×
Otros destinos ×

Qué ver en Sevilla: Los 17 lugares imprescindibles

Dice la canción que “Sevilla tiene un color especial”, pero lo cierto es que no sólo tiene un color, sino todo un arcoíris. Cada rincón posee una personalidad distinta y cada calle esconde alguna sorpresa.

Es una ciudad preciosa se mire por donde se mire. Su luz la hace mágica, su olor a azahar, inolvidable, y su ambiente también se recuerda. Tiene arte, “duende” flamenco, cultura… y una historia fascinante que tiene su reflejo en los monumentos históricos.

Hay quien se ha aventurado a asegurar que es una de las ciudades más bonitas de mundo. En cualquier caso, regala experiencias inolvidables porque hay muchas cosas que hacer en Sevilla.

Si vas a planificar un viaje a la capital hispalense, te ayudamos a elaborar una lista de lugares para visitar en Sevilla, una selección con la que descubrirás todas sus maravillas y secretos.

  1. Los lugares imprescindibles de Sevilla
  2. Zonas de Sevilla
  3. Museos en Sevilla

Los lugares imprescindibles de Sevilla

1. Catedral y Giralda de Sevilla

La Catedral de Sevilla es uno de los templos góticos más grandes del mundo. Imponente y hermosa, se ubica en el corazón de la ciudad y merece la pena verla sólo por admirar su fachada. Plagada de pórticos y con un interior suntuoso, fue levantada sobre una antigua mezquita almohade en 1401, aunque las obras, por su magnitud, se prolongaron durante más de cien años. No te pierdas su Capilla Mayor, la colección de joyas y pinturas, o la tumba de Cristóbal Colón. Por algo fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

 

 

Junto a la Catedral, la torre de la Giralda, que ejerce de campanario y custodia la ciudad de Sevilla desde sus 104 metros de altura. Antaño fue el alminar de la antigua mezquita árabe que se ubicaba en ese mismo lugar. La Giralda ha sufrido importantes modificaciones a lo largo de la historia, sobre todo cuando la ciudad pasó de ser árabe a cristiana. Se le añadió la sección superior para situar 24 campanas, lo que convierte a la torre en el campanario con más campanas de España. Si subes hasta él, disfrutarás de unas vistas impresionantes. El célebre “Giraldillo” es su veleta, una escultura de más de tres metros que simboliza el triunfo del cristianismo sobre el islam. Avenida de la Constitución, s/n.

La Giralda de Sevilla

La Giralda de Sevilla

2. Plaza de España de Sevilla

Fue construida en 1928 con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929 para conmemorar el Descubrimiento de América. La Plaza de España tiene forma circular y consta de varios canales por los que se puede navegar en pequeños barcos. Hay cuatro puentes que simbolizan los antiguos reinos de España; arcadas, fuentes y sus famosos 48 bancos que representan las provincias españolas. Este monumental espacio público ha sido el escenario de muchas series y películas, como ‘La guerra de las galaxias’,  y el diseño de los azulejos de su decoración ha dado la vuelta al mundo.

Plaza de España de Sevilla

Plaza de España de Sevilla

3. El parque de María Luisa de Sevilla

Frente a la Plaza de España se encuentra el parque más importante de Sevilla, el gran pulmón verde de la ciudad. Es el Parque de María Luisa, que ha sido declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Jardín Histórico. Se inauguró en 1914 y en un principio formaba parte de los jardines privados del palacio de San Telmo. La infanta María Luisa Fernanda, de la que recibe su nombre, los donó a la ciudad. Sus fuentes más singulares son las de las Ranas, la de los Leones o la Isleta de los Patos. Dentro de su recinto, se halla el Museo Arqueológico de Sevilla y el Museo de Artes y Tradiciones Populares.

Parque de María Luisa

Parque de María Luisa

4. Torre del Oro

La llaman la “niña bonita de Sevilla”. La Torre del Oro, situada a orillas del río Guadalquivir, fue construida en el siglo XIII para reforzar las defensas militares de la ciudad. Los árabes también la utilizaron para controlar el tráfico de barcos, para lo que conectaban, con una enorme cadena, la Torre del Oro y otra torre que estaba al otro lado del río. En la actualidad, alberga el Museo Naval, con una exposición de maquetas y herramientas antiguas de navegación. Desde lo alto, podrás tener una bonita vista del barrio de Triana, la Catedral y el Guadalquivir. Paseo de Cristóbal Colón, s/n.

Torre del Oro en el Arenal de Sevilla

Torre del Oro

5. Metropol Parasol

También conocido como Las Setas, el Metropol Parasol es un curioso mirador. Construido en 2011, tiene una arquitectura vanguardista que simula seis grandes setas o paraguas (parasoles) y su estructura es de madera. No tiene nada que ver con el estilo tradicional andaluz, por lo que aporta una nota de originalidad y modernismo al clasicismo que reina en la ciudad. Desde la parte superior del edificio, puedes tener unas vistas panorámicas de 360 grados. Plaza de la Encarnación, s/n.

Vistas desde el Metropol Parasol de Sevilla

Vistas desde el Metropol Parasol de Sevilla

6. Isla de la Cartuja

Aunque su aspecto no es precisamente el de una isla, este espacio que abraza el río Guadalquivir fue la sede de la Exposición Universal de 1992, y aún se pueden ver algunos de los pabellones construidos para el evento. A través de una pasarela de madera se puede llegar al Jardín Americano, un exótico jardín botánico con más de 300 especies originarias de América.

En esta isla está también el monasterio de la Cartuja o monasterio de Santa María de las Cuevas que data del siglo XV y que actualmente es el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo. Aquí está también Isla Mágica, un parque temático de atracciones y otro acuático, Agua Mágica. Los dos son ideales para visitar Sevilla con niños.

Qué ver en Granada, Monasterio de la Cartuja

Monasterio de la Cartuja

7. La Maestranza de Sevilla

La Maestranza de Sevilla es la plaza de toros de la ciudad y cada año, coincidiendo con la Feria de Abril, acoge una de las fiestas taurinas más importantes de España. Es pequeña y coqueta, de color blanco y amarillo, y su Puerta del Príncipe es la más codiciada por los toreros. La tradición taurina es muy intensa en Andalucía. También puedes visitar la plaza y el Museo Taurino que hay en su interior. Paseo de Cristóbal Colón, 12.

Maestranza de Sevilla el Arenal

Maestranza de Sevilla

8. El Real Alcázar de Sevilla

El Real Alcázar de Sevilla se encuentra justo al lado de la Catedral y fue declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. Aquí se aloja la familia real cuando va de visita oficial a Sevilla. Es un antiguo palacio árabe decorado con gran lujo y majestuosidad. Sus enormes jardines están jalonados por fuentes y en sus dependencias hay elementos del arte mudéjar, gótico, renacentista y barroco, como prueba de su larga historia. Es una visita obligada en una escapada turística a Sevilla, porque es toda una explosión de arte y cultura. Patio de Banderas, s/n.

8. Basílica de la Macarena

La Basílica de la Macarena, oficialmente Basílica de Santa María de la Esperanza Macarena, es uno de los templos más queridos de la ciudad de Sevilla. Situado en la calle Bécquer del barrio de La Macarena es la sede oficial de la hermandad de La Esperanza Macarena, que sale en procesión durante la madrugada del Viernes Santo con las imágenes de la virgen titular del templo y la de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia.

Esta basílica fue construida en 1941 y bendecida en 1949 para albergar las imágenes de la hermandad, que habían estado en la capilla de la Parroquia de San Gil, incendiada en 1936. El arquitecto responsable fue el sevillano Aurelio Gómez Millán, quien concibió un edificio de estilo barroco con una sola nave, bóveda de cañón y cuatro capillas laterales. El carácter de basílica menor fue un honor que le concedió el papa Pablo VI en 1966.

Basílica de la Macarena

Basílica de la Macarena

La apariencia de esta basílica es majestuosa, con una puerta de acceso cuyo arco y dintel se sustentan sobre columnas de mármol. En el interior destaca también la decoración marmórea y las pinturas al fresco de Rafael Rodríguez centradas en la virgen madre. En el presbiterio y en las capillas laterales se pueden ver retablos dorados de madera, procedentes del taller de Juan Pérez Calvo. El retablo Mayor acoge en un camarín de fina orfebrería, de Fernando Marmolejo Camargo, a la Santísima Virgen de la Esperanza.

Las capillas laterales se dedican a las imágenes de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia, la Virgen del Santo Rosario, Cristo de la Salvación y las Patronas de Hispanoamérica.

9. Palacio de Dueñas

El palacio de las Dueñas es una visita muy recomendable tanto para conocer esta tipología de viviendas en Andalucía como por el glamour que lo ha envuelto en los últimos siglos. En este palacete han residido o han estado de visita, en el siglo XX, personajes tan relevantes como la emperatriz Eugenia de Montijo, Alfonso XIII, Jacqueline Kennedy, Grace Kelly y Rainiero de Mónaco, Eduardo VIII y su hermano Jorge VI, y el político inglés, Lord Holland. Sin mencionar a Antonio Machado, que vivió allí durante ocho años un siglo antes, en el XIX, debido a que su padre Antonio Machado Álvarez era el administrador de esta propiedad.

Los orígenes de este palacio, que tomó este nombre de un monasterio cercano ya desaparecido y que hoy tenemos el privilegio de visitar, se remontan a los siglos XV o XVI. La casa palacio inicialmente era la de los Pineda, de los señores de Casa Bermeja, uno de los linajes del patriciado de Sevilla. De esta familia pasó como herencia a Fernando Enríquez de Ribera, II marqués de Villanueva del Río y padre de Antonia Enríquez de Ribera, que se casó en 1612 con Fernando Álvarez de Toledo, futuro VI duque de Alba. Este listado de apellidos explica que hoy día pertenezca a la Casa de Alba.

palacio de duenas

Palacio de Dueñas

¿Qué es lo que el visitante puede esperar de esta visita? Un paseo por el palacio de las Dueñas ofrece la oportunidad de conocer la distribución de este tipo de conjuntos donde no faltan varios patios, jardines, caballerizas, capillas y salones para recepciones. Sin duda, es un placer recorrer un lugar con tanta historia.

Las zonas de Sevilla que tienes que conocer

1 Barrio de Triana

El barrio de Triana, situado a orillas del río Guadalquivir, es una de las señas de identidad de Sevilla. Sus orígenes son humildes, pero su marcada personalidad y la cultura que engendró traspasó sus fronteras. Es la cuna de muchos artistas del cante, del baile y de las artes plásticas, de toreros y de diseñadores de moda. El arte se palpa en cada una de sus calles, y la gracia impregna el carácter y la personalidad de sus gentes. La ribera del río está llena de locales de tapas, restaurantes, tablaos flamencos… La calle de la Pureza lleva hasta la Virgen de Triana, tan venerada por los sevillanos, y el Puente de Triana da acceso al barrio.

Triana

Vistas de Triana desde el Guadalquivir

2. El barrio de Santa Cruz de Sevilla

Es una de las zonas más turísticas de Sevilla puesto que se encuentra en parte del casco antiguo de la ciudad, con una gran concentración de monumentos. Podrás pasear por sus calles peatonales, tomar un café o una tapa en sus numerosas terrazas, disfrutar de sus casas señoriales con sus típicos patios y zaguanes, comprar en sus numerosas tiendas de recuerdos y descubrir sus encantadoras plazoletas.

El barrio de Santa Cruz era el antiguo barrio judío y es un laberinto de estrechas calles que guardan parte de la esencia sevillana. En la Plaza de Santa Cruz descansan los restos de Murillo. También podrás disfrutar de algún espectáculo flamenco en alguno de sus numerosos tablaos.

3. Barrio El Arenal de Sevilla

Este barrio de El Arenal es uno de los más transitados por los viajeros que acuden a la capital hispalense en busca de cultura. Sus límites son al Este, la Catedral; al Sur, los Jardines de Cristina; y al Norte, la calle Reyes Católicos. Dentro del mismo se encuentran monumentos como la mencionada Catedral, la Torre del Oro, la plaza de toros de la Maestranza o los jardines del Marques de Contadero, junto al Guadalquivir.

La gran ventaja de Sevilla es que todo está a mano y barrios como este resultan muy asumibles para pasearlos y empaparnos de su idiosincrasia. Capillas, teatros, mercados y muchas terrazas salen al paso del visitante. Algunos consejos para vivir la ciudad como un auténtico sevillano es ir dosificando las visitas e intercalarlas con las tabernas más típicas donde degustar la cocina tradicional. En esta ciudad hay mucha costumbre de tapeo, así que visita la Catedral con su Giralda y luego tómate un descanso, sigue por la Torre del Oro y después relájate por la orilla del Guadalquivir, que en verano es uno de los lugares más agradables. Y aprovecha por la noche para caminar por la ribera del río para ver los puentes iluminados.

Hospital de la Caridad Arenal de Sevilla

Hospital de la Caridad Arenal de Sevilla

Museos para visitar en Sevilla

1. Archivo de Indias

El Archivo de Indias fue construido por deseo de Carlos III en 1785. Se creó para recoger y centralizar toda la documentación administrativa referente a los territorios de ultramar españoles que hasta entonces se hallaban desperdigados por diferentes archivos e instituciones. Está situado junto al Alcázar y la Catedral y, aunque no es un sitio muy turístico, merece la pena visitarlo por su interesante arquitectura y por la memoria de un pasado de esplendor. Avenida de la Constitución, s/n.

Archivo de Indias de Sevilla

Archivo de Indias de Sevilla

2. CaixaForum Sevilla

El CaixaForum Sevilla es uno de los centros más recientes de la red cultural de la Obra Social La Caixa, ya que fue inaugurado en marzo de 2017. Se puede localizar en la emblemática Torre de Sevilla, también conocida como Torre Pelli, ya que fue firmada por el arquitecto César Pelli. La filosofía que define a este museo, al igual que a los de esta red, es su interés en divulgar el conocimiento entre todos los segmentos de edad.

Aunque pasa un poco desapercibido externamente, dispone de una superficie de 7.500 m2, un espacio que se distribuye entre dos salas de exposiciones, un auditorio, dos aulas polivalentes, una tienda con librería y una cafetería. El encargado de adecuar la instalación para acoger este museo fue Guillermo Vázquez Consuegra, un arquitecto sevillano que, además, transformó el espacio con añadidos como una marquesina fabricada en espuma de aluminio, a través de la que se accede al centro. De hecho, su proyecto ganó el premio Building of the Year Awards 2018, un galardón concedido por Archdaily, un reconocido portal de arquitectura a nivel internacional.

En la primera planta de CaixaForum Sevilla se encuentran la administración y el restaurante, y las salas de exposición y el auditorio se han colocado en la planta -1, es decir, en un nivel inferior al de la plaza que le da acceso. En este centro se organizan visitas guiadas al edificio, talleres y cuentan con interesantes exposiciones temporales que anuncian previamente en su web.

 

 

3. Museo del Baile Flamenco

Este innovador museo ha sido promovido por Cristina Hoyos, una de las grandes bailaoras de flamenco. Es un espacio cultural imprescindible para conocer y valorar el baile flamenco, y el flamenco en general. Está situado en un edificio histórico del barrio de Santa Cruz, una de las cunas del flamenco en Andalucía.

En el edificio se han combinado las salas de exposiciones con otras más interactivas donde se imparten clases y talleres, una sala donde se realiza un espectáculo diario, estancias de relajación y tienda de recuerdos.

Como se encuentra en una zona que no está abierta al tráfico rodado (c/ Manuel Rojas Marcos, 3), lo más útil es acercarse en tranvía hasta la parada del Archivo de Indias, o en metro hasta Puerta de Jerez, que se encuentra a unos 10 minutos a pie del museo.

4. Museo de Bellas Artes de Sevilla

El Museo de Bellas Artes de Sevilla es la segunda pinacoteca más importante de España después del Museo del Prado. Aquí podrás ver obras de Zurbarán, Velázquez, Valdés Leal y, por supuesto, de Murillo, el pintor sevillano que tiene en este museo su gran templo. Las colecciones del museo sirven para dar un paseo  por el Barroco, el Renacimiento, el arte medieval y el arte del siglo XIX.

Contiene, sobre todo, obras pictóricas, pero también muestra esculturas, cerámica y artes decorativas. El edificio en el que se ubica es el antiguo convento de la Merced Descalza, del siglo XIII. La plaza que está junto al museo tiene una escultura en bronce dedicada a Murillo. Plaza del Museo, 9.

Planes relacionados