×
Otros destinos ×

Qué ver en Menorca: 14 lugares que no puedes perderte

Es Reserva de la Biosfera desde el año 1993. Esto quizás ya nos dé pistas sobre la increíble riqueza natural de Menorca. La diversidad de sus hábitats mediterráneos, con especies exclusivas de la isla, es una de sus señas de identidad. Se apuesta por la sostenibilidad responsable, aprovechando los recursos y conservando el entorno para las generaciones futuras.

Las calas de arena blanca y aguas de un color turquesa tan intenso que a veces no sabes donde empieza el cielo son uno de los principales reclamos. Los parajes privilegiados, los parques naturales para los apasionados del turismo activo también están entre los imprescindibles de Menorca. A todo ello hay que sumar el enorme patrimonio, al haber sido escenario de múltiples culturas. Una gastronomía deliciosa, unos fondos marinos maravillosos para los submarinistas, vamos a darte todos los motivos por los que tus vacaciones en Menorca serán un sueño hecho realidad.

Cala Galdana, la favorita de las familias

Empecemos por el atractivo más evidente, las calas de la isla, las cuales parecen sacadas de una postal. No es para menos, además de que las hay para todos los gustos y necesidades. Cala Galdana es ideal para ir en familia, pues tiene todas las facilidades y servicios que desees. Se sitúa en la zona sur, en el municipio de Ferrerías, y puedes llegar rápidamente tanto en coche como en autobús.

 

 

Hay disponibilidad de hamacas, sombrillas, tiendas, chiringuitos o duchas. Otra de sus ventajas es la posibilidad de alquilar barcas a pedales o kayak, para acercarte a otras calas cercanas o hacer esnórquel. También puedes realizar diferentes actividades acuáticas, como parapente.

Hay numerosos restaurantes cercanos, en Delit tienen especialidad en paellas de mariscos, en Cape Nao Beach Club puedes tomar algo para picar. No te olvides del Camí de Cavalls, un sendero de más de 180 kilómetros con el que puedes rodear toda Menorca. Conecta todos los lugares y las distintas calas para ir a pie. Aprovecha para recorrer este camino histórico lleno de bellos miradores.

cala galdana menorca

Cala Galdana.

Cala Mitjana, un auténtico refugio virgen

Se encuentra rodeada de acantilados y pinares, en completo silencio. Esta paradisíaca cala del sur es perfecta si estás buscando desconectar por completo. Puedes llegar en coche hasta un parking gratuito o ir andando desde Cala Galdana. El mejor momento para visitarla es por la mañana, ya que por la tarde hay menos horas de sol.

Salta desde rocas de seis metros de altura o acércate hasta la pequeña Cala Mitjaneta, perfecta para disfrutar en pareja. Recuerda que esta cala es completamente virgen, por lo que no dispone de servicios. Puedes llevarte la comida para hacer un picnic. Los aficionados al senderismo tendrán oportunidad de recorrer varios caminos entre los bosques de pinos o por el Camí de Cavalls.

cala mitjana menorca

Cala Mitjana.

Cala Turqueta, disputando el ranking de las más hermosas

Es otra de las calas destacadas del sur de la isla. Es imposible elegir una sola, pero seguro que el intenso azul de Cala Turqueta es uno de los espectáculos visuales de Menorca. Es una de las más codiciadas, situada entre las puntas de Tambors y Na Forada. El espacio es limitado y solo los afortunados que lleguen a pie podrán disfrutarlo.

Los pinares y las rocas enmarcan de nuevo el paisaje, en el que se presentan dos playas divididas por una lengua de piedra. A pesar de ser virgen, hay un parking cercano para los coches, aseos y zona de picnic. Después de dejar el coche o la moto, tendrás que caminar unos 15 minutos para acceder a la cala. En verano también se puede llegar en autobús desde Ciutadella. Para los apasionados del turismo activo, aquí se inician dos etapas del Camí de Cavalls.

cala turqueta menorca

Cala Turqueta.

Cala Macarella, mejor que viajar al Caribe

A muy poca distancia de Cala Turqueta, unos dos kilómetros, se sitúa Cala Macarella. Aquí contemplarás un paraje natural con rocas erosionadas que han creado cuevas. Hay pocos servicios, salvo un chiringuito donde tomar algo. Gracias a esto, nada puede enturbiar el encanto de las calas.

Si continuas unos diez minutos a pie, hallarás Cala Macaralleta, ideal para los interesados en el nudismo, pues en ella hay rincones más íntimos. Una excelente idea puede ser hacer una excursión en barco para recorrer esta y otras calas cercanas en una misma jornada, es una de las mejores cosas que puedes hacer en Menorca, para verlas desde otra perspectiva.

Hay autobús en temporada alta, para los coches hay dos parkings también. O puedes optar por el precioso sendero del Camí de Cavalls desde Cala Galdana hasta Cala Macarella, de menos de una hora.

cala macarella menorca

Cala Macarella.

Cala Pregonda, la estrella del norte de la isla

La mayoría de las calas se encuentran en la parte sur, pero la zona norte también esconde diferentes encantos, con unas características diferentes. Cala Pregonda tiene un aspecto salvaje muy particular. El color rojizo de la arena parece sacado de una película del espacio ambientada en Marte. Esto se debe a la presencia de la pedra vermella.

Cala Pregonda es virgen y está totalmente aislada, por lo que es una de las más espectaculares de toda Menorca, con un paisaje inalterable. Si buscas un remanso de paz, esta es la mejor elección, pues la afluencia es menor y la playa está protegida del fuerte oleaje. Hay varios sectores: calas rocosas perfectas para hacer esnórquel, una playa más amplia y otra playa en uno de los islotes de enfrente, con piscinas naturales para saltar.

Solo se puede acceder a pie, existiendo aparcamiento gratuito en Binimel-là. Después, hay que caminar una media hora por el Camí de Cavalls, con alguna pendiente. Las vistas del sendero son impresionantes y la recompensa es enorme. No olvides que estás en un entorno protegido.

cala pregonda menorca

Cala Pregonda.

Ciutadella, por las calles medievales de Menorca

Es imposible no enamorarse de las callejas estrechas y el casco histórico de Ciutadella, señal del excelente patrimonio cultural de la isla. Lo mejor es dejar el coche en algún parking y recorrer la ciudad a pie. Un buen lugar para comenzar el recorrido puede ser el puerto, para caminar por el muelle medieval transformado, donde hay numerosas terrazas.

Continua por la Plaza des Born, con calles inundadas de tiendas de artesanía y vida. El Obelisco des Born es todo un emblema que conmemora la derrota de los turcos. Detente en el Ayuntamiento o el Castillo de San Nicolás, hasta llegar a la Catedral de Santa María. Este es el monumento gótico más sobresaliente de Menorca, todo un referente para el gótico catalán construido en el siglo XIII.

Además hay varias calas y playas cercanas, como Cala El Pilar. La gastronomía menorquina tiene su mejor representación en restaurantes de Ciutadella como Café Balear, Tast de na Silvia o S’Amarador, donde probar la deliciosa caldereta de langosta.

ciutadella menorca

Ciutadella

Binibeca, ambiente bohemio con sabor a mar

Este bello pueblo de pescadores resalta por su sencillez y el color blanco como protagonista. La tranquilidad que se respira es uno de sus encantos. Se construyó buscando una arquitectura homogénea para atraer a intelectuales y artistas. Invita a relajarse y disfrutar de un apacible paseo en silencio, respetando la intimidad de los vecinos.

Está muy cerca de Mahón, a menos de 10 kilómetros, por lo que es muy sencillo llegar en coche. Es un lugar muy peculiar, donde contemplar sus blancas casas con balcones de madera, su iglesia, su plaza mayor o su paseo marítimo.

El hermoso embarcadero es otro de los sitios más fotografiados. Si quieres probar el sabor auténtico de esta zona, puedes ir al restaurante El Faro, cuya especialidad son los arroces y tiene unas increíbles vistas al mar. Muy cerca está la playa de Binibeca o la Cala Torret, ideal para submarinismo.

binibeca menorca

Binibeca

La Mola, la fortaleza que protege el puerto de Mahón

La Mola es la península que se sitúa en la parte más oriental de toda España. La fortaleza del siglo XIX que hallarás aquí es uno de los recintos amurallados más grandes de Europa. Déjate impresionar por su excelente estado de conservación.

Además de las estupendas vistas al puerto de Mahón, La Mola es una Zona Especial para la Protección de Aves. De esta manera, puedes disfrutar tanto del paisaje como de las construcciones defensivas. La protagonista indiscutible es la fortaleza defensiva que mandó construir Isabel II, con increíbles murallas y miradores que apasionarán a los más pequeños de la casa.

Las galerías subterráneas alimentarán la imaginación de niños y mayores. Acércate a conocer la interesante historia de La Mola gracias a sus visitas guiadas. También se pueden realizar visitas nocturnas o con vehículos eléctricos, siempre reservando con antelación.

la mola menorca

Fortaleza de la Mola

Fornells, la mejor caldereta de langosta de Menorca

A pesar de que la gastronomía es una de las fuertes referencias de este pueblo, tiene mucho más que ofrecer, pues es uno de los más encantadores de la isla. Fornells es una localidad marinera donde la vida sigue girando en torno al puerto, con una bahía natural. Está en el norte, a unos 30 kilómetros de Mahón.

Su urbanismo mediterráneo consigue una bella estampa de vivos colores. En este lugar podrás conocer el Castillo de San Antonio o el Cabo de Cavallería, un espacio natural entre acantilados que sin duda es uno de los más singulares de la zona norte. También puedes contemplar la Torre de Fornells, del siglo XIX o visitar alguna de las calas cercanas.

El reclamo por excelencia de esta población son sus restaurantes especializados en uno de los platos estrella de la gastronomía menorquina, la caldereta de langosta. En restaurantes como Es Cranc, Sa Llagosta, Can Tanu o Sa Proa elaboran diferentes versiones de este manjar.

fornells menorca

Fornells

La Torre de Fornells, la defensa norte de la isla

Como ya adelantábamos, uno de los elementos más destacados de Fornells es su gran baluarte defensivo, el último que construyeron los ingleses antes de abandonar Menorca. Es una de las mayores torres, además de una de las mejor conservadas.

Se rehabilitó tras años de abandono, acogiendo hoy un museo y una terraza que regala impresionantes panorámicas de la bahía de Fornells. Se trata de un auténtico testigo del pasado, cuando era necesario defenderse de los ataques e incursiones externas.

Los niños disfrutarán especialmente, pues aprenderán detalles históricos mientras se divierten. Es una de las visitas indispensables de la zona norte.

torre de fornels menorca

La Torre de Fornells

Son Bou, la mayor playa de Menorca

Son Bou es uno de los sitios predilectos para el turismo. Se halla en la costa meridional, en el municipio de Alaior. Está llena de atractivos, incluyendo una reserva natural. Es una playa perfecta para acudir en pareja o en familia. Su extensión, su arena fina y su agua transparente, además del fácil acceso y los parkings gratuitos, hacen que sea ideal para acudir con los peques, ya que también hay poca profundidad.

Hay una gran cantidad de servicios, con bares, chiringuitos o chill out. En la parte más oeste de Son Bou hay una zona más tranquila y se puede practicar nudismo. Asimismo, estarás rodeado de singulares monumentos, como la Basílica Paleocristiana de Son Bou o la Torre d’en Galmés, el mayor poblado talayótico de Menorca.

En la Albufera de Ses Canessies podrás observar distintas especies de aves. También hay diferentes rutas del Camí de Cavalls cerca o buenos restaurantes como Es Forn de Torre Solí Nou, situado en una antigua finca de payés, perfecto para una velada romántica.

son bou menorca

Son Bou

La Naveta des Tudons, descubre la cultura talayótica

Este es el edificio más antiguo de toda Europa y se encuentra en excelente estado. Es un tipo de construcción funeraria, hecha solo con piedras encajadas alrededor del 1.200 a. C. Su singular forma de barca volteada es una de sus señas de identidad.

Después de las excavaciones se encontraron restos humanos, por lo que se pudo deducir su uso. La cultura talayótica es exclusiva de las Islas Baleares, no existe en ningún otro sitio durante la Prehistoria. Por este motivo, estamos ante una obra de carácter irrepetible, muy singular y con un significado esencial.

Menorca se puede considerar un museo al aire libre, ya que los vestigios de esta y otras culturas se extienden por toda la isla. Es obligatorio acercarse a conocer estos restos. Existen más de 30 yacimientos arqueológicos que narran su pasado ancestral. A la Naveta des Tudons puedes llegar fácilmente en coche. Se sitúa entre Ciutadella y Ferrerías, está bien señalizada. Es un plan excelente para hacer en familia.

la-naveta-des-tudons

La Naveta des Tudons

Monte Toro, toda Menorca a tus pies

Al Monte Toro se le considera el mejor escaparate que encontrarás en la isla. Es su montaña más alta, por lo que te obsequiará con momentos impresionantes. Subir hasta la cima es algo asequible para toda la familia, pues la altura máxima son 350 metros.

Monte Toro no tiene rival en cuanto a altura, por lo que las vistas desde este punto son impagables, sin ningún tipo de obstáculo visual. Es también un lugar lleno de leyendas, pues se creía que estaba custodiado por un toro antiguamente.

El ascenso se realiza sin dificultad, aunque también se puede subir en coche o bicicleta. Lo más recomendable es ir a pie, dando un agradable paseo. Un bonito atardecer con el paisaje menorquín como telón de fondo puede ser un plan realmente romántico. No te olvides de visitar el Santuario de la Virgen de Monte Toro, la patrona de Menorca. A los pies de la montaña se halla el precioso pueblo de Es Mercadal.

monte toro menorca

Vistas desde el Monte Toro

La Cova d’en Xoroi, termina con el mejor de los atardeceres

Cualquier momento es estupendo para acudir a la Cova d’en Xoroi, ya que se sitúa en un enclave espectacular, un acantilado a 30 metros de altura al sur de Cala en Porter. Durante el día funciona como terraza y mirador, mientras que por la noche es un lugar de encuentro y música en directo.

Hay numerosos balcones naturales donde puedes tomar algo. A la hora del crepúsculo es el momento que acapara mayor expectación. Al comprar tu entrada, incluye normalmente una consumición.

Por la noche, la Cova d’en Xoroi se ha convertido en un local de moda donde se puede escuchar música, sobre todo de grupos de jazz. Más tarde, se convierte en una discoteca donde bailar hasta que el cuerpo aguante. Prueba a contemplarla desde un barco, haciendo una excursión que recorra diferentes calas. Será una excelente manera de acabar tu día en Menorca.

La Cova den Xoroi menorca

La Cova d’en Xoroi.

 

Planes relacionados