×
Otros destinos ×

Lago de Iseo, fantasía junto a Bergamo y Brescia

Con apenas 65 kilómetros cuadrados de superficie, el lago de Iseo (lago d’Iseo o Sebino) es el cuarto más grande de toda la región de Lombardía, pero diminuto si lo comparamos con sus hermanos mayores, el lago di Como y el lago di Garda. Está en las inmediaciones de Bergamo  y Brescia, en el Val Camonica, y es un lugar perfecto para programar una excursión de un día desde Milán. Así, disfrutarás también de la idílica Monte Isola, la isla lacustre más grande del sur de Europa, con 11 kilómetros de costa y habitada por casi 2.000 vecinos. Lo ideal es alquilar un barco para recorrer los pequeños pueblos y los parajes naturales que jalonan el perímetro del lago de Iseo.

El lago de Iseo, en el entorno de Bergamo

En Iseo, la pequeña población que está al borde del lago y que le da nombre, podrás adquirir cualquier cosa que necesites. También, tomar un café en alguno de los recoletos locales del pueblo, mientras te relajas mirando el gran espejo de agua del lago y divisas la idílica Monte Isola.

Además de Iseo, la localidades que se hallan situada al borde del lago Iseo son las siguientes: Sarnico, cuya iglesia de San Nazario conserva frescos muy interesantes; la turística Lovere, famosa por el trazado medieval de su casco histórico; Riva di Solto, Marone y Sale Marasino, así como las diminutas islas de Loreto y San Pablo, de propiedad privada.

El lago de Iseo, a pesar de estar cerca de Milán, no es tan popular como sus vecinos, el lago di Garda y el Lago Como, pero tiene un encanto que le hace muy atractivo y especial. Aquí, además, podrás degustar alguno de los pescados típicos del lago, cocinados a la brasa o al horno. Los más comunes son la tenca, las truchas de lago, los corégonos (un tipo de salmón) y las anguilas. La mayoría se sirven acompañados de polenta.

Qué ver en el lago de Iseo, en Italia

Monte Isola

Se trata de la isla europea habitada más grande y situada dentro de un lago. Aquí no hay apenas coches y la gente se mueve en moto, bicicleta y lanchas o pequeños barcos. Tiene 5 kilómetros cuadrados de superficie y el destino más turístico de la isla es Peschiera Maraglio.

Monte Isola

Monte Isola

Siviano

Es célebre por la fabricación de sus peculiares y resistentes redes de pesca. De hecho, existe un museo que ilustra cómo los tejedores realizaban artesanalmente las redes. Hay quien dice que esta actividad se hace en la isla nada menos que desde el año 1000. Hoy el trabajo ya se hace a máquina, aunque, debido a su reputación, son muchas las personas procedentes de todo el mundo que les encargan redes para eventos deportivos y de seguridad. De hecho, las redes de Monte Isola se utilizaron en varios mundiales de fútbol, como el de Alemania 2006.

Siviano

Siviano

Isla Loreto

Sólo se puede ver de lejos porque es de propiedad privada, pero merece la pena contemplarla porque su silueta parece de cuento. Se trata de una pequeño trozo de tierra en el que existe un castillo neogótico del siglo XIX. Parece ser que a finales del año 400 la isla fue adquirida por las Hermanas de Santa Clara de Brescia para levantar allí un convento, pero la estructura quedó abandonada más tarde y el inmueble ha ido pasando de mano en mano: nobles, miembros de la realeza, capitanes de la Marina, etc. Hay quien asegura que George Clooney intentó comprarla.

Isla Loreto

Isla Loreto

Carzano

Este pueblo se halla dentro de la isla Monte Isola y tiene fama por una colorida fiesta, que se celebra cada cinco años, y en la que se derrocha una bonita decoración a base de flores de papel. Se trata de la Festa di Santa Croce, cuyo origen data de 1836, cuando el cólera hizo estragos entre la población, especialmente en Ried y Carzano. Los ciudadanos pidieron clemencia a la Santa Cruz y prometieron, a cambio, honrarla una vez cada cinco años. La epidemia desapareció y, desde entonces, los habitantes nunca han dejado de celebrar la efeméride, y ya va para 200 años. La siguiente edición está prevista para el mes de septiembre de 2020.

Clusane

Es muy recomendable parar en este pequeño pueblo de pescadores y probar el producto estrella del lago Iseo: los pescados. Aquí degustarás el mejor pescado fresco de la zona. En el restaurante Trattoria al Porto, por ejemplo, sirven los diferentes pescados del lago, como la perca o el lucio. Todos los meses de julio, se celebra la Semana de la Tenca al Horno, con una receta especial que consiste en rellenar el pescado con queso, pan y especias y acompañarlo de polenta.

Franciacorta

La zona comprendida entre Brescia y el lago de Iseo es un territorio de vinos y cuenta con numerosas bodegas que elaboran los célebres vinos de aguja de Franciacorta. Es un vino blanco con denominación de origen cuya elaboración es similar a la del cava y el champán.

Preguntas frecuentes

¿Dónde se encuentra el Lago Iseo?

El Lago Iseo, el cuarto más grande de la región de Lombardía, se encuentra en las inmediaciones de Bergamo  y Brescia, en el Val Camonica, y es un lugar perfecto para programar una excursión de un día desde Milán.

¿Cómo se puede llegar al Lago Iseo desde Milán?

En tren. El tren FNM hace el recorrido Brescia-Iseo-Edolo. Sale cada hora.

En autobús. Desde Bergamo salen varios autobuses con destino a Lovere y Sárnico.

En coche. Desde Milán, hay unos 90 kilómetros. La orilla oriental del lago está bordeada por dos carreteras. La que recorre la costa es la más bonita y la más congestionada. La más alta está jalonada de túneles, pero es mucho más rápida. Si tienes intención de parar en Iseo, lo mejor es que aparques el vehículo en las inmediaciones de la estación de tren y llegues al centro dando un paseo de unos 10 minutos.

¿Qué tienes que visitar en el entorno del Lago Iseo?

Algunos de los lugares que no puedes dejar de visitar en tu escapada son: el Monte Isola, Siviano, la isla de Loreto, Carzano o Clusane.

Planes relacionados