×
Otros destinos ×

Cala Turqueta: un paraíso escondido en la costa sur de Menorca

No nos corresponde entrar a debatir si cala Turqueta es la cala más bonita de Menorca. Afortunadamente, no es necesario elegir. De hecho, si vuestra estancia en la isla balear dura varios días, tendréis la posibilidad de recorrer su geografía, breve pero hermosa, tomando el sol y bañándoos en una playa distinta cada jornada. Ventajas de las islas pequeñas. Ahora bien, si hubiera que citar un trío de calas más que recomendables, Turqueta, Macarella y Pregonda no deberían faltar.

Hoy ponemos rumbo hacia la primera de ellas, ofreciéndoos todos los detalles sobre cómo llegar, dónde aparcar y, por supuesto, detallando las razones por las que cala Turqueta ostenta tan merecida fama.

Cala en Turqueta, una ensenada que te enamorará de Menorca

El suroeste de Menorca, entre las puntas des Tambors y na Forcada, alberga una de las playas más deseadas por los bañistas. Y sí, hablamos de “deseadas”, porque, debido a sus reducidas dimensiones (110 metros de longitud), su acceso queda limitado, al menos para quienes llegan a ella en coche.

 

 

¿Quieres saber lo que hace de cala Turqueta un paraje tan especial? Son muchas las razones, entre ellas, el color turquesa de sus aguas, su fina arena y el hallarse flanqueada por preciosos acantilados recubiertos de pinos. En un entorno como este (forma parte del Área Natural de Especial Interés de la Costa Sur de Ciutadella) no es de extrañar que en julio y agosto los bañistas “peleen” por llegar temprano y poner su toalla junto a la orilla.

cala turqueta menorca

Cala Turqueta

En realidad, cala Turqueta está formada por dos playitas divididas por una lengua de rocas. La más grande es la que se encuentra al final del camino que conduce hasta ella, y coincide con la desembocadura de un torrente, razón por la cual su arena se encuentra húmeda en ocasiones. La segunda, más pequeña, presenta un reducido sistema dunar en la zona posterior.

Pese a tratarse de una cala virgen, está dotada de servicios como parking y aseos, contando incluso con una zona de picnic para comer al resguardo de los pinares.

Su único hándicap es que, debido a su emplazamiento, el sol la abandona temprano. Sin embargo, cala Turqueta, con más gente o con menos, con sol o sin él, es uno de los rincones más recomendables para disfrutar del paisaje típico del litoral sur de Menorca.

Además, con alta probabilidad encontraréis veleros fondeando sus aguas turquesas, pues sus condiciones marítimas son idóneas para recibir embarcaciones con menos de 12 metros de eslora y un máximo de 2 metros de calado.

En cuanto a su nombre, la teoría más extendida sostiene que hace referencia a la tonalidad de sus aguas. Sin embargo, fuentes locales defienden que, en realidad, proviene de las antiguas invasiones de piratas turcos que padeció la isla.

Finalmente, si os gusta el turismo activo, desde cala Turqueta podéis iniciar dos etapas del Camí de Cavalls, un histórico sendero de 185 kilómetros que circunvala la isla. En dirección al este, podéis llegar a cala Gadana, y hacia el oeste, al cabo de Artrutx.

Cómo organizar una excursión a cala Turqueta

Dadas las reducidas dimensiones de la isla, para llegar a esta cala meridional en coche no emplearéis más de una hora. Os dejamos las principales distancias y tiempos: Ciutadella (14 km; poco más de media hora en vehículo propio); Es Mercadal (34 km; unos 40 minutos); y Mahón (55 km, aproximadamente 1 hora).

Como sucede en la mayoría de calas de Menorca, la capacidad de sus parkings sirve de regulador para impedir aglomeraciones excesivas. Así pues, en el aparcamiento de cala Turqueta pueden estacionar un máximo de 120 vehículos. Por ello, como advertíamos antes, conviene madrugar. Menos dificultades tienen los que se dirigen a las calas en moto —propia o de alquiler—, ya que resulta mucho más sencillo encontrarles plaza. A lo largo del trayecto encontraréis diferentes carteles donde se indica del nivel de ocupación de los aparcamientos correspondientes a cada cala. Por tanto, si al ir de camino ya se os informa de que está completo, lo mejor es poner rumbo a otra cala próxima, como Macarella o Macarelleta, ambas situadas a tan solo 2 kilómetros y célebres también por su belleza.

La distancia desde el parking de cala Turqueta hasta el mar es de 850 metros. Es decir, un agradable paseo de 15 minutos bajo un encinar. Al llegar a la misma constataréis que el madrugón y las molestias relativas al traslado, sin duda, han merecido la pena.

 

Información de interés

  • Cómo llegar a cala Turqueta:

En coche desde Ciutadella: A la salida de la población hay que tomar la carretera RC-2 y coger después el camino de Sant Joan de Missa hacia las playas de la costa del sur (veréis que las direcciones están claramente señaladas en cada posible desvío). Más adelante, debéis girar a la derecha, justamente a la altura de la ermita de Sant Joan de Missa. Tras avanzar 4 km, hay que tomar un nuevo desvío que os llevará a un camino no asfaltado, el cual, después de 400 metros, desemboca en el parking de cala Turqueta. Ya solo os faltará un paseo de 10 minutos para alcanzar la cala.

En transporte público: Durante los meses de verano podéis llegar a cala Turqueta en autobús gracias a la línea 68, que parte de Ciutadella. Si no tenéis intención de madrugar mucho, no está demás contemplar este sistema de transporte, pues, al tratarse de una de las calas más famosas de la isla, su parking se queda sin plazas muy pronto.

En barco: Diferentes empresas ofrecen servicios de traslado en barco desde Ciutadella. Se trata de una alternativa muy interesante, ya que durante el trayecto podréis contemplar las hermosas calas y playas del suroeste de Menorca, así como el imponente faro de Artrutx.

Planes relacionados