×
Otros destinos ×

Qué ver y hacer en Madrid Río, un pulmón verde junto al Manzanares

Durante mucho tiempo, Madrid le dio la espalda a su río. Contaminado y aislado de la ciudad por los carriles de la M-30 desde los años 70, los madrileños olvidaron su antigua relación natural con el río Manzanares, un afluente del Jarama nacido en la Sierra de Guadarrama al que siempre se desdeñó por su escaso caudal –Quevedo llegó a llamarlo «arroyo aprendiz de río“ en el siglo XVII-. Pero todo esto es pasado. Aquella concepción negativa ha dado un vuelco desde 2011, año en que se inauguró Madrid Río, un enorme parque lineal que discurre junto a los márgenes del Manzanares durante 7 kilómetros. Y es que el parque va más allá de sus jardines, pistas deportivas y áreas de juegos infantiles que han devuelto este espacio a la sociedad; es, además, un corredor ambiental que, gracias a la apertura de las compuertas que embalsaban las aguas desde 1955, ha renaturalizado el río, que ha recuperado en tiempo récord su actividad geológica. Y, por si fuera poco, Madrid Río ha traído consigo lo que muchos madrileños anhelaban desde hace tiempo: una playa donde aliviar los calores veraniegos.

  1. Los orígenes de Madrid Río
  2. Qué ver y hacer en Madrid Río

Los orígenes de Madrid Río: el milagro de la resurrección y su entorno

La esperanza para el Manzanares renació con el soterramiento del tramo de la M-30 que corría junto al río, comenzada en 2003. Como consecuencia, quedó libre un enorme espacio en el que el Ayuntamiento quiso recuperar la relación de la ciudad con su río. Se lanzó un Concurso Internacional de Ideas que ganaría el proyecto dirigido por el arquitecto Ginés Garrido, que se planteó, esencialmente, “fabricar” un paisaje con elementos naturales sobre el túnel de la M-30, que ahora circula bajo tierra.

 

 

El resultado es Madrid Río, un enorme espacio de 1.200.000 metros cuadrados en el que se han plantado 33.623 nuevos árboles, 470.844 arbustos y 210.898 metros cuadrados de pradera. Desplegado a ambos lados del río entre el Puente de los Franceses y la Pasarela de Legazpi, el parque lineal está recorrido en la margen derecha por el Salón de Pinos, un corredor verde de 6 kilómetros que se abre a distintos jardines. En la margen izquierda, que une la ciudad con el río, destaca la amplia zona verde del Parque de Arganzuela, conectada con el centro cultural ubicado en el antiguo Matadero de Madrid. El tercer gran paisaje del parque es el que ha recuperado el histórico acceso sobre el río que ha conectado durante siglos el Palacio Real con la Casa de Campo, antiguo cazadero real y hoy el parque público más grande de la ciudad. Aquí, en la margen derecha, se ha construido la Plataforma del Rey, una enorme explanada ideada para acoger eventos que da acceso a la Casa de Campo, y se ha recuperado la histórica Huerta de la Partida, cuyos orígenes se remontan al siglo XVI.

Más allá de este nuevo entorno, la apertura de las compuertas de las siete presas del río en 2015 ha causado una inesperada explosión de vida en el agua y su entorno. En apenas tres años, el río ha recuperado sus orillas e isletas, y el cauce se ha llenado de más de cincuenta especies de aves, cientos de peces y más de 2.000 ejemplares de árboles autóctonos que no se veían desde hace décadas.

Madrid Rio

Un paseo por Madrid Río

QUÉ VER Y HACER EN MADRID RÍO

Instalaciones para pequeños y mayores deportistas

Madrid Río es el lugar perfecto para pasar una mañana de fin de semana practicando deporte en familia. Su largo paseo se presta a recorrerlo en bici, en patines o simplemente dando un agradable paseo junto al río. Por el camino nos encontraremos 17 áreas de columpios y juegos infantiles, para que los niños jueguen mientras los mayores descansan, y otros equipamientos como pistas de petanca, mesas de juegos y hasta 63 fuentes de agua potable.

En la zona del Parque de Arganzuela, cerca del Matadero, hay además multitud de pistas deportivas en las que es posible practicar fútbol, fútbol sala, pádel, tenis y baloncesto. El parque también cuenta con un skate park y un rocódromo para los aficionados a la escalada.

Y para quienes Madrid Río se les quede pequeño, el parque enlaza con la Senda Real (sendero GR 124), por el que podemos llegar, caminando o en bici, hasta la localidad serrana de Manzanares el Real.

La Playa de Madrid Río, un consuelo en verano

No tener playa es uno de los grandes dolores  de los madrileños, pero el parque ha facilitado un pequeño consuelo con esta playa urbana situada en el corazón del parque, junto a la Pasarela de la Arganzuela. Aunque no cuenta con zona de baño ni arena, la “playa” está compuesta por tres zonas acuáticas ovaladas con divertidas fuentes verticales en las que refrescarse. A su alrededor, se extiende un amplio espacio de césped donde extender la toalla y echarse a tomar el sol. Además, como toda playa que se precie, esta cuenta con chiringuitos: podemos tomar algo en la Terraza La Playa Madrid Río o, cruzando el puente, acercarnos al Madrid Río Café.

Matadero Madrid: cultura junto al Manzanares

El centro cultural Matadero Madrid, situado en el extremo sur de Madrid Río, ofrece un final perfecto a nuestro paseo junto al río. Los pabellones de estilo neomudéjar del antiguo matadero municipal, cerrado en 1996, acogen desde 2007 diferentes espacios que conforman una miniciudad dedicada a la cultura. Aquí podemos venir a ver teatro en las Naves Matadero, documentales en la Cineteca o arte y diseño de lo más vanguardista en el resto de pabellones que integran el conjunto.

Vista del Matadero, Madrid Río

Madrid Río

Los puentes y miradores de Madrid Río

Las dos márgenes del río están conectadas por multitud de puentes entre los que encontramos algunos históricos como el Puente de Segovia, el Puente del Rey y el Puente de Toledo, que conviven con modernas pasarelas como el Puente del Principado de Andorra, que imita a los puentes ferroviarios de montaña del siglo XIX, o el Puente de Arganzuela, quizá el más icónico del nuevo Madrid Río con su espiral metálica sobrevolando el Manzanares, obra del arquitecto francés Dominique Perrault.

Aunque los puentes constituyen de por sí excelentes miradores desde los que contemplar la Cornisa Histórica de Madrid sobre el Manzanares, en la que destaca el Palacio Real, la vista es aún mejor desde alguno de los miradores del parque, como el mirador de la Huerta de la Partida o el de la Glorieta de San Vicente.

Puente de Segovia

Puente de Segovia

 

Información de interés

Actualmente el parque Madrid Río permanece cerrado hasta nuevo aviso con motivo de las restricciones propiciadas por la pandemia del coronavirus.

Preguntas frecuentes

¿Cómo llegar a Madrid Río?

En Metro: estaciones Príncipe Pío (L6, L10, R), Puerta del Ángel (L6), Marqués de Vadillo (L5) o Legazpi (L6 y L3). En Bus: líneas 25, 33, 39, 41, 46, 62, 75, 138, C2 y N20

¿Cuándo se construyó Madrid Río?

Madrid Río se construyó entre los años 2006 y 2012, tras las obras de soterramiento del arco oeste de la M-30, que liberaron más de 50 hectareas de terreno.

¿Qué río pasa por Madrid?

El río Manzanares es el que circula por toda la extensión del parque Madrid Río y el único que recorre la ciudad de Madrid.

¿Cuántos puentes tiene Madrid Río?

Madrid Río cuenta con un total de 33 puentes y pasarelas, entre los que destacan el Puente de Segovia, el Puente del Rey o el Puente de Toledo.

¿Cuándo abre la Playa de Madrio Río?

La Playa de Madrid Río solo se abre en verano, del mes de junio al mes de septiembre aproximandamente.

¿Qué horario tiene la Playa de Madrid Río?

La Playa de Madrid Río tiene un horario de las 10:00 h hasta las 23:00 h.

Planes relacionados