×
Otros destinos ×

Qué ver en Alicante, desde la playa al interior

Cuando pensamos en Alicante lo primero que viene a la mente son sus espectaculares playas y su deliciosa gastronomía. Sin embargo, tras esa imagen más conocida se oculta una provincia con pueblos y ciudades que hay que visitar, un conjunto variado de playas y calas donde el relax está asegurado, y una oferta de naturaleza adecuada incluso para los más deportistas.

Sigue leyendo porque te vamos a contar todo lo que tienes que ver en Alicante, los lugares imprescindibles que debes visitar y aquellos rincones llenos de magia de los que poca gente habla.

 

 

 

 

  1. Pueblos y ciudades de Alicante
  2. Visita las playas mas bonitas de Alicante
  3. Entorno natural de Alicante

PUEBLOS Y CIUDADES DE ALICANTE

La provincia de Alicante guarda numerosas joyas repartidas por toda la provincia. Aunque los pueblos y ciudades más conocidos se encuentran en la costa, te animamos a recorrer su interior porque seguro que te va a sorprender. Entre estas referencias algunas son las que siempre te van a decir que tienes que ver en Alicante, pero otras son tesoros que en temporada baja podrás gozar casi en soledad.

 

 

Alicante ciudad, una capital pequeña pero completa

La capital alicantina no tiene fama de ser monumental pero sí de ofrecer una gran calidad de vida. Cuando la visites comprobarás que sí tiene visitas interesantes y que, ciertamente, es una ciudad donde se vive fenomenal. Entre los lugares imprescindibles de Alicante están el castillo de Santa Bárbara, en el monte de Benacantil, y el barrio de Santa Cruz, que concentra lugares como la concatedral de San Nicolás o la ermita de Santa Cruz. Continúa el paseo cultural en el Museo Arqueológico y pásate por el Mercado Central para tomar el aperitivo. Y por fin te dejaremos que vayas a la Explanada de España para refrescarte con una horchata antes de seguir la jornada en la playa del Postiguet o en la de San Juan.

alicante ciudad

Alicante ciudad

Benidorm, turismo todo el año

Si hay un destino que no pasa de moda ese es Benidorm. Por muchos chistes que se escuchen sobre jubilados en esta ciudad, la verdad es que cuenta con una oferta turística que ha logrado no decaer en varias décadas. ¿Qué ofrece Benidorm para tener unos usuarios tan fieles? Un clima agradable casi todo el año, playas, una animada vida nocturna, lugares para compras, restaurantes con una variada gastronomía y la posibilidad de hacer excursiones por los alrededores. Algunas actividades extra que te recomendamos son las relacionadas con el mar, anímate a navegar o a practicar submarinismo, además de hacer escalada y jugar al golf.

benidorm

Benidorm

Denia, relax en la costa

La ciudad costera de Denia dispone de un coqueto casco histórico que se puede recorrer en pocas horas, así que avanza sin prisa por sus calles, visita el castillo y la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. No te pierdas el barrio marinero de Baix la Mar o el Mercado de Denia, donde se pueden comprar pescados y mariscos recién llegados de la lonja.

Para completar la visita puedes pasear por la playa de Les Marines, de 3 kilómetros de extensión, que comienza en Baix la Mar y termina en la playa de Les Bovetes. Y si quedan energías y tiempo, te espera la Vía Verde de Denia –que transcurre por la vieja línea de FEVE, que enlazaba Denia con Carcaixent– y el Parque Natural del Montgó.

denia

Denia

Calpe, paseos junto al mar

Con el peñón de Ifach como guardián permanente de Calpe nada puede ir mal. En esta población todo parece recuperar su ritmo. La población es ideal para recorrerla a pie mientras surgen sus murallas del siglo XV, el torreón de la Peça o el Museo de Historia y Arqueología. Pero también te sugerimos ampliar las visitas a la lonja, donde se puede presenciar una subasta; a las Salinas, que acoge flamencos y aves migratorias; y a los Baños de la Reina, que están junto a las salinas y se sitúan en unas ruinas romanas.

calpe

Calpe

Jávea, playa y excursiones

No podemos ocultar que nos encanta Jávea (o Xàbia), una pequeña ciudad costera que invita a deambular por su casco histórico y a recorrer su laberinto de calles. En el camino surgirán el mercado de abastos, la iglesia de San Bartolomé o su Ayuntamiento, en un edificio del siglo XVIII. Además, en sus alrededores también hay ciertas visitas que sería una pena perderse como su torre del Gerro, del siglo XVI, el cabo de San Antonio, el faro de la Nao y la sorprendente hilera de los molinos de Jávea. No olvidamos tampoco el placer de un baño en este Mediterráneo de aguas templadas y cristalinas, y te recomendamos acudir a la playa del Arenal.

javea

Jávea

Altea, casitas encaladas frente al mar

No es fácil ponerse de acuerdo en cuanto a belleza cuando se tienen lazos sentimentales con un determinado lugar, y eso nos pasa a nosotros con Altea. No le encontramos ni un solo defecto. Te animamos a recorrer su coqueto casco histórico y prestar atención a la bonita iglesia de Nuestra Señora del Consuelo, muy reconocible porque tiene dos cúpulas cubiertas de azulejos azules. Una de las panorámicas más bonitas se obtiene desde el mirador de los Cronistas (o de la Muralla), desde donde se puede ver la población, el puerto y los acantilados de Sierra Helada. Otros lugares interesantes son el paseo marítimo, el mercadillo y las playas de la Roda, del Espigó y de la Olla.

altea

Altea

Guadalest, oculto entre sierras

Basta desplazarse al interior de la provincia para que surja uno de los lugares que hay que visitar sí o sí en Alicante. Guadalest, entre los pueblos más bonitos de España, sorprende con su pequeño casco histórico, recoleto pero con mucho encanto, que aparece tras cruzar un túnel de piedra. Casi detrás de cada esquina encontrarás un monumento, un museo (tiene ocho) o un rincón donde hacerte una foto.

Recorre también el camino del calvario que parte del núcleo histórico y regala bonitas vistas, y anímate a hacer una ruta circular por el embalse de Guadalest.

Guadalest

Guadalest

Villajoyosa, alegre y marinera

Villajoyosa,  a unos 30 kilómetros de Alicante, brinda una propuesta muy completa al visitante. La Vila Joisa (como la llaman en valenciano) es un valor seguro para disfrutar de una escapada donde no falten los paseos, los monumentos o la playa. Aunque sigue manteniendo parte de su filosofía pesquera ahora se dedica fundamentalmente al turismo por lo que no faltan las sugerencias gastronómicas o las actividades organizadas en la población.

Apunta en tu agenda de viaje las siguientes visitas: las murallas, la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, el Barrio del Arsenal –con sus casitas de colores–, Vilamuseu y la Casa Museo La Barberá dels Aragonés. Y, por supuesto, no olvides visitar los museos del chocolate y las playas de la población.

Villajoyosa

Villajoyosa

VISITA LAS PLAYAS MÁS BONITAS DE ALICANTE

El litoral de Alicante guarda playas que resultan imprescindibles en un viaje a Alicante y otras que, aún si serlo, son tan bonitas que vale la pena admirarlas mientras se pasea o se navega en barco por la costa. Apunta en tu agenda este listado de playas.

Playa Postiguet, junto a Alicante

Situada junto al puerto y a los pies del castillo de San Bárbara, la playa de Postiguet es un arenal urbano de la capital alicantina. Tiene una extensión de algo menos de un kilómetro y es una de las favoritas de las familias con niños dadas sus aguas calmadas y cristalinas. Su ubicación junto al paseo marítimo (el Paseo de la Explanada) es ideal para combinar los baños en el Mediterráneo con la visita a alguna terraza, un restaurante o al puerto deportivo de Alicante.

playa de postiguet

Playa Postiguet

Playa de San Juan, la playa de todos

La playa de San Juan, a unos 8 kilómetros de Alicante, es un lugar idóneo para desconectar gracias a su arena dorada y aguas transparentes. En sus 3 kilómetros de extensión tendrás la oportunidad de pasear y de disfrutar de todas las comodidades que proporciona, ya sea alquilar hamacas o material para practicar algún deporte en el agua. En su largo recorrido también encontrarás numerosos restaurantes donde darte un homenaje y varias áreas infantiles. Si tu viaje coincide con la noche de San Juan tendrás la oportunidad de ver las hogueras tradicionales en la playa.

plata de san juan

Playa de San Juan

Cala Granadella, un pequeño sueño

La Cala Granadella, es una playa con forma de bahía es uno de los rincones con más encanto de la costa de Jávea. Muy resguardada del viento y de las olas, representa una cala ideal para observar los fondos marinos mientras se practica esnórquel o buceo. Al ser pequeña, solo tiene unos 200 metros, en temporada alta puede ser un poco agobiante. Allí encontrarás los servicios esenciales para el bañista, como duchas, aseos, socorristas y restaurantes donde comer sin tener que desplazarse.

cala-granadella

Cala Granadella

Cala de Moraig, salvaje y oculta

En la costa de Alicante encontrarás espectaculares arenales que son ideales para el baño, y también ensenadas muy especiales como cala de Moraig, que está situada en Benitatxell, entre Xàbia y Moraira. En este caso, la particularidad de esta cala radica en las formaciones rocosas que la rodean. Allí se encuentra la cueva de los Arcos, en la que el mar entra por sus tres arcos. Es posible visitar la gruta, siempre con precaución, e incluso penetrar buceando por sus galerías.

cala-de-moraig

Cala de Moraig

Playa del Albir, accesible y agradable

La playa de Albir está formada en parte por arena y en parte por cantos rodados y piedras se encuentra situada en la población de Alfaz del Pi y aúna todo (o casi todo) lo que el turismo puede desear, ya que se encuentra junto al núcleo urbano y el acceso es directo. Además, en sus 550 metros encontrarás zonas profundas y otras más adecuadas si viajas con niños. También cuenta con todo tipo de servicios para el usuario, duchas, vigilancia, aseos, alquiler de material deportivo para el agua, etc. Y otra buena noticia es que no suele estar casi nunca llena.

playa del albir

Playa del Albir

ENTORNO NATURAL DE ALICANTE, RUTAS AL AIRE LIBRE

Seguro que te has preguntado qué se puede ver en Alicante o en los alrededores que no sea ir a la playa o de pueblos, la respuesta es que hay muchísimo que hacer en esta provincia. Aquí hemos seleccionado algunos entornos naturales, que son considerados lugares de interés, pero te sugerimos que trates de realizar actividades en el entorno natural para disfrutarlos aún más.

Rutas en el Parque Natural del Montgó

Este parque protegido de la costa alicantina es el espacio natural más sorprendente del litoral. Se sitúa entre Denia y Jávea –alrededor del macizo del Montgó– y su relevancia histórica y natural está fuera de toda duda.

El mejor modo de conocer el Parque Natural del Montgó, una de las visitas imprescindibles de Alicante, es realizar algunas rutas senderistas. Entre las más populares está la Ruta Cova de L’Aigua-Racó del Bou, de 3,5 kilómetros y una dificultad media. Un poco más sencilla es la Ruta Camí de Colonia-Cova del Gamell, que es de 5 kilómetros. No dejes de pedir la guía de rutas en el centro de interpretación del parque para ir sobre seguro.

parque natural del montgo

Vistas desde el Parque Natural del Montgó

Cabo de la Nao y sus secretos

Quizás pienses que un accidente geográfico, un cabo en este caso, no tiene mayor interés, pero espera a pasear por los alrededores del cabo de la Nao. Este punto es el primero que saluda al sol cada día en la península ibérica y también oculta bonitas sorpresas en forma de playas y calas. El mejor modo de apreciar su silueta es desde el mar, a bordo de un barco, que también permite acceder a alguna de sus playas más recónditas, practicar buceo o visitar cuevas submarinas. Si no te gusta navegar, otra opción es emprender una ruta por sus miradores.

Cabo de la Nao

Cabo de la Nao

Cova Tallada, una visita sorprendente

Situada en el Parque Natural del Montgó, Cova Tallada es un paraje protegido situado en los acantilados del cabo de San Antonio por lo que tiene las visitas reguladas. Es una excursión idónea desde Denia, pero hay que remarcar que no es un lugar donde ir con pareo y en chanclas. El camino para llegar, aún cuando se puede considerar sencillo, requiere de calzado de montaña y de mucha precaución en la zona de acantilados. Dicho todo esto, sí te recomendamos visitarla pero respetando el entorno. La cueva está al nivel del mar, y tiene unos 15 metros de alto y unos 75 de ancho. Se puede practicar esnórquel y entrar con kayak.

cova tallada

Cova Tallada

Isla de Tabarca, la única habitada de la región

La Isla de Tabarca, es la única isla habitada de la Comunidad Valenciana. Se sitúa enfrente de la ciudad de Alicante, a unas 11 millas náuticas, y guarda una historia larga e interesante. Fue refugio de piratas berberiscos durante mucho tiempo, hasta que el rey Carlos III, en el siglo XVIII, decidió fortificarla. De hecho, sus murallas han sido declaradas Conjunto Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural. Lo más común es realizar una visita de un día saliendo en barco desde el puerto de Alicante. Una vez allí, lo habitual es disfrutar de la playa, visitar el puerto y comer un caldero, que es el plato típico de la isla.

isla de tabarca

Isla de Tabarca

Fuentes del Algar, un baño de naturaleza

A sólo 16 kilómetros de Benidorm se localiza uno de los paisajes más bonitos de Alicante, uno de esos lugares que hay que ver en la provincia. Las llamadas fuentes del Algar (Fonts d’Algar), en Callosa d’en Sarrià, son un grupo de cascadas conectadas con varios ríos que forman unas preciosas piscinas naturales. Nuestra sugerencia es que trates de ir en los momentos en los que haya menos gente, a primera hora o entre semana.

Fuentes del Algar

Fuentes del Algar

Peñón de Ifach, la cumbre vigilante

Conocemos como peñón de Ifach solo el promontorio de Calpe pero a su alrededor hay todo un paraje protegido, que se denomina Parque Natural del Peñón de Ifach, que se presta a ser explorado. Una actividad idónea para conocerlo es realizar una ruta por la senda señalizada que lleva hasta su cima. En su casi 5 kilómetros hay tramos sencillos, al inicio, y más dificultosos al final. Merece la pena el esfuerzo porque lo que espera arriba es una panorámica espectacular.

penon de ifach

Peñón de Ifach

Serra Gelada, la sierra de Benidorm

Serra Gelada, o Parque Natural de la Sierra Helada, es una zona protegida que se extiende por varios municipios (Benidorm, Alfaz del Pi y Altea) y en su territorio tiene un poco de todo, desde reservas de flora, hasta acantilados y dunas fósiles. Toda esta zona se puede conocer, por tanto, a través de rutas senderistas o bien desde el mar, ya que desde un barco se percibe mejor la belleza de sus acantilados. Por último, si eres aficionado al buceo, en esta reserva marina vas a encontrar un buen número de lugares donde sumergirte como isla Mitjana, isla La Llosa, la cueva del Elefante, la cueva del Enanito y la zona de Los Arcos.

Esta sierra es el complemento perfecto a unas vacaciones en la playa.

serra gelada alicante

Serra Gelada

 

 

En Barceló Experiences puedes continuar tu viaje por los encantos de toda España visitando nuestras completas guías turísticas de otros destinos imprescindibles como MadridCádizAsturiasValenciaSevilla o Granada.

Planes relacionados