×
Otros destinos ×

Ibiza con amigos, siete planes en buena compañía

Si hay un viaje predilecto para hacer con tus mejores amigos ese tiene como destino Ibiza. Pasar unos días divertidos en esta isla pitiusa, famosa por sus enormes fiestas, sus increíbles playas, sus planes aventureros y su ambiente alegre, es una elección perfecta.

Crearéis recuerdos imborrables mientras lo pasáis de maravilla. ¿Qué tal si os apuntáis todos los planes que no os podéis perder en vuestra hoja de ruta por Ibiza? Una agenda en la que sumergirse para hacer de la isla vuestro nuevo lugar favorito.

  1. Conocer sus playas y calas 

Es obvio que el atractivo principal de Ibiza son las playas y pequeñas calas que parecen sacadas directamente del Caribe. Una excelente alternativa es que tú y tus amigos alquiléis un coche para recorrer la isla a vuestro ritmo e ir a las que más os llamen la atención, dependiendo de vuestros gustos y gozando de total libertad.

Entre las más llamativas está la Playa d’en Bossa, muy conocida en cuanto a diversión se refiere, gracias a la fama que despierta el pub Bora Bora o a sus sonadas fiestas en la playa. Cala Bassa también es una de las más animadas e igualmente espectacular por la belleza natural de su entorno, con un lounge bar perfecto para tomar algo.

amigos en puesta de sol

Grupo de amigos celebra la puesta de Sol.

No os podéis perder el atardecer en Cala Benirrás, disfrutando del ritual de los tambores, un evento hippie mágico y lleno de ritmo. Cala Conta o Comte, cerca de San Antonio, es de obligada visita si sois aficionados a los chiringuitos. Si buscáis un paisaje único acercaros hasta Cala d’Hort, con el singular islote de Es Vedrà dominando las panorámicas y fantásticos restaurantes alrededor, como El Carmen, para probar un delicioso arroz o el bullit de peix.

¿Un ambiente más tranquilo? Acudid a Cala d’en Serra, entre los acantilados y con un paisaje pintado de verde. Si queréis tener una foto de lo más graciosa para el recuerdo, en Cala Xarraca tendréis la instantánea perfecta después de daros un baño de barro.

 

 

  1. Bailar en las discotecas de Ibiza 

La fiesta y la música siempre están presentes en unas vacaciones ibicencas con amigos. En la isla se localizan algunas de las calificadas como mejores discotecas del mundo. Indudablemente no puede faltar entre vuestros planes conocer el ambiente nocturno hasta que el cuerpo aguante.

diversión en Ibiza

Momentos mágicos de la noche ibicenca.

Entre las más reconocidas se encuentra Amnesia Ibiza, en Sant Antoni (o San Antonio), con un aforo de 5.000 personas y unas sesiones de DJ’s famosas a nivel internacional. Pachá Ibiza es ya todo un mito en este campo, con fiestas donde incluso pincha David Guetta, y son frecuentadas por famosos.

La fiesta del agua de Es Paradis Ibiza os asegurará carcajadas, y la espectacular Privilege Ibiza os alucinará por su tamaño, ya que está considerada una de las discotecas más grandes del mundo. Un poco más relajado es Ocean Beach, que combina el ambiente nocturno con piscinas y restaurante durante el día.

  1. Juerga en una excursión en barco 

Siguiendo con la temática festiva, otro de los planes de moda en Ibiza para hacer con amigos es contratar una actividad en un barco. Es una alternativa para conocer los mejores rincones de la costa mientras surcáis las aguas ibicencas.

Sin embargo, no solo se trata de navegar sino que este plan incluye barra libre de comida y bebida, música y mucha diversión. Hay multitud de empresas que se dedican a diseñar una jornada a vuestra medida, tanto para pasar el día como para tener la puesta de sol como telón de fondo.

Las fiestas en barco pueden ser privadas o juntaros con más gente, una buena ocasión para relacionarse. Algunas opciones también incluyen entradas a discotecas, una vez que finalice la boat party. Cócteles, DJ’s, posibilidad de practicar deportes acuáticos, ¿cuáles son vuestros indispensables?

salto en Ibiza

La diversión encuentra aquí su máxima expresión.

  1. Risas aseguradas con el esnórquel y el paddle surf 

Dos de las actividades más demandadas en la isla son evidentemente para realizarlas en el agua, pues la riqueza marina que supone Ibiza, con las praderas de posidonia declaradas Patrimonio de la Humanidad y que son la prueba viviente de la alta calidad de sus fondos, está llena de atractivos.

El día es muy largo y hay tiempo para todo. Seguro que subirse a una tabla de paddle surf todos juntos para descubrir las cuevas submarinas de Cala Xuclar o rodear Es Vedrà será una experiencia de lo más emocionante. Al igual que poneros las gafas y contemplar el espectacular entorno natural que hay bajo el agua, haciendo esnórquel o buceando. Un mundo a todo color a vuestro alcance.

DJ Ibiza

DJ en una playa de Ibiza.

  1. Las visitas turísticas no pueden faltar 

Con el patrimonio cultural que se concentra en el casco histórico de la capital de la isla, conocido como Dalt Vila, es totalmente necesario que caminéis por sus bellas calles medievales, mientras aprendéis la historia de sus murallas o de su catedral. Además, podéis comer en el restaurante San Juan, famoso por sus comidas caseras en el que las mesas son compartidas y el ambiente muy animado.

Si queréis conocer la cultura ibicenca más a fondo, acercaros a los preciosos pueblos de Santa Eulalia o Santa Gertrudis, donde se respira el aire auténtico y bohemio de la isla, alejado del bullicio. También es fundamental ir a Las Dalias, uno de los mercadillos hippies más famosos, para comprar ropa típica o alguna pieza de artesanía para un regalo especial.

  1. Cruzar hasta Formentera 

A tan solo 30 minutos en barco desde el puerto de Ibiza se localiza la paradisíaca isla de Formentera. Podéis planear un día de lo más entretenido si alquiláis unas bicis para recorrer sus espectaculares playas, como Cala Saona o Es Pujols, que se encuentran entre las más bellas del mundo.

vista aérea de Formentera

Vista aérea de la Isla de Formentera.

Los molinos de viento, el faro de la Mola o fantásticos restaurantes en los que probar las delicias locales dejarán el listón muy alto. Cada vez que miréis las fotografías recordaréis esta escapada.

  1. Un poco de naturaleza 

Si no queréis perderos la increíble belleza natural de la isla, tenéis que visitar el Parque Natural de Ses Salines, una auténtica joya que abarca el sur de Ibiza y se extiende hasta el norte de Formentera, con más de 2.800 hectáreas además de las 13.000 hectáreas marinas del estrecho de Es Freus. Contemplad el vuelo de los flamencos en las marismas y pasead entre las torres de defensa, como Ses Portes, que salpican la zona.

 

 

La cueva de Can Marçà, un espectáculo visual en el que las estalactitas y las estalagmitas se mezclan con cascadas, luz o sonido, en el Port de Sant Miquel (o Puerto de San Miguel), también es una alternativa maravillosa para conocer la parte más natural de Ibiza. Las vistas desde la gruta, situada en un acantilado, son impresionantes, no te las pierdas.

Planes relacionados