×
Otros destinos ×

Corralejo, entre dunas y playas vírgenes

Situado en el noroeste de la isla de Fuerteventura, la población del municipio de Corralejo no alcanza los 20.000 habitantes durante el año mientras que, durante los meses de verano, recibe la afluencia de miles de viajeros. La clave de su éxito probablemente resida en que se trata de una zona tranquila para descansar que, al mismo tiempo, ofrece la infraestructura necesaria para practicar deportes acuáticos como el surf o el esnórquel. Un cóctel perfecto que hace que sean muchos los turistas que lo frecuentan en pareja o en familia.

Qué ver en Corralejo

Además de sus playas extensas, vírgenes y poco explotadas, la localidad ofrece unos parajes naturales muy singulares, algunos casi desérticos. Si te decides a pasar unos días en Corralejo, es más que conveniente que planifiques bien tu visita para sacarle el máximo jugo.

Quizá uno de los lugares más pintorescos sean las Dunas de Corralejo, una extensión de más de 2.600 hectáreas de arena, resultado de la disgregación y pulverización de conchas de moluscos y otros organismos marinos. Gracias al clima desértico de la isla y al paso del tiempo, se han ido formando estas impresionantes dunas, un increíble paraje natural que representa la identidad de la isla. Hoy en día, se puede acceder a él en coche y contemplar desde allí la puesta de sol. En dirección opuesta, podremos disfrutar de varias playas con arena fina y aguas turquesas, otro de los grandes reclamos de Fuerteventura.

Corralejo también te permite experimentar el turismo activo y natural, y descubrir rincones mientras practicas deporte. ¿Ejemplos? Puedes recorrer la localidad en bicicleta, ya que hay habilitados varios senderos y rutas, o también puedes practicar senderismo, como parte de alguna de las etapas de los distintos senderos disponibles en la isla.

Isla de Lobos es otro de los grandes atractivos para visitar desde esta zona, y una de las excursiones ineludibles. Su nombre viene de la gran cantidad de lobos marinos que, hasta hace no tanto tiempo, habitaban sus costas. Se trata de un pequeño islote de 4,5 kilómetros cuadrados y de gran riqueza ecológica, declarado Parque Natural en 1982, que actualmente está deshabitado. En isla de Lobos encontrarás pequeñas calas, apenas transitadas, y la posibilidad de ver algunas de las 130 especies autóctonas que habitan en ella. Ten en cuenta que, para minimizar la huella ambiental, únicamente 400 personas pueden acceder diariamente al islote. Si te preguntas cómo llegar, es sencillo, ya que se cubre el trayecto en ferry en apenas 15 minutos.

Las playas de Corralejo

Playa de Corralejo

Playa de Corralejo

Las playas de Corralejo son prácticamente salvajes, diferentes a las que se pueden encontrar en otras partes del país. Es cierto que son extensas, pero la mayoría están poco explotadas y no cuentan con servicios básicos. La parte positiva: si buscas relax y tranquilidad, aquí lo encontrarás porque las playas, por lo general, no están masificadas.

Eso sí, una cuestión a tener en cuenta es el oleaje, que cambia constantemente. Conviene consultar las previsiones a diario para evitar sorpresas inesperadas y acudir  con la seguridad de poder disfrutar de una jornada playera tranquila y divertida, sobre todo si visitas la isla con niños.

Corralejo se caracteriza por contar con una sucesión de calas que se han ido formando en el Parque Natural que lleva su mismo nombre. Son calas pequeñas y en algunas está permitida la práctica del naturismo. Si buscas playas más familiares, con mayor extensión y más equipamientos, puedes acercarte a estas otras alternativas cercanas que, con toda seguridad, colmarán tus expectativas:

  • Playa del Bajo Negro. Es, quizá, la más turística, ya que cuenta con chiringuitos, restaurantes, hamacas, parque infantil y zona deportiva. Su extensión es de un kilómetro aproximadamente y suele ser la más concurrida de la zona.
  • Playa La Goleta. Se trata de una playa urbana, de muy fácil acceso y que ofrece todo tipo de servicios como alquiler de hamacas, club náutico, duchas y una gran variedad de restaurantes.
  • Playa del Burro. Con unos 300 metros de extensión, presume de estar poco masificada. Es, además, perfecta para practicar esnórquel. Como contrapartida, conviene llevar comida y bebida, ya que no encontrarás servicios de restauración.
  • Playa El Médano. Cuenta con 700 metros de extensión y es una opción perfecta para la práctica de deportes acuáticos como el surf o el kite-boarding.
  • Playa de Corralejo Viejo. Es conocida por sus bonitas aguas de color turquesa y la tranquilidad del paraje. En ella, además, encontrarás algunas escuelas donde practicar varios tipos de deportes acuáticos.

Restaurantes donde comer bien en Corralejo

La gastronomía majorera ofrece un variado abanico de sabores con los que deleitar todos los paladares. En su oferta cabe destacar la carne de cabra, las papas arrugás, el queso majorero y, por supuesto, el mojo picón.

Podrás degustar cualquiera de estas recetas en el Mesón las Tejas, especializado en cocina mediterránea y española, que, además, ofrece un buen puñado de opciones para vegetarianos. El Restaurante Rompeolas, por su parte, propone una cocina muy elaborada con producto local, y brinda unas impresionantes vistas a la playa y un trato muy agradable. La última de nuestras recomendaciones es el restaurante La Playita, donde se cocinan las mejores parrilladas de pescado y marisco del municipio. Y, por si fuese poco, se encuentra en el mejor escenario posible: frente al mar.

Planes cercanos

Planes relacionados