×
Otros destinos ×

Excursiones por Mallorca, de todo y para todos

Es cierto que muchos de los que visitan Mallorca lo hacen para relajarse en su hotel y en la playa más cercana a él. Pero no es menos cierto que la mayoría de los que eligen esta isla para sus vacaciones saben que es una de las más diversas y ricas en patrimonio cultural, natural y en opciones de ocio de todo el Mediterráneo.

Por tanto, se impone la combinación de días de sol y playa con algunas de las múltiples excursiones que pueden realizarse en Mallorca o desde ella. Por tierra, por mar e, incluso, por aire, la isla merece ser recorrida hasta el último de sus rincones y, así, descubrir sus mejores tesoros.

Excursiones en barco por Mallorca

El perfil costero de Mallorca es de auténtico impacto. Por eso, una visita a la isla quedaría muy incompleta sin hacer, al menos, una excursión en barco por sus acantilados, puertos, playas y pequeñas calas.

Las opciones son muchas, aunque quizás la más habitual sea el alquiler de un barco, con o sin patrón. Algunos de los principales puertos de partida y atraque para las excursiones por el perfil costero de Mallorca son: Palma, Puerto Adriano y Puerto Portals (ambos en Calvià), El Cocodrilo de Bonaire (Alcúdia), Andratx, Cala Bona, Cala Figuera, Cala Ratjada, Pollença, Puerto Cristo, Portocolom, Portopedro, Sóller y Colónia de Sant Jordi.

En todos ellos operan diversas empresas tanto de alquiler de embarcaciones, como de excursiones organizadas a los puntos más interesantes del litoral mallorquín.

Algunas de ellas lo hacen al archipiélago de Cabrera, declarado Parque Nacional Marítimo. Esta es, sin duda, una de las excursiones más impresionantes desde el punto de vista de las riquezas naturales.

Pero no menos impresionante es la excursión en barco hacia la Isla Dragonera, echando el ancla en algunas de las calas situadas frente a la Sierra de Tramuntana. En muchas de ellas es posible bañarse, incluso realizar esnórquel para explorar los magníficos fondos marinos que rodean la isla de Mallorca.

Excursión a las calas y playas de Mallorca

Desde luego, la costa de Mallorca es su gran tesoro. Hay todo tipo de playas: desde largas franjas de arena a pequeñas calas rocosas. Así que se impone una excursión a alguna de ellas:

  • Cala d’Or: cerca de Portopedro. Muy equipada, pues es un centro turístico de carácter familiar.
  • Sa Calobra: en el municipio de Escorca, se trata de la desembocadura del torrente Pareis, un espacio natural de especial protección.
  • Playa de Muro: junto a Alcúdia, es una idílica y larga playa de arena, para todo tipo de públicos.
  • Cala Figuera: esta cala de rocas está muy cerca de Pollença. Es muy conocida por la transparencia de sus aguas, ideal para el fondeo de pequeñas embarcaciones.
  • Cala Mondragó y S’Amarador: ambas están situadas en el municipio de Santanyí, al Sureste de Mallorca. Pequeñas calas de arenas finas con un ambiente realmente paradisíaco.
  • Cala Mitjana: situada en la costa Este de la isla (hay otra cala Mitjana al Noreste), es una de las más espectaculares. Está rodeada de acantilados y solo es accesible a pie o en barco.
  • Cala Varques: en el municipio de Manacor, es una pequeña playa de solo 70 metros de longitud, con finas arenas. Está rodeada de pinares.
  • Cala Mesquida: 350 metros de playa paradisíaca (arena, mar limpísimo y rodeada de pinos y dunas). Está muy cerca de Capdepera.
  • Playa de Formentor: en el cabo que le da nombre, sin duda uno de los lugares más espectaculares de Mallorca. La poca profundidad del agua la hace ideal para familias.
  • Cala del Moro: está muy próxima a Santanyí y, hasta hace unos años, apenas la conocían los propios mallorquines. Entre acantilados, es una pequeña bahía escondida del perfil costero.
  • Cala Estreta: a 11 kilómetros de Artà, es una cala estrecha (de ahí su nombre), rocosa y muy escenográfica.

Escapadas desde Mallorca

Desde Mallorca las excursiones más naturales y lógicas son hacia las vecinas islas mayores del archipiélago de Baleares: Menorca e Ibiza. Éstas, aunque son un destino vacacional por sí mismas, también pueden ser el objetivo de una excursión de día desde Mallorca.

Menorca es la más cercana desde la zona este de Mallorca. Así, desde el puerto de Alcúdia parten tres ferries diarios de la empresa Balearia hasta Ciutadella, antigua capital menorquina. Esta es una encantadora localidad en la que se nota el peso de la historia en las fortificaciones que aún siguen en pie y sus muchas iglesias y palacios.

También es un encantador puerto pesquero, en cuyo entorno existen numerosos restaurantes de pescado. En este sentido, merece la pena acercarse a la localidad de Fornells para degustar, en cualquiera de sus restaurantes, el plato menorquín por definición: la caldereta de langosta.

En cuanto a Ibiza, se puede hacer una excursión a ella desde el puerto de Palma. También con la compañía Balearia. Una vez en la capital ibicenca se impone la visita al recinto amurallado (Dalt Vila), sobre una colina y declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Allí se encuentran tanto la Catedral como el Ayuntamiento, además de varios bastiones, plazas y callejuelas con un encanto muy especial.

Si hay tiempo, antes de regresar a Mallorca, también merece la pena darse un baño en las cercanas playas de Ses Salines y Es Cavallet. Dos grandes franjas arenosas en las que experimentar el Mediterráneo en estado puro.

Senderismo en el norte de Mallorca

Para los que quieran conocer hasta el último rincón de Mallorca, existen numerosas excursiones a pie, tanto por la costa como por el interior de la isla. Así, el plano de rutas senderistas de Mallorca es realmente apabullante.

Una de las más espectaculares es la del llamado Camino del Archiduque. Este sendero es llamado así en homenaje al archiduque Luis Salvador de Austria, que es quien lo hizo construir a finales del siglo XIX. Está en plena Sierra de Tramuntana y conduce hasta la llamada casa de nieve de Son Moragues. Se recorren unos 11 kilómetros y tiene una dificultad media.

Pero existen otras muchas rutas de montaña que recorren esta sierra. Entre ellas:

  • Camí des Pujol (o des Ninot): conduce hasta el Puig (pico) de Ca de Míner.
  • Al Puig des Teiz: por el Pas d’en Priam.
  • El Puig d’en Galileu: por Ses Voltes y el Pas de Son Nebot.
  • Valldemosa-Deià: por el Pas de sa Paella.
  • Puig de Galatzó: por la Síquia des Ratxo y la arista Sur.
  • El Castell del Rei: a través del valle de Ternelles.

Planes cercanos

Planes relacionados