×
Otros destinos ×

Consejos para viajar a Marruecos: seguridad y costumbres

Marruecos es uno de los países más visitados de África y un destino muy habitual para los españoles, gracias a su cercanía, sus buenos precios y su estabilidad. Pese a ser un país vecino de España, preparar un viaje a Marruecos siempre suscita dudas y preguntas de todo tipo. ¿Cuándo ir a Marruecos? ¿Qué debo saber sobre sus costumbres? ¿Cómo me desplazo? Vamos a dar respuesta a todas ellas.

Seguridad en Marruecos

¿Es peligroso ir a Marruecos? Marruecos es uno de los países más seguros de África, lo que no quita que la amenaza terrorista global siga activa desde 2014, según el propio gobierno marroquí. Tal y como detalla el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, “no se identifican” zonas de riesgo, y es recomendable prestar atención a potenciales robos por descuidos y tirones.

El principal consejo es la precaución. Marruecos es un país seguro y estable políticamente, pero no está exento de pequeños incidentes como robos y estafas a turistas. Las grandes ciudades son seguras, salvo en determinados barrios alejados del centro u horas extremadamente tardías. Nada que no suceda en una gran ciudad europea o americana.

Mejor época para ir a Marruecos

Las mejores épocas para viajar a Marruecos son primavera y otoño. La geografía marroquí es muy variada, y va de los climas mediterráneos del norte a climas desérticos en el Sáhara, pasando por climas de montaña con altitudes que superan los 4.000 metros en la cordillera del Atlas.

 

 

En verano es habitual alcanzar los 50 grados centígrados en ciudades como Marrakech. En invierno, las zonas cercanas a la cordillera del Atlas tienen un clima de lluvia y nieve.

También se debe tener en cuenta el período del Ramadán (fechas variables cada año), ya que la mayoría de negocios, como restaurantes y comercios, permanecerán cerrados durante el día, en las horas del ayuno.

Así pues, abril, mayo y octubre son los mejores meses para viajar a Marruecos. Si se viaja únicamente a la costa norte, en los meses de verano también puede haber temperaturas admisibles, pero según se entra en el interior del país el calor se vuelve insoportable.

Costumbres y leyes

Las costumbres y la religión deben marcar la manera de comportarse de los turistas cuando visitan Marruecos, ya que pueden ofender a alguien e, incluso, incurrir en algún delito.

Nuestro viaje podría coincidir con la celebración del Ramadán, por lo que conviene tener estas fechas muy en cuenta porque tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Cada año se celebra en fechas diferentes. Lo mejor es investigarlo durante la preparación del viaje.

Compras en Marruecos

Compras en Marruecos

La vida en Marruecos durante el Ramadán transcurre más despacio. Las calles apenas tienen tráfico, y tiendas y restaurantes cierran por el día, algo a considerar. Durante el Ramadán, es aconsejable comer y beber en privado y con discreción, ya que la población está en ayuno. La ventaja es la tranquilidad que se respira.

Y es que la religión es muy importante en el país alauita, hasta tal punto que solo hay dos mezquitas visitables en todo Marruecos: la mezquita de Hassan II en Casablanca y la mezquita de Tin Mal en el Atlas. A diferencia de otros países y salvo esas dos excepciones, los no musulmanes tienen prohibida la entrada en las mezquitas.

Algunas costumbres que conviene tener en cuenta en un viaje a Marruecos:

  • Cuidar la vestimenta, sobre todo en lugares religiosos, evitando llevar prendas cortas y provocativas.
  • Tanto comer como saludar han de hacerse con la mano derecha, ya que la izquierda está considerada impura.
  • El saludo con un beso en la mejilla se hace entre personas del mismo sexo. Las demostraciones de afecto entre personas musulmanas de diferente sexo no están permitidas.
  • Quitarse los zapatos al entrar en una casa.
  • Pedir permiso a la hora de hacer fotos, sobre todo a personas. Puede ser visto como una falta de respeto.
  • Evitar dar dinero u otro tipo de limosna a los mendigos, especialmente si se trata de niños. Es una forma de incitarles a faltar al colegio y estar pendientes de los turistas.
  • La posesión de drogas está penada, incluso para consumo propio.
  • Las relaciones homosexuales son ilegales y pueden ser objeto de persecución penal con condenas que van de los seis meses a los tres años de prisión.

Consejos para viajar a Marruecos si eres mujer

Si eres mujer y quieres viajar a Marruecos, durante el día no observarás mayor inseguridad que la que puede haber en una gran ciudad europea que exige unas mínimas precauciones. Hay más prejuicios que realidades y no debes sentirte intimidada.

Conviene tener en cuenta que estás en un país musulmán y, como tal, hay que respetar determinadas normas, sobre todo relacionadas con la vestimenta. Llevar vestidos largos, que cubran los hombros y sean discretos, usar bañador y no bikini, llevar un pañuelo o fular siempre a mano para cubrirse el pelo, si hace falta, en las mezquitas y otros lugares de oración, no está de más.

Cómo moverse por Marruecos

En función del tipo de viaje que realicemos, en Marruecos hay que considerar todos los medios de transporte, ya sea tren, autobús, coche o avión. El país alauita cuenta con una buena red de ferrocarriles que une las principales ciudades, por lo que el tren es el transporte ideal en Marruecos. Tánger, Fez, Nador, Rabat, Casablanca y Marrakech están conectadas por tren. Además, la primera línea de alta velocidad de Marruecos ya está en funcionamiento, uniendo Tánger y Casablanca en unas dos horas.

El autobús es el transporte sustitutivo del tren en Marruecos para acceder a aquellos lugares que no tienen ferrocarril. Se trata del medio de transporte más popular entre los marroquíes por sus bajos precios y su amplia variedad de frecuencias. La compañía CTM cubre prácticamente todos los destinos.

El coche es una opción de transporte muy demandada por los turistas para explorar pueblos, playas, las montañas del Atlas o incluso acercarse al desierto. La posibilidad de llevar el coche propio desde España es muy interesante por las ventajas que ofrece. Si optas por el alquiler de coche en Marruecos, es importante reseñar que encontrarás las principales compañías internacionales. El permiso de conducir europeo es válido para alquilar en Marruecos y las normas de conducción son muy similares.

Conducir por Marruecos no es tan sencillo como en España. Los marroquíes conducen de una forma un tanto caótica respecto a las normas, por lo que conviene tener mucha precaución y paciencia. En cuanto a las carreteras, el país cuenta con nuevas autopistas de peaje que unen las principales ciudades. Fuera de ellas la cosa cambia y conviene conducir con precaución, ya que el tráfico es muy intenso.

Otra manera de desplazarse dentro de Marruecos es en avión, ya que las principales ciudades cuentan con aeropuerto. Es la opción más rápida y ágil, pero quizás la menos atractiva ya que impide conocer la variedad geofísica que ofrece un país como este.

Aduanas y requisitos para entrar en Marruecos

Los ciudadanos españoles pueden entrar en Marruecos sin visado, pero hace falta pasaporte en vigor y una validez mínima de seis meses. La estancia máxima legal para turistas es de seis meses al año y de no más de 90 días seguidos.

Si vas a viajar con tu propio coche, debes tener en cuenta que en la frontera deberás pasar un control aduanero en el que hay que llevar determinada documentación del vehículo, incluyendo la Carta Verde que emite tu aseguradora. Además, recuerda que la importación de bienes tiene unos máximos, como 200 cigarrillos y tres botellas de vino por persona, en cuanto a tabaco y alcohol se refiere. Algunos bienes están sujetos a una legislación especial, por lo que lo recomendable es consultar a los organismos oficiales.

Por otro lado, mencionar que no hay ninguna vacuna obligatoria para viajar a Marruecos.

Dinero en Marruecos

El dirham es la moneda oficial de Marruecos

Cambio de moneda y dinero

La moneda de Marruecos es el dirham (MAD), que cotiza en torno a los 10 céntimos de euro, por lo que la conversión entre divisas es muy sencilla. Para realizar el cambio de moneda, como en cualquier otro país con una divisa diferente, dependerá del caso particular de cada uno. Cambiar dinero en origen, cambiar dinero en casas de cambio en destino y sacar dinero de cajeros marroquíes son las tres principales opciones a considerar.

Muchos hoteles y riads admiten euros, aunque el cambio es desfavorable al cliente. La comodidad se paga. Aun así, Marruecos es un país barato para los españoles. Se puede comer y dormir por poco dinero y sin tener que preocuparse en exceso.

Compras y regateo

Marruecos es un paraíso para las compras. Zocos, mercados, medinas… Encontrarás variedad en cada ciudad, con productos y artesanías diferentes en cada región. Puedes lanzarte y perderte por las medinas para apreciar al máximo el estallido de colores, sonidos y aromas que allí se concentran. El encanto de comprar en Marruecos empieza así.

El regateo es una práctica muy común en Marruecos. Conviene ser paciente y valiente a la vez para obtener un buen precio, sin perder esa chispa de inteligencia necesaria en toda negociación. La primera clave es mostrar interés por el objeto en cuestión, claro está, sin desvelar nuestras cartas ni el precio al que uno está dispuesto a llegar. Si vas de compras en Marruecos, atrévete a regatear desde el principio para ganar experiencia de cara al resto del viaje. Regatear es habitual y no hay que tener miedo por hacerlo.

Por otro lado, las propinas existen en Marruecos (no son obligatorias) y nunca está de más dejar buena impresión como cliente.

Internet y conexiones

En Marruecos hay tres grandes operadores de telefonía. Para utilizar el teléfono móvil, el roaming es muy caro. Si necesitas tener conexión a internet desde el móvil, puedes comprar una tarjeta SIM de una compañía local en tiendas de telefonía o en los aeropuertos. Desafortunadamente, los precios de conexión no son excesivamente baratos.

Las redes wifi en Marruecos no están tan extendidas como en Europa y las conexiones no son de buena calidad. Los cibercafés son más populares y muy baratos.

Sanidad en Marruecos

Conviene extremar la precaución respecto a la higiene de los alimentos que se consumen en Marruecos. Beber agua embotellada, lavar bien los productos o evitar en lo posible los puestos de comida callejera, son algunos consejos que pueden ahorrar problemas de salud durante el viaje. En cualquier caso, es recomendable llevar algún tipo de protector gástrico.

Las condiciones sanitarias del país son aceptables. Las ciudades cuentan con buenas clínicas, principalmente privadas. Un seguro de viaje será suficiente para tener acceso a la mejor sanidad en caso de que fuese necesario. En ciudades pequeñas y en el medio rural, la atención sanitaria es deficiente.

Afortunadamente, no es necesario ponerse ninguna vacuna para ir a Marruecos. De todas formas, siempre es conveniente consultar en el Ministerio de Sanidad o en la Asociación Española de Vacunología.

Viajar a Marruecos por tu cuenta o con agencia

La eterna pregunta en la que el factor personal tiene gran influencia. Marruecos no es un país difícil como para dejar de hacer un viaje por libre. La libertad que ofrece viajar por tu cuenta a lo largo de un país tan variado es razón más que suficiente que compensa esa sensación de inseguridad que puede transmitir a determinadas personas. Además, la posibilidad de organizar tours para visitar algunas zonas se puede confirmar en destino, ya sea en una agencia o en el propio hotel.

La flexibilidad de poder improvisar durante el viaje, optando por visitar uno u otro lugar, cogiendo uno u otro transporte según se dan las circunstancias, o contratar algún guía, hacen que viajar a Marruecos por libre sea una excelente idea.

En favor de viajar con agencia está el poder evitar el asedio de los guías que buscan al viajero independiente hasta niveles insospechados, aunque para algunos viajeros este es un punto más de motivación.

Planes relacionados