mármol, amenazadoras fortalezas, pintorescos pueblos de pescadores y los elegantes ‘yali’, las monumentales mansiones ribereñas decimonónicas.

Los ferris (vapour) que realizan tours por el Bósforo se toman en el muelle 3 de la estación marítima de Eminonu. Hay tres tipos de trayectos, uno largo con varias escalas y 5 horas de duración, otro trayecto corto de 2 horas de duración y sin escalas y un trayecto nocturno que sólo está operativo en verano. Para más información pueden visitar la web de la compañía.

Disfrazarnos de sultanes

La visita entre colegas a Estambul debe acabar con un recuerdo inolvidable. ¿Y qué hay más irrepetible que inmortalizar la visita en grupo vestidos como auténticos sultanes? En el estudio de fotografía Giycek (Serdar-I Ekrem Sok, Dogan apt. 30, Gálata) es posible. En este lugar podemos vestirnos como pachás, sultanes y sultanas para fotografiarnos con instantáneas en blanco y negro o sepia.

Sin duda, seremos la envidia de los amigos que no quisieron venir.

 

Planes relacionados